Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 6 de mayo de 2018

LA SABIDURÍA DE LO ALTO

Santiago 3:13-18
Introducción:
La sabiduría es un bien que muchas personas desean alcanzar, la sabiduría consiste en conocimiento, entendimiento y también comportamiento, actitud, obras sabias.
En el mundo hay sabios con el conocimiento que da el mundo. Esta sabiduría no se compara a la sabiduría de lo alto, la sabiduría que Dios nos ofrece mediante su palabra. Lo que es sublime, para los hombres,  en cuanto a la sabiduría del mundo, es necedad para la sabiduría de Dios. 1 Corintios 3:18-20.
Dios quiere que obtengamos sabiduría, la sabiduría de lo alto, la sabiduría que da su palabra. Estudiemos con detenimiento la palabra y pidámosle sabiduría a Dios. Santiago 1:5 
Dios le da sabiduría a quien se la pide, a quien la busca, a quien quiere aprender. Proverbios 2:7 
El hijo de Dios debe esforzarse por buscar la sabiduría y adquirirla.
¿Cómo podemos saber si estamos adquiriendo la sabiduría de Dios?
NVI Santiago 3:13  Porque mostramos nuestra buena conducta mediante nuestra obras. Y lo hacemos con la mansedumbre que proviene de Dios, sin vanagloria ni contiendas.
Filipenses 2:3  Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;
1.  La sabiduría diabólica, terrenal.
Muchos podemos pensar que hemos adquirido la sabiduría de Dios, pero nuestras obras demuestran que no es así, porque seguimos actuando carnalmente, terrenalmente.
Manifestamos continuamente la carnalidad en nuestras obras, actuamos como terrenales y no como espirituales. 1 Corintios 3:3 
Celos, contiendas, discusiones, son obras diabólicas, terrenales, no son espirituales. Santiago  3:14-16 
Lo que tenemos en nuestro corazón, definirá si somos terrenales, carnales. Porque de acuerdo a ello actuaremos.
Celos amargos, envidias amargas, rivalidades en el corazón son de hombres carnales que actúan como tales.
2.  La sabiduría de lo alto.
Esta proviene de adquirir el conocimiento de la palabra de Dios y practicarla en nuestra vida diaria. Dios es el único que nos puede dar esta sabiduría. Proverbios 2:6  De su boca, de sus palabras viene el conocimiento, la inteligencia, la sabiduría
Solo de la palabra de Dios, podemos adquirir la sabiduría de lo alto, la sabiduría de Dios. Proverbios 9:10 
El temor a Jehová, es el respeto a su voluntad, a sus mandamientos, a su palabra. Colosenses 1:9 
La sabiduría de lo alto, se manifiesta en nosotros por medio de las obras que practicamos, mediante nuestra buena conducta. Mansa, humilde, paciente. Santiago  3:17 
El cristiano que manifiesta la sabiduría de Dios, lo demuestra porque practica estas cualidades mencionadas en la palabra.
Pura.   Es un comportamiento limpio, sin mancha, libre de contaminación.
Pacifica   Su conducta es pacifica, siempre buscando la armonía, la paz en su vida y con su entorno. Santiago 3:18 
Amable  La sabiduría de lo alto es amable, el cristiano que la posee aprende y se comporta amable con su prójimo, con su hermano en la fe. La amabilidad es una cualidad que debe poseer y mostrar todo hijo de Dios. 2 Timoteo  2:24 
Sufridos, aprender a soportar, a ser gentiles. Filipenses 4:5 
NVI  Filipenses 4:5 Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca.
Benigna.  La sabiduría de lo alto la demostramos siendo benignos, dispuestos a obedecer, a razonar la palabra de Dios, lo demostramos porque somos dóciles, humildes para recibir la verdad y ponerla por práctica.
NVI Santiago 3:17 En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera.
Misericordia.  El que posee la sabiduría de lo alto, es misericordioso, lleno de compasión hacia su hermano.
Da buenos frutos.  La sabiduría de lo alto nos ayuda a dar buenos frutos, frutos de justicia, los frutos que Dios espera de sus hijos. Filipenses 1:8-11 
Sin incertidumbre, ni hipocresía.  La sabiduría de lo alto no vacila, no duda y menos actúa con hipocresía, con falsedad. La sabiduría de lo alto es sincera.
Conclusión:
¿Actuamos con la sabiduría de Dios o actuamos con la sabiduría del diablo, la sabiduría del mundo?
Debemos aprender a ser amables, bondadosos, sufridos, pacientes, sinceros, misericordiosos, espirituales.

¿De qué sirve el conocimiento si no actuamos con sabiduría?

viernes, 27 de abril de 2018

COMO RESISTIR LOS DÍAS MALOS

Efesios 6:10-18
Introducción:
Vivimos tiempos difíciles, tiempos donde muchos problemas agobian a las personas. Problemas económicos graves, problemas de escasez de alimentos y de medicinas, problemas de orden, etc., podemos decir que vivimos tiempos malos, además de las dificultades que se presentan cotidianamente en nuestras vidas, enfermedades, perder un empleo, etc.  
En algunos momentos de nuestra vida siempre llegan esos tiempos malos que hacen nuestra vida difícil, angustiosa y hasta triste. Días donde nuestra fortaleza espiritual se derrumba.
¿Cómo podemos resistir esos días malos, como podemos vencer esos días malos, sin derrumbarnos en la fe, sin apartarnos de Dios y sin pecar?
La palabra nos da muchos consejos, nos da consuelo que nos ayuda a prepararnos para vencer a esos días malos.
A los hermanos de Esmirna, Jesús, les dice no teman en nada lo que han de sufrir, el diablo llevaría a algunos a la cárcel para ser probados con tribulación, pero sean fieles hasta la muerte y le daría la vida eterna. Apocalipsis 2:10  A estos hermanos Jesús les estaba advirtiendo que pasarían tribulaciones, por diez días pero que resistieran.  
Nosotros no sabemos cuándo nos llegarán las tribulaciones y cuanto nos va a durar, sin embargo, Dios nos enseña a como estar preparados para ese día malo y como vencerlo. Efesios 6:10-13 
1.  Fortalecernos en el poder de Dios.
Aprender a confiar en el poder de la fuerza de Dios y no confiar en nuestras propias fuerzas, o habilidades. Muchas veces confiamos en nuestras propias fuerzas, en el dinero que poseemos, en el trabajo que tenemos, en nuestras habilidades, en nuestra salud, etc. Pero todo eso es pasajero, hoy lo tenemos y mañana posiblemente no. Pero el poder, la fuerza de Dios siempre está allí, es eterna.
NVI Efesios 6:10 Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor.
Un buen ejemplo es él del rico, que confiaba en sus riquezas y no en Dios Lucas 12:16-21 
2.  El diablo quiere perjudicarnos para que nos desanimemos y le fallemos a Dios.
A los hermanos de Esmirna, el diablo los iba arrojar a la cárcel, y siempre ha querido dañar a los hijos de Dios, dañarlos porque el diablo sabe que cuando tenemos problemas, cuando nos ataca en nuestra vida, nos debilitamos y muchos caen. Efesios 6:11-12 
Existen enemigos poderosos, con más fuerza y poder de la que nosotros tenemos. El diablo con millares de ángeles caídos, quieren apartarnos de Dios.
3.  Habrán días malos.
A pesar de que somos hijos del Dios todopoderoso, tendremos días malos, vendrán tiempos malos. Efesios 6:13 
Dios permite que esos días malos lleguen a nuestras vidas para probarnos, como a los hermanos de Esmirna. 1 Pedro 1:5-6 
Estos problemas nos afligen, nos angustian y nos entristecen. Pero son pruebas.
4.  En los momentos difíciles debemos resistir.
Lo que Dios quiere de nosotros en esos momentos, es resistir, aguantar, parase firme y aguantar la adversidad, oponerse a los efectos de las aflicciones. Resistir y no permitir que los problemas nos perjudiquen espiritualmente. 1 Pedro 1:7  Permanecer firmes, sin desmayar, sin apartarnos, y evitando caer en el pecado.
5.  Los días malos son temporales.
Otro consuelo, en los momentos difíciles, es que son temporales. Los hermanos en Esmirna su tribulación duraría diez días.  Efesios 6; 3 dice…. y habiendo acabado todo… Las dificultades por la que estamos atravesando son temporales, en algún momento Dios nos las quitará de encima.   1 Pedro 1:6 dice….por un poco de tiempo….
Hermanos en algún momento pasará.
6.  Poseer toda la armadura espiritual, que Dios nos da, nos ayudará resistir.
La armadura que Dios nos suministra es poderosa, para resistir, para vencer. Es necesario que la tengamos completa. Dios utilizo el ejemplo de una armadura usada por un soldado. Esta armadura ayudaba a que el soldado no fuese fácilmente herido y muerto, en plena batalla
a)  Cinto de la verdad.
Era un cinturón, que ceñía la ropa y servía para colocar la espada. El cinto espiritual que Dios nos da, representa la verdad revelada y establecida en la palabra de Dios. La sana Doctrina. Cuando conocemos la sana doctrina ya poseemos el cinto. Efesios 6:14  Si nos dejamos engañar con falsa doctrinas, ya no tendríamos el cinto.
b)  La coraza de justicia.
La coraza era como un chaleco, hecho con materiales resistentes que impedía que una espada entrara fácilmente. Esta protegía la parte del tórax, del estomago, de la espalda. La coraza espiritual representa la justicia, la justicia de Dios, que todo cristiano debe practicar.  1 Juan 2:29  ¿Cuál es la justicia que debemos practicar? Lo que es recto o justo o bueno, rectitud, integridad, justicia, lo que Dios exige
c)   El calzado: disposición de predicar el evangelio.
El cristiano debe tener siempre puesto este calzado espiritual, la disposición de predicar el evangelio en cada oportunidad que se le presente. Efesios 6:15 
NVI Efesios 6:15 y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz.
Cuando no se predica el evangelio, el cristiano anda descalzo, le falta una parte importante de su armadura. Puede ser fácilmente vencido. Cuando anunciamos el evangelio estamos usando el gran poder de Dios para salvación. Nos metemos en los dominios del diablo, para tratar de rescatar a los cautivos que él posee. Cuando predicamos el evangelio estamos atacando al reino del diablo.
d)  El escudo de la fe.
Un soldado sin escudo esta expuesto a ser herido con facilidad. El escudo sirve para detener los ataques del enemigo. El escudo podía detener a una espada, una flecha, un mazo, un golpe, etc. Nuestro escudo espiritual es nuestra fe, la seguridad, la confianza, la convicción que tenemos en Dios y en su palabra. Efesios 6:16 
Cuando el diablo nos ataca, cuando las dificultades llegan a nuestras vidas, la fe es lo que nos puede ayudar a resistir firmes el ataque y salir ilesos sin ser lastimados, espiritualmente hablando.
e)  El yelmo de la salvación.
El yelmo es un tipo de casco que impedía que la cabeza sufriera un golpe o una herida. Muchos al recibir un golpe en la cabeza se aturdían o se desmayan y morían en una batalla, quedaba a merced de su enemigo.
El cristiano está convencido de que es salvo por medio de Cristo, quien murió por él, y por quien es justificado constantemente. Efesios 6:17 
f)    La espada del Espíritu.
La espada es un arma que le permite al soldado atacar y defenderse. Con ella se puede derrotar al enemigo. La espada espiritual es la palabra de Dios, y es poderosísima. Cuando el diablo quiso tentar a Jesús y hacerle caer, Jesús lo desarmo y lo derroto con la palabra. La palabra de Dios es nuestra arma para vencer al maligno, para vencer las dificultades, para seguir firmes a pesar de las tribulaciones.
Si la palabra de Dios permanece en nosotros venceremos al diablo. Pero es necesario aprenderla, estudiarla. Quien no conoce la palabra de Dios, esta desarmado, está expuesto hacer derrotado con facilidad. Hebreos 4:12 
7.  El poder de la oración.
El cristiano debe estar en oración constantemente. La oración nos permite conectarnos con el Todopoderoso, quien puede cambiar las cosas cuando así lo decide. La oración es una bendición enorme que tenemos los cristianos, orar constantemente sin desmayar. Romanos 12:11-12 
La palabra nos enseña que Dios escucha las oraciones de los justos y en su debido tiempo da repuesta a la oración. Orando no solo por nosotros, sino también por nuestros hermanos, por los gobernantes, por todos los hombres. Efesios 6:18 
8.  Siguiendo esto que nos enseña la palabra: Venceremos.
Al final estaremos firmes, parados frente a nuestro señor Jesús, gozosos de recibir la corana de vida. Romanos 8:37-39 
Conclusiones:

Podemos vencer las dificultades, y permanecer firmes, pero es necesario resistir cuando estamos pasando por tribulaciones, Dios nos dará la victoria.

HAGAMOS BIEN A TODOS, Y MAYORMENTE A LOS DE LA FAMILIA DE LA FE

Gálatas 6:9-10
Introducción:
La vida en estos tiempos se ha vuelto más complicada, más exigente, más difícil. La sociedad, la ciencia, la tecnología y las costumbres hacen que la vida sea más complicada que en el pasado. Todas estas cosas genera que el ser humano debe dedicar su tiempo a una vida muy ocupada para tratar de satisfacer sus deseos y para cubrir sus necesidades. El ser humano de hoy vive dedicado a sus propias necesidades y las de sus familias, pero cada vez tiene menos tiempo para dedicárselo a su prójimo.
Esta vida tan ocupada, tan complicada, alimenta más el desamor hacia el prójimo, tanto que el ser humano ve sufriendo a otro y por lo general se hace el desentendido para no verse obligado a ayudarlo. El ser humano se ha vuelto implacable, intemperantes, sin afecta natural, amadores de sí mismos, etc., esta descripción fue anuncia por Pablo, de las características que tendrían los seres humanos a medida que pasaran los años y los siglos. 2 Timoteo 3:1-4  
Los cristianos de estos tiempos, fuimos influenciados con las mismas características de la sociedad de estos tiempos. Y a pesar de que hemos obedecido la fe, estamos todos luchando contra nuestro viejo hombre, formado según las características de las personas de estos tiempos y en muchos de nosotros persisten estas características, amadores de sí mismos, egoístas, soberbios, falta de dominio propio, etc.
Muchos de nosotros hemos luchado con nuestro viejo hombre carnal y hemos logrado quitarnos muchas de las actitudes y comportamientos pecaminosos, pero hay algunos que son difíciles de detectar, porque no tienen que ver con fornicación, con el adulterio, con el robo, el asesinato, la vulgaridad, con pecados de inmundicia, etc. Son actitudes y comportamientos que tiene que ver con nuestra personalidad, como maneras de comportarnos, de vivir, de actuar, etc.  Efesios 5:8 
Estas actitudes tienen que ver con el egoísmo, el amor así mismo, la falta de afecto natural, implacables que produce en la sociedad y en nosotros el desamor, el despego y las despreocupación hacia el sufrimiento del prójimo.
Esto afecta a la disposición que deberíamos tener hacia los hermanos, de ayudarlos en sus momentos de dificultades, vivimos nuestras vidas, nos preocupamos de nosotros mismos pero descuidamos al prójimo y peor aun a nuestros hermanos. Gálatas 6:9-10 
Mandamiento muy descuidado porque somos amadores de nosotros mismos, de nuestras familias, de nuestras cosas y nuestro egoísmo nos lleva a no esforzarnos por ayudar a nuestros hermanos.
1.  El amor no son solo palabras, se demuestra con los hechos.
Nuestras actitudes y manera de obrar hacia nuestros hermanos demuestran si realmente los amamos o no los amamos. Las palabras se las lleva el viento, las obras no.
Jesucristo demostró lo que era amar, lo manifestó con sus obras, siendo Dios se hizo hombre y dio su vida hasta la muerte, y muerte terrible. Su amor fue manifestado por su obra de dar su vida por todos nosotros. 1 Juan 3:16-18 
Si lo que hacemos es orar por los hermanos, nuestro amor hacia ellos es muy débil y casi inexistente. La oración es muy importante pero no es suficiente. Es un amor de lengua, de solo palabras.
Cuando amamos solo de palabras, nuestra actitud es de aquel que no está dispuesto a gastar su tiempo, sus recursos, su vida para mostrar su amor hacia su hermano. Y si realmente no amamos entonces no hemos conocido a Dios. 1Juan 4:8 
Y quien no le ha conocido y dice que le conoce es un mentiroso. 1 Juan 2:4-5 
El peligro del cristiano que ama solo de palabra, es que realmente no ama a su hermano y tampoco ama a Dios. 1Juan 4:20-21  
Amarnos unos a los otros, cuando nos hicimos cristianos, en el bautismo, Dios nos hizo sus hijos y nos unió a su familia, lo que implica que mi familia espiritual son mis hermanos en la fe, y todos tenemos responsabilidades con ellos. 1Juan 4:7-8 
2.  Debemos esforzarnos por servir a nuestros hermanos.
Parte del amor es prestar servicio a nuestros hermanos, con nuestro tiempo, o con nuestro dinero, con nuestros recursos,  etc. Cuando servimos estamos ayudando a un hijo de Dios. Gálatas 5:13 
Prestar servicio es ayudar. La ayuda mutua que debe haber entre los hijos de Dios, cuando servimos a un hermano, estamos sirviendo a Dios. La ayuda mutua es muy importante en la demostración del amor entre nosotros. Hebreos 13:16
Esa vocación de servirnos, de ayudarnos unos a otros fue lo que quiso enseñar Jesús cuando les lavo los pies a sus discípulos. Juan 13:12-15 
Cuando amamos buscamos siempre la oportunidad de ayudar a nuestros hermanos. Pablo nos dice en cuanto tengan oportunidad.
Cuando un hermano nos pide ayuda, es una oportunidad que se nos está presentando de ayudar a nuestro hermano, pero también a Dios. Es una oportunidad que podemos aprovechar o desaprovechar. Una oportunidad en que podemos agradar a Dios o desagradarle.
Podemos actuar como ovejas o como cabritos. Si ayudamos a nuestros hermanos somos ovejas, pero si no lo hacemos somos cabritos. Mateo 25:33-40  Cuando servimos, ayudamos a nuestros hermanos a quien estamos sirviendo realmente es a Jesucristo. Si queremos servir, atender, ayudar a nuestro señor y rey, Jesús, debemos hacerlo sirviendo, atendiendo y ayudando a nuestros hermanos.
Pero si desperdiciamos la oportunidad de ayudar a nuestros hermanos, si nos negamos, si no damos nuestro mejor esfuerzo, le estamos negando nuestra ayuda a Cristo. Estamos rechazando a nuestro salvador. Mateo 25:41-45  Quien no tiene la disposición de ayudar a su hermano y no le ayuda, Jesucristo le llama maldito y lo enviará al infierno. No quiso ayudar a Jesucristo.
Hermanos, los hermanos son muy importantes para Dios, también deben ser importantes para nosotros.
Hay una contradicción cuando decimos que amamos a Dios y que estamos dispuestos a hacer todo por él, inclusive dar nuestra vida, pero cuando se presenta la oportunidad de ayudar a un hermano, no lo hacemos.
3.  El que ama no se aprovecha de su hermano.
También a veces se consigue dentro de la hermandad hermanos que están acostumbrados a aprovecharse de otros, eso no es correcto, uno debe recurrir a los hermanos cuando realmente se presenta una necesidad apremiante, pero nunca aprovecharse de la buena disposición de los hermanos de servirle. Los fariseos estaban acostumbrados a aprovecharse de sus hermanos y hasta de las viudas. Mateo 23:14
A veces hay hermanos que llevan una vida desordenada, constantemente están recurriendo a los hermanos para que lo ayuden. Esto no es correcto. Todo cristiano debe esforzarse por llevar una vida ordenada, trabajar con sus propias manos, y ser de aquellos que siempre están ayudando a otros. 1 Corintios 10:24 
Quien ama no hace mal al prójimo. Romanos 13:10 
Conclusión:

Hermanos si realmente amamos a Dios, a Jesús, y anhelamos la vida eterna, cuando tengamos oportunidad ayudemos a nuestros hermanos, porque al hacerlo a quien estamos sirviendo es a Cristo. 

lunes, 23 de abril de 2018

EL PODER DE LA ORACIÓN

Lucas 18:1-8
Introducción:
Creemos en Dios, como el Todopoderoso, todo lo puede, su poder no puede ser medido, ni entendido por el ser humano. Lo poco que hemos podido entender es que por su voluntad y su palabra, ha creado al universo, los cielos, los ángeles, a los seres humanos y todo cuanto existe conocido por el hombre e inclusive lo desconocido.
Lo que si entendemos es, que es Todopoderoso. A pesar de su grandeza, Él nos ha adoptados como sus hijos, nos ha hecho su familia y nos da la gran bendición de poder dirigirnos a Él, en oración y tener la total seguridad de que nuestras oraciones son oídas por Él.
Los cristianos aunque sabemos lo que es la oración, sin embargo pocos son los que aprovechan al máximo la bendición y beneficios de la oración. La oración es nuestro canal de comunicación con Dios, en cualquier momento, en cualquier lugar, en cualquier circunstancia. La oración es poderosa, no porque pronunciemos palabras que pensemos que se han de ejecutar, sino porque Dios es Todopoderoso, y según su voluntad Él actuará a lo que le estemos pidiendo.
Desde la antigüedad leemos en la palabra, el poder de la oración. Hombres lograron grandes hazañas. Santiago 5:17 
Muchos de nosotros desaprovechamos la oración, no porque no oremos, sino porque oramos muy, muy poco, muchos le dedican pocos minutos al día y de esa manera desperdician la bendición de la oración.
Jesús les enseño a sus discípulos a orar, pero también en muchas oportunidades les enseño lo que podían lograr a través de la oración. Les enseño una parábola con el propósito de que oraran constantemente sin desmayar, sin desanimarse. La parábola de la viuda y del juez injusto. Lucas 18:1 
NVI Lucas 18:1 Jesús les contó a sus discípulos una parábola para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse.
1.  Orar siempre sin desmayar
Muchos se desaniman cuando no le son respondidas las oraciones, o cuando no se dan las cosas como piden. Jesús hace mención a no desmayar, a no desanimarse y persistir en la oración. Tesalonicenses 5:17  Debemos orar  sin cesar, insistentemente, en todo momento.
La parábola tiene como propósito animar al discípulo de Cristo a perseverar en la oración, a que entendamos que Dios nos escucha. Que si un Juez injusto que no tenía temor de Dios, le hizo justicia a una viuda, porque esta le molestaba constantemente, cuanto más hará Dios por sus hijos. Lucas 18:2-6 
La viuda era perseverante, paso tiempo importunando al juez para que le hiciera justicia, hasta que su insistencia obligo al juez ha hacerle justicia. El mensaje es que busquemos a Dios, en oración, pidiéndole, insistiéndole, no desmayar, ni darnos la posibilidad de ser perezosos en la oración. Romanos 12:11-12 
Mantenernos alertas, orando en todo tiempo. Jesús les dijo a sus discípulos orar para que fueran dignos de escapar de todo lo que pasaría en la destrucción de Jerusalén y también para que fuéramos dignos de estar de pie en el día del juicio final.  . Lucas 21:36 
2.  Dios oye nuestras oraciones.
Aun cuando nos pareciera que Dios no escucha nuestras oraciones, debemos estar muy seguros de que si las escucha y no solo las escucha sino que las toma en cuenta y las retiene. El no es como nosotros que nos piden algo y se nos olvida, nuestras oraciones suben a su presencia y son tomadas en cuenta. Apocalipsis 8:3 
Debemos tener  la total seguridad de que nuestras oraciones son recibidas y recordadas por nuestro Dios. 1 Pedro 3:12 
El juez atendió la oración de la viuda porque ella le molesto en varias oportunidades, pero Dios nos escucha cada vez que oramos.
3.  Dios, nos responde de acuerdo a su voluntad.
Muchos somos impacientes y cuando Dios no responde nuestras oraciones rápidamente, nos desanimamos e inclusive pensamos que Dios no nos escucha. Pero debemos entender que Dios es la misma sabiduría, y Él sabe cuándo debe responder nuestras oraciones, en qué momento es más conveniente para nosotros, que es lo más convenientes para nosotros. El tiempo para responder es de Él. 1 Juan 5:14-15 
¿Cuando él nos responderá? Entre más fervientes, constantes seamos en la oración la repuesta llegará más rápido. Todo va a depender de nuestra insistencia y nuestra dedicación a la oración. Lucas 18:7-8 
A sus escogidos que claman día y noche, ¿se tardará en responderles? no se tardará, pronto les hará justicia. Hermosa promesa, pronto nos hará justicia.  ¿Qué debemos hacer los cristianos? Orar día y noche y tener fe. Muchos pierden la fe cuando no reciben repuesta a sus oraciones.
4.  Dios quiere darnos lo mejor.
Dios quiere darnos la vida eterna, darnos el cielo como nuestra morada eterna, pero también quiere bendecirnos en este mundo, no necesariamente con riquezas sino con todo lo requiere nuestra vida. 2 Corintios 9:8-11 
Por ello debemos persistir en la oración, porque Dios nos oirá y nos ayudará. 1 Pedro 5:7 
Entendamos que Dios responderá según su voluntad y no de acuerdo a como nosotros lo solicitemos. La repuesta de Dios puede ser diferente a los que pedimos en oración. Romanos 8:32 
Podemos estar seguros que nos responderá. Filipenses 4:6  1 Pedro 5:7 
5.  ¿Los perezosos o los desanimados, Dios los escuchará, recibirán algo?
Quien no le dedica tiempo suficiente a la oración, tiene un grave problema, el afán del mundo no le permite tener tiempo para orar, o por la pereza o el desanimo tampoco se esfuerzan en orar. ¿Escuchará Dios a los perezosos? Proverbios 13:4  Proverbios 20:4  Hebreos 12:2-4 
¿Hallará Jesús fe en cada uno de nosotros?
Conclusión:
La oración es poderosa, no porque nosotros seamos poderosos, sino porque al orar nos comunicamos con Dios, quien es poderoso para transformar, para cambiar, para ayudarnos.
Debemos ser constantes, firmes en la oración confiando en que Dios nos escucha y que nuestras oraciones serán respondidas de acuerdo a lo que Dios determine.





lunes, 9 de abril de 2018

EL NOMBRE DE DIOS ES BLASFEMADO ENTRE LOS GENTILES POR CAUSA DE VOSOTROS

Romanos 2: 17-29
Introducción:  
La palabra de Dios está llena de muchos ejemplos que sirven para nuestra edificación, para nuestra enseñanza, para nuestra amonestación. Tenemos buenos ejemplos como los de Noé, Abraham, Moisés, Jesús, Pablo, Pedro, etc. Y muchos malos ejemplos como los de Adán, Caín, Esaú, Saúl, el pueblo de Israel, Los fariseos, Judas, etc. Tanto los buenos como los malos ejemplos sirven para nuestra edificación y enseñanza. 1 Corintios 10:11 
En el tiempo de Jesús los fariseos fueron un mal ejemplo, ellos parecían o aparentaban ser celosos de la ley, pero la verdad es que ellos querían que los demás la respetaran pero ellos no, respetaban algunos mandamientos y otros no. Jesús los señalo como hipócritas y advirtió a sus discípulos que no siguieran el ejemplo de los fariseos y escriba.  Mateo 23:2-3 
Pablo también señalo a los judíos por sus malas acciones, por sus malas obras, acusándolos de que el nombre de Dios era blasfemado entre los gentiles por causa de ellos, de sus malas obras, Romanos 2:24 
BLS Romanos 2:24 Tiene razón la Biblia cuando dice: "La gente de otros países habla mal de Dios por culpa de ustedes mismos".
DHH romanos 2:24  Con razón dice la Escritura: "Los paganos ofenden a Dios por culpa de ustedes."
¿Por qué estudiar este tema? porque de la misma manera como muchos judíos traían ofensa y vergüenza sobre el nombre de Dios, muchos cristianos traen blasfemia sobre el nombre de Jesús.
1.  Llevan el nombre de judío. (en nuestro caso Cristiano).
Los judíos se sentían orgullosos de hacerse llamar judíos, un sobrenombre, se sentían orgullosos de que a ellos se les hubiese confiado la ley, de que fuesen conocedores de la voluntad de Dios y se jactaban de ello. Romanos 2:17-18 
NVI Romanos  2:17-18  Ahora bien, tú que llevas el nombre de judío; que dependes de la ley y te jactas de tu relación con Dios; 18 que conoces su voluntad y sabes discernir lo que es mejor porque eres instruido por la ley;
Lo mismo pasa con nosotros los cristianos nos gozamos de ser hijos de Dios y tener la sana doctrina, sin embargo algunos de nosotros por nuestras malas obras, por nuestra vida desordenada ante los incrédulos, traemos blasfemia sobre el nombre de Jesús, vergüenza, deshonra.
2.  Los judíos se creían guías, instructores, maestros y luz de los incrédulos, de los indoctos, confiaban en el conocimiento de la palabra de Dios.
A los judíos le había sido dada la ley, y ellos la conocían, la entendían y la enseñaban, pero muchos la desobedecían.
Los cristianos tenemos el nuevo pacto, conocemos la sana doctrina y sabemos que somos guías, maestros de todas las personas a quienes enseñamos, de aquellos que no conocen correctamente la palabra de Dios o no conocen nada.  Romanos 2:19-20 
3.  Eran buenos para enseñar a otros pero no para enseñarse a sí mismo.
Eran buenos para enseñar a otros y exigirles el cumplimiento de la palabra, pero ellos no se enseñaban así mismos, no eran respetuosos de la ley. Romanos 2:21-22 
Algunos cristianos también hacen lo mismo creen en que son hijos de Dios, de que conocen la sana doctrina y algunos hasta creen que la cumplen, pero la realidad es que muchas veces no es así, respetan lo que quieren y lo que no, no lo guardan.
Su si no es si, su no, no es no, son mal hablados,  groseros, iracundos, perezosos, piden y no pagan, desordenados, etc.
4.  Avergonzaban y traían blasfemia sobre el nombre de Dios.
Los gentiles se burlaban de los judíos porque decían tener la ley pero no la cumplían, los gentiles no creían que fuesen el pueblo de Dios. Los judíos traían vergüenza y blasfemia sobre el nombre de Dios. Romanos 2:23-24 
Con sus acciones deshonraban a Dios. Ellos enseñaban la ley, y lo mismo que enseñaban lo desobedecían.
Los cristianos somos la luz del mundo, pero siempre hay cristianos que no arrojaban luz, sino tinieblas. No nos cuidamos de ser mal ejemplo entre los hombres. No brillamos en el mundo. Filipenses 2:15 
 Antes éramos del mundo, pertenecíamos a las tinieblas, pero ya no deberíamos seguir actuando como éramos antes. 1Pedro 2:11-12 
Es necesario mantener buena, correcta, ejemplar, nuestra manera de vivir entre los gentiles, entre los que no son de Dios. Filipenses 3:17-19 
5.  Ser judío (o cristiano) de nada sirve si no se respeta la voluntad de Dios.
Pablo les dice a los judíos que la circuncisión es útil, si guardan la ley, pero si no la obedecen su circuncisión no tiene ningún valor, son como si fueran incircuncisos, gentiles.
Lo mismo pasa con el cristiano, nos hemos bautizados, pero si seguimos actuando como éramos en el mundo, estamos actuando como aquellos que no han obedecido la fe. Romanos 2:25 
NVI Romanos 2:25 La circuncisión tiene valor si observas la ley; pero si la quebrantas, vienes a ser como un incircunciso.
6.  Pablo compara a los gentiles que guardaban la ley como si estuvieran circuncidados.
Pablo comienza una comparación entre los gentiles con una vida ejemplar, que guardaban la ley aunque no la conociera, en comparación con los judíos que conocían la ley pero no la guardaban.
Estos gentiles iban a condenar a los verdaderos judíos, porque su vida era más ejemplar que la de ellos. Romanos 2:26-27 
Muchas personas del mundo llevan una vida más ejemplar que muchos cristianos, en muchos aspectos. Estas personas no conocen la sana doctrina, pero sin conocerla respetan más la palabra de Dios en muchos aspectos que algunos cristianos. Algunos cristianos conociendo la voluntad de Dios la transgreden.
7.  La advertencia para nosotros los cristianos.
No es judío el que fue circuncidado en la carne, sino aquel que lo es en su interior, ¿Por qué? porque es respetuoso de la palabra de Dios.
Podemos habernos bautizados, sin embargo si llevamos una vida desordenada, nuestro bautizo no sirve de mucho, venimos a ser peor que cuando éramos incrédulos. 2 Pedro 2:20-22  Romanos 2:28-29 
NVI Romanos 2:28-29 Lo exterior no hace a nadie judío, ni consiste la circuncisión en una señal en el cuerpo. 29 El verdadero judío lo es interiormente; y la circuncisión es la del corazón, la que realiza el Espíritu, no el mandamiento escrito. Al que es judío así, lo alaba Dios y no la gente.
Somos discípulos de Cristo, hijos de Dios, pero debemos anhelar en nuestro corazón ser obedientes a Dios y esforzarnos por poner por práctica ese nuevo hombre creado según Dios. Efesios 4:22-24 
Conclusión.

Nosotros que conocemos la sana doctrina, respetémosla, seamos ejemplo para la gente del mundo, no traigamos vergüenza sobre el nombre de Cristo, ni el de Dios.