Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 5 de marzo de 2017

PECAR DELIBERADAMENTE

Hebreos 10:26-31

Introducción:

Los cristianos tenemos una lucha espiritual, contra potestades superiores de maldad, las cuales se han opuesto a Dios y a su voluntad, y que su propósito es apartarnos de Dios. El diablo es el tentador, que utiliza artimañas, tretas intentando que pequemos y le fallemos a Dios.

Pero sabemos que podemos resistir al diablo, y él huira de nosotros, podemos resistir la tentación con la ayuda de Dios. 1 Corintios 10:13 

Como personas que estamos luchando contra nuestra carnalidad, algunas veces pecamos contra Dios, y le fallamos. Dios nos perdona cuando nos arrepentimos y le pedimos perdón, gracias a la intersección que hace Jesús por nosotros. 1Juan 2:1   

Jesús se sacrifico por nosotros, para darnos perdón de pecados, y esto lo obtenemos sólo a través de él. 1Juan 2:2 

¿Pero que sucede cuando el cristiano decide pecar deliberadamente? Hebreos 10:26 

1.  El sacrificio de Cristo.

Entendemos el valor inmenso que representa para Dios la muerte de su hijo Jesucristo. Es tan valiosa para Dios, que permitió que su hijo se sacrificara por la humanidad, con el propósito de darle una oportunidad al ser humano de reconciliarse con Él. Romanos 5:10 

En todo el nuevo pacto leemos y aprendemos del significado de la muerte de Cristo, y la gran oportunidad que le da al ser humano de vivir eternamente con Dios. Hebreos 10:10-14 
Con su único sacrificio, nos hizo completos para disfrutar de la vida junto a Dios.
Con su muerte derroto el pecado, nuestro gran enemigo y nos da oportunidad a nosotros de también derrotarlo.  Hebreos 9:26.

Y aprendemos que su sangre nos limpia, quita las manchas de nuestros pecados, su sacrificio permite que podamos presentarnos ante Dios limpios, sin mancha y santificados. Colosenses 1:21-22  

¿Cuándo pecamos intencionalmente, el sacrificio de Cristo nos podrá cubrir, nos podrá limpiar, nos podrá presentar ante Dios santos? 

2.  Pecar deliberadamente

La biblia nos enseña que hay pecados que son de muerte y otros que no lo son. 1 Juan 5:16-17 
NVI 1 Juan 5:16-17 Si alguno ve a su hermano cometer un pecado que no lleva a la muerte, ore por él y Dios le dará vida. Me refiero a quien comete un pecado que no lleva a la muerte. Hay un pecado que sí lleva a la muerte, y en ese caso no digo que se ore por él. 17 Toda maldad es pecado, pero hay pecado que no lleva a la muerte.

Entendiendo lo significa el pecado y lo que nos enseña Dios en su palabra, hay diferentes tipos de pecados, los hay de ignorancia, aquellos que se cometen porque no se sabe que son pecado.
Los cristianos durante nuestro crecimiento espiritual, cometemos muchos de estos pecados, porque estamos en un proceso de aprendizaje y de compresión de la palabra,  y no sabemos o no comprendemos que ciertas cosas que practicamos son pecaminosas, inclusive podemos tener creencias o doctrinas que son incorrectas, pero de todo eso nos iremos desasiendo a medida que aprendemos y maduramos espiritualmente. Hebreos 5:13-14 

Cuando vamos creciendo espiritualmente ya entendemos lo que está bien o lo que está mal y no practicamos el pecado.

Hay pecados ocasionales o inesperados. Este tipo de pecados son aquellos que cometemos bajo circunstancias inesperadas. Ante una situación decimos una mentira, o nos enojamos y perdemos la compostura, o cometemos una acción indebida, no fue intencional sino que caímos. Son pecados involuntarios. 1 Juan 1:8-10 

Pero hay pecados de muerte que son aquellos que se hacen intencionalmente, cuando estamos claros que no debemos hacerlo y lo hacemos, tenemos la oportunidad de evitarlos, de rechazarlos y no lo hacemos, sino que lo cometemos voluntariamente.

NVI Hebreos 10:26 Si después de recibir el conocimiento de la verdad pecamos obstinadamente, ya no hay sacrificio por los pecados.

DHH Hebreos 10:26  Porque si seguimos pecando intencionalmente después de haber conocido la verdad, y a no queda más sacrificio por los pecados;

El texto quiere decir “si conociendo la verdad continuamos pecando

Este pecado es un pecado de muerte, lleva hacia la muerte espiritual, sabemos que no debemos hacerlo, pero aun así lo hacemos, y disfrutamos haciéndolo. 1 Juan 3:6-8  Si practicamos el pecado continuamente, y no nos arrepentimos, ya no queda sacrificio. Y este puede ser cualquier tipo de pecado, que se comete deliberadamente, voluntariamente.

3.  Ya no queda sacrificios por el pecado.

Al pecar voluntariamente, estamos rechazando el sacrificio de Cristo a través de su muerte, y no queda otro sacrificio que pueda darnos perdón de pecado. Cristo no volverá a morir por estas personas, él hizo un solo sacrificio para siempre. Pero los que pecan intencionalmente están despreciando ese sacrificio. Hebreos 6:4-6 
Ya no queda sacrificio por el pecado, sino una horrenda expectación de juicio, que está destinado para los enemigos de Dios, aquellos que no quieren obedecerle y del cual se hace partícipe el cristiano que desobedece a Dios intencionalmente. Hebreos 10:27  Hace alusión al castigo eterno, que recibirá quien peca deliberadamente. Hebreos 10:28-29 

¿Por qué merece el castigo?

En primer lugar al pecar deliberadamente pisotea al hijo de Dios. Desprecia, no da valor a Cristo y su sacrificio.

En segundo lugar su actitud hace que  tenga por inmunda la sangre del pacto, la sangre que Cristo derramo en la cruz por todos nosotros y que para Dios es tan valiosa. Cuando se peca deliberadamente se desprecia, se tiene sin valor ninguno, el sacrificio de Cristo, su sangre derramada.

En tercer lugar, se afrenta, se ofende, se contrista al Espíritu Santo que Dios amorosamente nos ha dado y que habita en nosotros.

Dios castigará severamente aquellos que persisten en pecar, haciéndolo de manera intencional. Hebreos 10:30-31 

La descripción bíblica nos muestra que el castigo será terrible.

Conclusión:

Como personas tendemos a fallarle a Dios, en muchas oportunidades, pero es diferente cuando sabemos que no debemos cometer un pecado y aun así lo cometemos y lo seguimos practicando.


Cuidémonos, no sea que nos pase como a Esaú,  que después de arrepentido quiso buscar la bendición de Dios, pero ya había sido desechado. Hebreos 12:16-17  

LA PROVIDENCIA DE DIOS

EL EJEMPLO DE JOSÉ
Introducción:

Dios es el creador de la tierra, del sol, de las estrellas, del universo, de las plantas, de los animales, del ser humano, todo esto fue creado por Dios y por su poder se mantiene y sustenta.

Dios cuida de su creación y hace que esta funcione mediante leyes naturales que Él ha establecido. La palabra nos revela que el mismo Jesús participo en la creación y que mediante él todas las cosas subsisten. Colosenses 1:15-17 

Dios cuida de su creación, e inclusive permite que las personas desobedientes puedan vivir y disfrutar de su creación. Mateo 6:26-30  Mateo 5:45 

La palabra providencia: no aparece en la biblia reina Valera, pero su definición o significado si aparece. Según diccionario: providencia: Cuidado que Dios tiene de la creación y de sus criaturas.

Con relación a sus hijos, su providencia es mucho mayor, tanto que toda su atención esta sobre ellos. Dios, Jesús, El espíritu Santo y todos sus ángeles, están cuidando de sus hijos. Hebreos 1:14   

El ejemplo de José, es muy interesante para estudiar, porque allí podemos entender como Dios opera en sus hijos.

Dios tiene un propósito eterno, un plan eterno, que lo está llevando a cabo, y para ello utiliza gobiernos, personas, situaciones, etc. En la vida de José podemos ver cómo opera Dios poderosamente.

1.  Ser hijos de Dios, no implica que no tendremos adversidades.

José, siendo descendiente de Abraham, de Isaac y de Jacob, de quien surgió una de las doce tribus de Israel, no estaba exento de que también sufriera tribulaciones.
Jacob amaba a sus dos últimos hijos, más que a los primeros, esto había acarreado que sus hermanos le aborrecieran, además Dios le había dado visiones en sueño a José que generaba que sus hermanos le aborrecieran aún más y le tuvieran envidia. Era tanto el desagrado de sus hermanos, que le hablaban violentamente. La vida familiar de José con sus hermanos no era buena. Génesis 37:4-11 

Sufrió muchas adversidades. Sus hermanos querían matarlo y  le vendieron como esclavo, posteriormente fue encarcelado, pero en medio de tantas tribulaciones, Dios estaba con José. Génesis 37:19-28 

Una vez en Egipto, fue encarcelado injustamente, por una mentira de la esposa de su amo y paso más de 2 años presos. Génesis 39:19-20 

Alguien como José buena persona y que tenía a Dios, paso por tribulaciones difíciles.
Los cristianos también se nos ha anunciado que tendremos tribulaciones.

2.    A pesar de las tribulaciones, Dios está con nosotros.

Cuando estamos en dificultades nos cuesta ver a Dios obrando en nuestras vidas, muchos tienden a pensar que Dios les ha abandonado o que Dios les está castigando. Muchos se apartan en las dificultades y pierden el interés por el reino de Dios.
A pesar de las tribulaciones que le sucedían a José, Dios estaba con él. Dios en ningún momento le desamparo. Génesis 39:1-2  Y las personas percibían que Dios estaba con él

Posteriormente cuando fue encarcelado, Dios estaba con él. Nunca lo abandono. Estaba pasando dificultades, su vida había cambiado totalmente, era esclavo, estaba encarcelado, pero Dios nunca se aparto de Él.

3.  Dios nos ayuda cuando estamos en dificultades y nos bendice grandemente.

La providencia de Dios con José, se manifestaba por todas las bendiciones que Dios le daba, aun estando como esclavo y también preso. A donde él estaba Dios le ayudaba a que le fuera bien y también a quienes estaban con él.

Dios le daba a José gracia ante los hombres, esto quiere decir que le ayuda para que tuviera el favor de las personas a donde llegaba o quienes tenían contacto. Dios le dio gracia ante Potifar, su dueño y le fue bien con él. Génesis 39:3-6 

También le dio gracia ante el jefe de la cárcel. Génesis  39:21-23 

Y posteriormente le dio gracia ante el Faraón, señor de Egipto. Génesis 41:38-44 

¿Cuántas veces Dios nos habrá dado gracia ante los hombres, para que nos vaya bien?

Para conseguir un empleo, un crédito, una casa, un negocio, etc. Podemos estar seguros que han sido muchísimas.

¿Cuántas veces Dios nos habrá ayudado para que nos vaya bien en lo que emprendemos?
Muchísimas veces.

¿Cuántos de nosotros no hemos pasado por situaciones difíciles, que posteriormente se convierten en grandes bendiciones?

Podemos estar completamente seguros de que Dios está obrando en nuestras vidas a pesar de las dificultades.

Nuestros triunfos y éxitos, los hemos logrado por la providencia de Dios, que nos ayuda en todo momento.

4.  Algunas tribulaciones y situaciones adversas suceden para cumplir el propósito de Dios en nuestras vidas y en su reino.

Los hermanos de José, le vendieron por envidia y porque le aborrecían, sin embargo esto paso por que Dios tenía un plan, una meta, un propósito que cumplir con José. Primero era que fuera llevado a Egipto.
Muchas cosas que pasan en nuestra vida vienen de parte de Dios, para llevar a cabo su plan eterno.
La mujer de Potifar acoso a José y su esposo lo encarcelo, pero esto cumplió con el propósito de Dios. José en la cárcel conoció al jefe de los coperos del Faraón y le sirvió y le interpreto un sueño que le fue favorable. Y mediante el Jefe de los coperos, Dios permitió que José llegará hasta el Faraón y le dio la sabiduría para interpretar el sueño del Faraón, quien lo hizo señor de Egipto.

Todo esto cumplió con el propósito de Dios, Dios quería que José se convirtiera en señor de Egipto, sólo superado por el Faraón. Génesis 45:4-7 

El plan de Dios era que José siendo señor de Egipto, favoreciera a su familia y esta entrara a Egipto y con los años se convirtiera en un gran pueblo. Esta era la promesa que había hecho a Abraham, que su descendencia sería como la arena del mar.

Para cumplir el propósito de Dios, de convertir a Jacob y a sus hijos en una gran nación, era necesario que José pasara por todas estas situaciones adversas.

Muchas de las cosas que han acontecido en nuestras vidas han ayudado para que hoy estemos donde debemos estar, situaciones malas, malas decisiones, ayudaron a que hoy seamos cristianos y herederos del cielo y de la vida eterna.

Conclusión:


El ejemplo de José, nos ayuda a comprender que a pesar de las dificultades Dios está con nosotros, nos ayuda y nos favorece de muchas maneras, todas estas situaciones nos ayudan a bien, y que algunas situaciones acontecen para poder cumplir el propósito de Dios en nuestras vidas. 

VESTÍOS, PUES, COMO ESCOGIDOS DE DIOS, SANTOS Y AMADOS

Colosenses 3:12
Introducción:
¿Por qué a muchas cristianos les cuesta cambiar su manera vivir, de actuar y de ser?

Si se le pregunta a alguien relacionado con religiones sectarias, siempre argumentaran que Dios no los ha transformado, que Dios no ha hecho los cambios en su interior para ellos cambiar. Algunos cristianos también piensan de igual manera.

¿Es correcto responsabilizar a Dios, por el poco avance espiritual que mostramos algunos cristianos? ¿Será que podremos justificarnos ante Dios, diciéndoles es que “yo soy asínunca me cambiaste?

Dios nos enseña que la responsabilidad de cambiar, de permitir que la palabra de Dios nos cambie, es de cada uno de nosotros. Para Dios no vale decir es que “yo soy así”, Dios nos manda a cambiar, El apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, nos manda, nos ordena, a abandonar al viejo hombre, a despojarnos de ese viejo hombre y a la pasada manera de vivir y nos pide vestirnos como escogidos de Dios, santos y amados. Colosenses 3:12 

En la carta a los colosenses Pablo establece una enseñanza profunda, sobre la responsabilidad que tenemos los cristianos de cambiar y convertirnos en las personas que Dios quiere que seamos.

1.  Vestíos

Pablo empieza con la orden vestíos. (endúo). Esta palabra significa meterse dentro, entrar dentro de una ropa, ponerse un vestido, por lo  cual se traduce vestíos o revístanse.
Todo ser humano tiene la liberta de vestirse como quiera, nos vestimos con ropas que son de nuestro agrado, en forma, colores y estilos. 
Así como decidimos que ropa usar, Dios quiere que sus hijos se vistan, se revistan, se pongan el nuevo hombre creado según Dios. Metiéndose, entrando en la persona que Dios quiere que seamos. Efesios 4:24 

Ese nuevo hombre, que Dios ha creado, ese persona que Dios quiera que seamos, está establecido en su palabra, está diseñado y mostrado en su palabra,
Pero veamos que la responsabilidad recae sobre cada uno de nosotros, no dice yo los vestiré, dice vestíos, pónganse. Cada uno de nosotros debemos esforzarnos por parecernos cada vez más a ese ser creado según Dios. Colosenses 3:10
 
Este nuevo hombre semejante a la imagen de quien lo creo, se va renovando, se va transformando, va mejorando, pero cada uno de nosotros debemos hacerlo.
La naturaleza del viejo ser es pecaminosa, lleno de vicios, malas obras, manera de ser egoísta, conflictiva, envidiosa, etc.
La naturaleza del nuevo ser es espiritual.
2.  Escogidos de Dios.

Entendiendo lo grande del llamado que Dios nos ha hecho, mediante el evangelio y lo que somos para él, su familia, sus hijos, sus escogidos, apartados por él, para vivir por la eternidad y amándonos grandemente por causa de su hijo y por nuestra obediencia, esforcémonos por renovarnos, transfórmanos a lo que él quiere que seamos.
Dios escogió desde antes de la fundación del mundo un pueblo santo, compuesto por todas las personas que cumplieran las condiciones que al impuesto. Efesios 1:3-4 

3.  De entrañable misericordia

Como escogidos de Dios debemos poseer una entrañable misericordia, una profunda compasión hacia nuestros hermanos. La palabra entrañable usada acá, se relaciona con las entrañas, queriendo decirnos que esa compasión debe ser pensada pero también debe surgir desde lo más profundo de nuestro ser.
Misericordia o compasión o piedad hacia los males, deficiencias que afectan a nuestros hermanos
La misericordia debe ser una cualidad de todo cristiano, Dios es misericordioso, también sus hijos deben serlos. 2 Corintios 1:
Dios ha sido sobremanera misericordioso con nosotros, sabiendo nuestras fallas y debilidades, pero aún así no nos abandona. Sus hijos también deben ser misericordiosos. 1 Pedro 3:8 

4.    De benignidad.

Llenos de bondad hacia nuestros hermanos, haciendo lo que es justo y recto con ellos. Esto significa tener bondad en nuestros corazones hacia los hermanos, pero también a través de nuestras obras o acciones.  Romanos 15:14 

5.  De humildad.

Aprender a no ser soberbios, a no creernos más que los demás, más santos, más puros, más diligentes, a no pensar que somos mejores que nuestros hermanos. Gálatas 6:3-5 

Ese nuevo hombre según Dios, debe ser humilde. Filipenses 2:3 

6.  De mansedumbre.

Ese ser creado según Dios, aprenderá a ser manso, practicará la mansedumbre, una mejor traducción sería gentileza, amabilidad. El cristiano debe ser gentil, amable y no bravucón Pelión, problemático. A pesar de que nuestros hermanos pongan a prueba nuestro carácter, siempre nos esforzaremos por ser mansos, gentiles, amables.

NVI Colosenses 3:12 Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia,

Sabemos que todo cristiano debe ser gentil. Filipenses 4:5 

7.  De paciencia.

Paciencia significa aguantar, soportar, tolerancia.
Debemos cultivar nuestra paciencia para con nuestros hermanos, aprender a ser tolerantes en las diferencias, no en el pecado.  1 Tesalonicenses 5:14.

8.  Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros.

Sabremos que estamos madurando, que nos estamos revistiendo del nuevo hombre, cuando veamos que somos capaces de soportar a nuestros hermanos. Soportar, padecer, aguantar, tolerar. Colosenses 3:13 

Aprender a perdonar, a olvidar algo que un hermano haya hecho en nuestra contra.
Si Cristo nos perdono, sin merecer su perdón, de igual manera debemos aprender a perdonar a nuestros hermanos. Colosenses 2:13 

Queremos que Dios perdone nuestras faltas, perdonemos las faltas de nuestros hermanos. Marcos 11:25-26 

9.  Por encima de todo, vestíos de amor.

Sin amor a nuestros hermanos, no tendremos vida eterna. El amor es el vínculo, la unión, lo que nos puede ayudar a convertirnos en ese nuevo hombre. Debemos aprender a amar a nuestros hermanos. Colosenses 3:14 

Debemos vestirnos de amor hacia nuestros hermanos. El amor es lo que nos ayudará a soportar, a tener misericordia, a ser pacientes, benignos, bondadosos, a perdonarlos, por eso es el vínculo perfecto.

Sin amor nada somos. 1 Corintios 13:2.

Cuando amamos a nuestros hermanos no haremos nada que pueda perjudicarlos y si ellos nos fallan seremos capaces de soportar. Por esta razón es que el amor es mayor que la  fe. 1 Corintios 13:13 

Si tenemos fe, pero no amamos, nuestra fe viene hacer muerta.

Conclusión:

Esforcémonos por ser como Dios quiere que seamos, y no permitamos que nuestra manera de ser, de pensar, de actuar del viejo hombre se oponga a la voluntad de Dios.


Vistámonos como escogidos de Dios.

viernes, 24 de febrero de 2017

PUES EL QUE NO AMA A SU HERMANO A QUIEN HA VISTO, ¿CÓMO PUEDE AMAR A DIOS A QUIEN NO HA VISTO?

1 Juan 4:20-21
Introducción:

Cuando nos preguntan si amamos a Dios, todos respondemos que sí.

¿Pero realmente amamos a Dios?

Podemos tener sentimientos e inclusive creer que si amamos a Dios, pero nuestras acciones y obras dicen lo contrario, con el corazón y con la boca expresamos nuestro amor por Dios, pero nuestras obras declaran que no es verdad, no le amamos.

El apóstol Juan, quien ha escrito mucho sobre el amor, nos exhorta y nos hace reflexionar y preguntarnos, ¿realmente amamos a Dios?

¿La manera en que vivimos, la dedicación que le damos al reino del Señor, la iglesia y el amor que manifestamos a los hermanos, demuestran nuestro amor por Dios?

1 Juan 4:7  Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

La voluntad de Dios, es que nos amemos los unos a los otros y nos da una razón del porque debemos hacerlo: porque el amor es de Dios, y Dios quiere que también aprendamos amar como él lo hace.

Cuando realmente amamos, es porque hemos nacido de Dios, hemos sido engendrados por él, hemos sido regenerados por Dios y esto mediante su palabra. Cuando no amamos, la palabra de Dios no nos ha regenerados, no hemos sido plena transformados por ella, sino que somos simples oyente pero no la ponemos por practica.

Cuando amamos verdaderamente hemos conocido a Dios, hemos entendido, hemos comprendido y sabemos quién es y cómo es Dios.

1 Juan 4:8  El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

Aquel que cristiano que no ama, y siempre está hablando de sus hermanos en la fe, no ha conocido, no ha entendido quien es Dios y no comprende lo que significa que Dios es amor.
Porque el mensaje, en toda la biblia, de una manera indirecta y directa es que Dios es amor, y lo ha demostrado mediante sus obras desde antes de la creación del mundo. Él nos amo primero.

1 Juan 4:9  En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

En esto, dice la palabra, se mostro el amor de Dios, ¿en qué?, en que obro, enviando a su hijo unigénito, (quien posee las misma cualidades divinas de Dios, el único en el cual reside toda la plenitud de la Deidad) para darnos vida mediante él.

1 Juan 4:10  En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

Dios manifestó su amor en que hizo algo muy importante por todos nosotros, envió a sus hijos para que pudiéramos recibir perdón de pecados y pudiéramos reconciliarnos con Dios.

1 Juan 4:11  Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

Si Dios nos ha amado de esta manera, que envió a su hijo a morir por nosotros y a darnos libertad, sacrifico a alguien muy importante para Él, a su hijo, debemos también, esto quiere decir que debemos imitar esa manera en que Dios ama, no solo de palabras sino de hecho, amándonos unos a otros.

1 Juan 4:12  Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.

Ningún ser humano ha visto a Dios, pero a pesar de que no hemos visto a Dios. Si nos amamos, Dios permanece, habita, vive entre nosotros. Y su amor se ha manifestado plenamente entre nosotros.

DHH 1 Juan 4:12  A Dios nunca lo ha visto nadie; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor se hace realidad en nosotros.
1 Juan 4:13  En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.

Su amor lo ha manifestado no solamente enviando a su hijo a morir por nosotros y a darnos vida en abundancia, sino que nos ha dado un don maravilloso, al consolador, El Espíritu Santo, quien está con nosotros. Estas verdades enseñadas en la palabra, nos permite conocer, entender, comprender que si Dios habita entre nosotros, también vivimos en Él.

1 Juan 4:14  Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.

Los apóstoles vieron y fueron testigos de que Dios envió a su hijo, el salvador de la humanidad. Y nosotros por fe testificamos que Dios envió a su hijo para traer salvación.

1 Juan 4:15  Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.


Cuando Juan escribió esta carta, había hermanos que creían en el gnosticismo, quienes no creían que Jesús había venido en carne, porque ellos creían que la carne era corrupta y nada divino podía venir en ella y si Jesús había venido en carne, entonces no era divino, no era el hijo de Dios, entonces Juan argumenta que todo aquel que confiese que Jesús es el hijo de Dios, Dios permanecía en él, los hermanos gnósticos, no podían creer en esto, por lo cual Dios no permanecía, no habita en ellos.

1 Juan 4:16  Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

Juan dice nosotros, incluyendo a todos los cristianos que si creen en la divinidad de Cristo y han entendido el amor que Dios ha tenido para con todos.

Concluye en este versículo, Dios permanece, vive en el cristiano y el cristiano en Dios, si permanece, vive en amor. ¿Amor a quien?  A sus hermanos en la fe.

Si amamos a nuestros hermanos, Dios habita en nosotros y nosotros en él.

Si no amamos a nuestros hermanos, Dios no habita en nosotros, ni nosotros en él.

1 Juan 4:17  En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
NVI  1 Juan 4:17 Ese amor se manifiesta plenamente entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús.

Se nos enseña en esto verso la importancia de amar verdaderamente a nuestros hermanos.
El amor se ha perfeccionado, se ha manifestado plenamente, claramente entre nosotros, de tal manera, que podemos estar confiados, seguros de que estaremos bien ante Dios, porque hemos vivido amando como Jesús lo hizo.

1 Juan 4:18  En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

Cuando comprendemos lo que es amar, y practicamos el amor, el temor se va de nosotros, porque tenemos seguridad, confianza en el porvenir, de que estaremos con Dios. Cuando hay temor, la persona no ha aprendido amar.

1 Juan 4:19  Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.

Esta es una gran verdad, nosotros le amamos, porque él nos demostró amor primero, cuando entendimos su gran amor, empezamos  amarle.

1 Juan 4:20  Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

Juan nos viene hablando de amor, de que Dios es amor, de que nos amo primero, de quien ama permanece en Dios, Dios en él. Juan nos viene enseñando lo importante que es el amor, para nuestra salvación y para que realmente podamos tener una verdadera comunión con Dios, pero en este versículo, nos sacude y nos hace reflexionar en cuanto a decir que amamos a Dios, pero no amamos a nuestro hermano, sino lo aborrecemos, le odiamos, o sentimos un sentimiento de rechazo hacia él.

Le llama mentiroso, como puede mentir de esta manera, decir que ama a Dios y menosprecia o rechaza a su hermano. Es un mentiroso. ¿Por qué? porque realmente está mintiendo cuando dice que ama a Dios, la verdad es que no lo ama.

Y es un mentiroso porque  como es que puede amar a Dios a quien no le ha visto, ni a hablado ni compartido con él, como lo ha hecho con su hermano, que siempre lo ve, le saluda, hasta ha compartido con él, y no le puede amar, sino que tiene un sentimiento de rechazo.

Así como no ama a su hermano, tampoco ama a Dios.

1 Juan 4:21  Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. 

El mandamiento es: si quieres realmente amar a Dios, también ama a tu hermano. Si no amas a tu hermano, tampoco amas a Dios y estas en pecado, eres desobediente a Dios, eres rebelde y no quieres cambiar tu comportamiento, no tienes arrepentimiento.

Conclusión:

Si sientes rencor, desagrado, rechazo, desprecio  hacia tu hermano, estas en problemas, le estás diciendo a Dios que en realidad no le amas y que tampoco quieres obedecerle.

Prefieres perderte antes de perdonar y reconciliarte con tu hermano y amarlo como Dios quiere que le ames. 

jueves, 23 de febrero de 2017

SOMÉTASE TODA PERSONA A LAS AUTORIDADES SUPERIORES

Romanos 13:1
Introducción:

La historia nos enseña que  la iglesia del primer siglo y la vida de los cristianos, estuvo llena de una gran fe, de convicción y de firmeza, a pesar de la gran persecución a que fueron sometidos en muchas oportunidades.
El imperio romano, por órdenes de Nerón, ejecutó una gran persecución sobre los cristianos, mostrando una enorme crueldad. Muchos cristianos  fueron quemados vivos, comidos por los perros, etc. Nerón como muchos emperadores fueron crueles, malignos y destruyeron la vida física y familiar de muchos cristianos.
En esa época llena de persecución con gobernantes malignos, El espíritu Santo por intermedio del Apóstol Pedro manda a los cristianos a someterse a toda institución humana. 1 Pedro 2:13 
Y esto ya había sido establecido por el mismo Espíritu a través de Pablo, unos años antes. Romanos 13:1  La voluntad de Dios es que nos sometamos a las autoridades superiores.

NVI  Romanos 13:1 Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él.
Dios ha creado tres instituciones, cuyo propósito ha establecido. El primero fue la unión de un hombre y una mujer, el matrimonio, el segundo es el gobierno y el tercero es la iglesia. Cada uno de ellos tiene su  misión u objetivo.

1.  Dios establece los gobiernos.

La voluntad de Dios, es que entre los seres humanos también halla orden y justicia, con este propósito ha establecido el gobierno. Si no existiera instituciones y autoridades, el mundo sería una barbarie, lleno de salvajismo, donde los criminales, los delincuentes y los más abusadores someterían a las personas pacificas, responsables, trabajadoras y moralmente buenas.
Desde la antigüedad Dios ha levantado reinos y reyes con propósitos que van de acuerdo a sus planes, Dios ha utilizado y utiliza gobernantes y autoridades que cumplen con sus propósitos. A través de ellos a bendecido o a castigado. Y así como los levanta también los quita. El rey Nabucodonosor aprendió una dura lección por no reconocer el dominio de Dios. Daniel 4:17  Daniel 4:32 

Dios no está inactivo, Él está cumpliendo su propósito. El ha levantado naciones y reyes y también ha castigado a muchas. Habacuc 1:6-11  Isaías 10:5-6 

El pueblo de Israel en varias oportunidades fueron sitiados, destruido su reino y esclavizados por reinos levantados por Dios con ese propósito.

2.  Los gobiernos se rigen por leyes, normas, que deben ser cumplidas por todos. Al no cumplirlas nos resistimos a Dios.

Para poder cumplir con su propósito tanto los gobiernos como los pueblos han establecido sus propias reglas de convivencia, que son sus leyes. Los gobernantes se someten a estas leyes pero también los ciudadanos, eso permite que se pueda vivir relativamente bien unos con otros. Aunque el ser humano siempre busca la manera de romper las leyes, no debe ser así con los cristianos, los cristianos están obligados por mandamiento de Dios a sujetarse a las instituciones humanas y estas se rigen por leyes, de tal manera, que cuando irrespetamos una ley, estamos desobedeciendo a las instituciones humanas y a nuestros gobernantes. Romanos 13:2 

NVI romanos 13:2 Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo.

Quien no se somete a las autoridades, recibe doble condenación o castigo, el que proviene de los gobernantes y también el que proviene de Dios, porque se está resintiendo a las autoridades, pero también a Dios. Tito 3:1   Cumplir las leyes, es obedecer a nuestros gobernantes.

3.  Los gobiernos están establecidos con un propósito principal.

A pesar de que los gobernantes y autoridades de Dios no son seguidores de Cristo, sino incrédulos, aun así deben cumplir con el propósito con el cual Dios los ha establecido. Romanos 13:3-4 
Las autoridades son servidores de Dios para el bien de las personas y esto incluye a los cristianos. Cuando los gobiernos no cumplen con ese propósito pues no están cumpliendo con el objetivo de Dios.
Dios les ha dada autoridad de castigar como ellos determinen con las leyes que establezcan, incluyendo la pena capital, por ello llevan la espada. Cuando las personas desobedecen las leyes acarrean para ellos castigo de las autoridades, sea incrédulo o cristiano. 1 Pedro 2:13-14 

La responsabilidad primordial de los gobiernos es castigar al malhechor, al criminal, al desordenado y beneficiar y proteger a quien lleva su vida según las leyes.

4.  ¿Por qué debemos someternos a las leyes?

Los gobiernos están para cumplir la ley y también para hacer que sea cumplida por el pueblo. Debemos respetar las leyes, primero por causa de Dios y del señor, porque es su voluntad que obedezcamos a las autoridades, segundo por causa del castigo, porque podemos sufrir las consecuencias de la desobediencia y tercero por cuestiones de conciencia, porque sabemos que estamos obrando incorrectamente. Romanos 13:5 

5.  Debemos someternos a todas las leyes que no vayan en contra de la voluntad de Dios.

Todas las leyes deben ser respetadas por los cristianos excepto aquellas que vayan en contra de la voluntad de Dios. Hechos 4:19  Hechos 5:29  Hay leyes que los cristianos no respetan, y deben rectificar.

a)  Impuestos.

Muchos cristianos evaden los impuestos, operan con negocios no legales. Romanos 13:6-7  Muchas veces las autoridades no cumplen con sus responsabilidades y se hacen los desentendidos, ante ciertas prácticas no correctas. Por causa de la voluntad de Dios, por causa del castigo y por causa e conciencia debemos pagar los impuestos.

b)  Leyes de inmigración

Este es otro factor que afecta la vida espiritual de algunos cristianos y es un problema que afecta a muchos en todo el mundo, cristianos que no están legalmente en un país. Siempre habrá causas que lleven a algunas personas a irrespetar las leyes de inmigración. Pero una vez que se entiende que no es correcto, debe buscarse la manera de resolverlo.

6.  No suframos por malhechores, seamos ejemplos de buenas obras.

El cristiano debe esforzarse por llevar una vida correcta y ajustada a las leyes y evitar ser juzgado por obrar incorrectamente y no respetar las leyes. 1 Pedro 2:12 
Esa es la voluntad de Dios que seamos ejemplo para el mundo. 1 Pedro 2:15-16 

Conclusión:


La voluntad de Dios es que nos sometamos a nuestros gobernantes, y estos se rigen por las leyes, cuando respetamos las leyes, estamos obedeciendo a nuestros gobernantes.