Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

lunes, 29 de marzo de 2010

Obedecer a la palabra de Dios

Introducción:
El libro más leído y vendido en la historia de la humanidad es La biblia. Las ventas estimadas son alrededor de 6 mil millones de copias. Más de 2 mil millones de personas confiesan ser cristianas o seguidoras de Cristo. A pesar de estos números impresionantes, la voluntad de Dios expresada a través de la biblia, es desobedecida por casi la totalidad de estas personas. Han pervertido la voluntad de Dios, con enseñanzas y tradiciones de hombres, desviándose de la obediencia correcta a Dios.
La obediencia es la parte más importante del temor a Dios. Cuando tememos a Dios obedecemos su voluntad. Eclesiastés 12:13 Filipenses 2:12. Aún así, hay mandamientos donde fallamos y aún no lo obedecemos.

1. Conocer la voluntad de Dios.
Como podemos obedecer a Dios, si no conocemos su voluntad. El conocimiento y la sabiduría vienen de escrudiñar y discernir la palabra de Dios. Proverbios 1:7 Proverbios 9:10
Como podemos conocer las bendiciones o consecuencias de nuestra manera de vivir, si no sabemos como Dios quiere que nosotros vivamos. Andamos por fe no por vista. 2Corintios 5:7 Por eso se nos dice: Efesios 5:17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

2. Cuidar nuestra manera de vivir.

Debemos examinarnos constantemente, si nuestra manera de vivir, de actuar, es conforme a lo que Dios quiere.
En la palabra de Dios podemos auto-examinarnos y corregir lo que este mal. Al auto-engañarnos y no reconocer nuestras fallas, hacemos a Dios mentiroso. 1Juan 1:10 Cuando cuidamos nuestra manera de vivir, limpiándonos de toda inmundicia y contaminación de carne y espíritu, maduramos espiritualmente y le mostramos respeto, temor a Dios. Santiago 1:21 1Pedro 1:22-25
En el bautizo purificamos nuestra alma, pero muchas cosas pecaminosas continuaron con nosotros, nuestra obediencia a la palabra nos va limpiando, nos va renovando el entendimiento y podemos ver lo que está mal. Cuando permitimos que la palabra de Dios actué en nosotros, le estamos permitiendo a Dios, a Jesús y al Espíritu Santo actuar en nosotros. Le permitimos la entrada en nuestras vidas, en nuestros corazones, y Dios puede actuar a través de su palabra. 1Tesalonisenses 2:13 Hebreos 4:12

3. Obedecer a Dios, obedeciendo la palabra.

Cuando rechazamos obedecer la palabra de Dios, estamos rechazando a Dios, no a un libro cualquiera, estamos despreciando a Dios. Hebreos 12:25 El que es de Dios debe oír y obedecer la palabra de Dios. Es su deber. Juan 8:47 muchas veces le mostramos a Dios que nos amamos más a nosotros mismos que a EL. Juan14:23-24
Lo que leemos o escuchamos de la biblia, debemos ponerlo en práctica, debemos hacerlo, la palabra de Dios no debe entrar por un oído y salir por otro es un mandato. Santiago 1:22-25
Entendamos que si tenemos la promesa de la vida eterna, como vamos a vivir menospreciando la palabra de Dios, obedeciendo algunas cosas pero otras no. No teniendo temor a Dios. 1Juan 2:17 2Corintios 7:1

Conclusión:

Queridos hermanos no rechacemos la voluntad de Dios, todos hemos leído o escuchado lo que Dios requiere de nosotros, obedezcamos. No debemos llevar una vida cristiana seleccionando que mandamientos quiero obedecer. Todos los mandamientos de Dios deben ser obedecidos. Por la misma palabra seremos juzgados en el día postrero. Juan 12:48-49
Temblemos a la palabra de Dios y Dios nos mirará, nos escuchará y nos socorrerá y recibiremos lo que Dios nos ha prometido, seremos columnas del templo de Dios. Isaías 66:2 Apocalipsis 3:10-12
Dirección: Caracas Av. Ppal. de Palo Verde, Edif. Paragua, Salón de reuniones. Domingo.9:00am. 0212-8339441 0212-4153385, 0416-2005034 04143225977 0416-8137612


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada