Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 22 de agosto de 2010

No nos engañemos Dios no puede ser burlado

Gálatas 6:7

Introducción:

Una de las características de nosotros los humanos, es que, siempre estamos justificándonos. Cuando no cumplimos con un compromiso, cuando algo que emprendimos sale mal, cuando no nos ha ido bien en nuestra vida, cuando nos equivocamos en algo, etc. (trabajo, negocios, matrimonio, hijos, amistades, etc.),
Siempre buscamos la manera de justificarnos, porque necesitamos estar tranquilos con nuestra propia conciencia, esto es, con nuestro corazón y mente. Nos conectarnos o asociarnos con personas y enseñanzas en las cuales conseguimos las razones que nos permite justificarnos y tener nuestro corazón en paz. Terminamos siendo engañados por los demás y por nosotros mismos.
Tener nuestra conciencia tranquila es de gran valor, para todos y principalmente para el cristiano. Pero ante Dios no nos podemos justificar cuando vamos contra su voluntad.

1. Confiamos en nuestro propio corazón:

La biblia nos enseña que nuestro propio corazón es engañoso. El nos impulsa a auto engañarnos, a justificarnos cuando nos equivocamos y muchas veces le echamos la culpa a otros: a nuestros hijos, amigos, vecinos, hermanos, a la naturaleza, al diablo, a los demonios, etc. Jeremías 17:9 Cuando necesitamos justificarnos, buscamos las excusas y nuestro corazón nos ayuda, una vez obtenida la mejor excusa, comienza el proceso de auto engaño ya damos por cierto que la excusa es valedera y con el tiempo ya tenemos la conciencia tranquila. Santiago 1:26

2. Aceptamos enseñanzas que van en contra de la voluntad de Dios.

No sólo aceptamos estas enseñanzas sino que nosotros mismos las creamos. Estas enseñanzas nos permiten tener nuestra conciencia tranquila. Nuestras acciones diarias y nuestra manera de vivir deben ser conformes al ser cristianos.
Por ejemplo: El pecado. Hay muchas enseñanzas que suavizan las consecuencias del pecado. “Todos pecamos y la biblia lo dice”. Esta expresión es correcta, pero no justifica que estemos pecando. La biblia nos advierte contra el pecado. 1Juan 2:1 Romanos 6:2 Romanos 6:12
Hay pecados que siempre están con nosotros y que no los vemos como pecado, pero que son pecados. La falta de amor entre nosotros que muchas veces se demuestra por la falta de obras. 1Juan 3:18 “Dios sabe y el conoce mi corazón” Si, Dios sabe que no estás obedeciendo su palabra y si conoce tu corazón. Hay muchas enseñanzas (de hombres) que nos permiten ser cristianos, tener nuestra conciencia tranquila y convivir con el pecado. Creamos nuestro propio sistema de justificación.

3. Dios no puede ser burlado.

Puede ser que nosotros nos engañemos a nosotros mismos, pero a Dios no podemos engañar. Pensar que justificándonos a nosotros mismos, estamos justificados ante Dios, es un error. En Jeremías cuando leímos del corazón allí se pregunta ¿Quién lo conocerá? Dios. Dios conoce nuestro corazón, El sabe que tenemos allí y por eso nos advierte que no confiemos en el. Jeremías 17:10 La biblia nos enseña que Dios es justo y también fuego consumidor. Así como nos cuida, nos provee, nos ayuda también puede castigar. Tanto en esta vida como en la venidera. Hebreos 12:29

4. Recibiremos nuestra recompensa por lo que hayamos hecho.

En el juicio final recibiremos justicia. Nos darán a cada uno según nuestro camino, según el fruto de nuestras obras, vida eterna en el cielo o un tormento eterno en el infierno. Esto es algo para meditar, no podemos ser tibios, medio cristianos, medio seguidores de Cristo o medio mundanos. Fíjense en la represión que hizo Jesús a la iglesia de laodicea. Apocalipsis 3:15-16 No sólo conoce nuestro corazón, sino nos juzga por nuestras obras.
Cuando llegamos a ser cristianos, nuestra fe, nuestro amor, nuestra obediencia, nuestra santidad, todo, es manifiesto ante Dios por nuestras obras, no sólo por lo que pensamos o sentimos. Como dice la palabra, tú me hablas de tu fe pero no me muestras tus obras, yo te muestro mis obras y podrás ver mi fe. Santiago 2:18 Santiago 2:24 Santiago 2:26

5. Como podemos tener nuestra conciencia tranquila.

Obedece a Dios y su palabra. No aceptes justificación cuando no hacemos lo que Dios nos manda o hacemos lo que nos prohíbe. No aceptes enseñanzas de hombres que van en contra de la voluntad de Dios y la misma naturaleza de Dios. Aprende lo que Dios requiere de ti. No permitas que tu propio corazón te engañe. Trabaja, esfuérzate desarrollar tu fe a través de la palabra y a través de las obras que Dios te pide. Santiago 2:20-22

Conclusión:

Hermanos, no nos engañemos, el juicio de Dios no podremos burlarlo, seremos juzgados por lo que creemos y por lo que practicamos.

Dios les bendiga

Mario Arellano.

iglesiadepaloverde@gmail.comDirección: Caracas Av. Principal de Palo Verde, Edif. Paragua, Salón de reuniones. Domingo.9:00am. 0212-8339441 0212-4153385, 0416-2005034 04143225977 0416-8137612
http://solocristianosenvenezuela.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada