Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Dios nos capacita para toda buena obra. Comentario

Reina Valera 60
Hebreos 13:20-21 Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, 21 os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Nueva versión internacional
Hebreos 13:20-21 El Dios que da la paz levantó de entre los muertos al gran Pastor de las ovejas, a nuestro Señor Jesús, por la sangre del pacto eterno. 21 Que él los capacite en todo lo bueno para hacer su voluntad. Y que, por medio de Jesucristo, Dios cumpla en nosotros lo que le agrada. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

En esta oración, el apóstol Pablo, menciona el propósito de Dios de usarnos para realizar buenas obras, capacitándonos para poder realizarlas. El las lleva a cabo con Jesús como intermediario.
¿Cómo nos capacita Dios? Dios capacito a los apóstoles a través de la operación del espíritu Santo en ellos. Dios obro de una manera milagrosa y los apóstoles enseñaron toda la verdad que Dios quiso revelarles. Juan 16:13
Hoy en día, Dios obra a través del Espíritu Santo, que se manifiesta a nosotros, no de una manera milagrosa, sino a través de la lectura de la palabra de Dios, la biblia. Cuando leemos y oímos la palabra de Dios entendemos lo que Dios nos pide que hagamos o no hagamos, es nuestra decisión si agradamos a Dios haciéndo lo que Él quiere.
Cuando empezamos a manifestar las obras de nuestra fe, estamos agradando a Dios y permitiéndole que Él cumpla su propósito en nosotros y a través de nosotros.
Por ello no debemos ser “tardos para oír” lo que Dios requiere de nosotros, permitamos que Él nos haga “aptos” a través de su palabra.
Recordemos que no sólo seremos juzgados por nuestra fe, sino por las obras que hagamos conforme a nuestra fe.
Dios bendiga su palabra en nosotros.
Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada