Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Nuestro corazón y el uso de la lengua. Comentario

En el libro de Santiago 3:9-12 dice: de una misma boca procede maldición y bendición. No es posible que de una misma fuente surja agua dulce y amarga o salada, la higuera no puede producir aceitunas ni la vid higos.
¿Que nos quiere decir Dios en este versículo?
Para poder entenderlo busquemos lo que dijo Jesús en una ocasión:

Mateo 12:34-35 Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. 35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.

En este caso la fuente es nuestro corazón: lo que surge de él determina lo que somos. ¿Qué hablamos? ¿Qué decimos de nuestro prójimo o de nuestro hermano? ¿Cómo es nuestra manera de hablar?
Lo que hablamos determina lo que tenemos en nuestro corazón: agua dulce: amor, misericordia, paciencia, bondad, generosidad, bendiciones, etc. Nuestro corazón es bueno y nosotros somos buenos.
O agua amarga o salada: chisme, juicio, maldición, crítica, falta de amor. Nuestro corazón es malo, somos malos.
Cuidemos nuestra lengua
Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada