Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 17 de octubre de 2010

TÚ QUE JUZGAS HACES LO MISMO

Romanos 2:1 Por tanto, no tienes excusa tú, quienquiera que seas, cuando juzgas a los demás, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas.

El apóstol Pablo después de haber demostrado la culpabilidad de los hombres, que sin la ley de Moisés, igual habían pecado contra Dios, dirige su atención hacia los judíos y a través de la biblia hacia nosotros.
Los judíos se creían superiores a los demás, pensaban que por ser “judíos” ya estaban justificados ante Dios. Ellos tenían la “ley”, la cual de una manera u otra cumplían en parte.
Esto les hacía ver a los demás como pecadores, como personas que no estaban obedeciendo a Dios y por lo cual estaban perdidos.
Pablo les dice tu que juzgas a los demás haces lo mismo, pero ¿Si obedecían a Dios como era que hacían lo mismo?
Muchos de los pecados descritos por pablo, no eran practicados por los judíos, tales como: homosexualidad, lesbianismo, depravación, homicidios, enemigos de Dios, se rebelan contra sus padres, etc. Pero, si había unos cuantos que ellos cometían, por ejemplo: Avaricia, insolencia, soberbia, arrogancia, chismes, eran despiadados, eran insensibles (implacables), engaños, etc.
Pablo les dice tu que señalas, que juzgas también eres soberbio, indolente, implacable, desleal, avaricioso, sin afecto natural, etc. Para Dios no hay acepción de personas, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras, porque no son los oidores de la ley quienes se justifican ante Dios, sino los hacedores de la ley.
Esta parte de romanos es fuerte, porque representa una dura advertencia para nosotros, ya que por el hecho de ser cristianos y practicar cosas que Dios prohíbe o manda, caemos en la misma situación de los judíos, señalamos a otros cuando nosotros practicamos las mismas cosas, aunque sea una.
Boletín para iglesia en Palo verde
Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada