Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 23 de enero de 2011

El testimonio de nuestra conciencia

2 Corintios 1:12

Introducción:

Dios le dio al hombre lo necesario para entender que hay actitudes o comportamientos que están bien o están mal. El hombre por naturaleza sabe que no está bien robar, matar, etc.
Tiene una conciencia dada Dios. La biblia nos enseña mucho de ella y es bueno que entendamos lo que ella significa y lo más importante, que la alimentemos correctamente y sepamos defenderla y escucharla.
La conciencia del mundo está fundamentada en sus creencias, en lo que ellos entienden que es bueno o malo, de la misma manera puede pasar con nosotros, a pesar de ser cristianos, nuestra conciencia aun puede está contaminada o corrompida.

1. ¿Qué es la conciencia?

Segun diccionario Vine: Aquel proceso de pensamiento que distingue lo que considera moralmente bueno o malo, alabando lo bueno, condenando lo malo, y así impulsando a hacer lo primero, y a evitar lo último.

2. Ejemplos bíblicos

Existen muchos ejemplos bíblicos donde la conciencia produjo un sentimiento de remordimiento en las personas que actuaron mal y ejemplos donde actuando mal sus conciencias les aprobaba lo que hacían. Los escribas y fariseos Juan 8:3-9 Pablo Hechos 23:1 Hechos 22:3-5

3. Problemas con la conciencia.

a. La conciencia por sí sólo no es una guía segura.

Leímos el ejemplo de Pablo, el actúo persiguiendo y consintiendo la muerte de los cristianos con su conciencia tranquila, porque pensaba que lo que estaba haciendo era lo correcto. 1Corintios 4:4

b. La conciencia puede contaminarse.

Cuando no se tiene el debido conocimiento de la voluntad de Dios, se tiene una conciencia débil, puede mancharse, ensuciarse, contaminarse de una manera muy fácil, tal vez con cosas que Dios no prohíbe.1 Corintios 8:7

c. La conciencia puede estar corrompida. Tito 1:15-16

d. La conciencia puede estar cauterizada.
1 Timoteo 4:2 Rae cauterizar: Quemar una herida o destruir un tejido con una sustancia cáustica, un objeto candente o aplicando corriente eléctrica.1 Timoteo 4:1

Cuando nuestra conciencia nos avisa de lo malo que estamos haciendo y no la escuchamos, sino que la callamos, ella se va corrompiendo y cauterizando. De igual manera cuando nos bautizamos aspiramos a tener una buena conciencia ante Dios, pero debemos reconocer que nuestra conciencia está contaminada con lo que creemos y nos gusta.1 Pedro 3:21

4. ¿Cómo nos ayuda la conciencia?

Nuestra conciencia produce un sentimiento de pesar o de satisfacción por lo que hemos hecho o dejamos de hacer. Cuando tenemos nuestro conciencia ejercitada en la palabra de Dios y no la callamos, ella nos permite percatamos cuando estamos actuando mal o lo estamos haciendo bien.

a. La conciencia permite discernir y tomar decisiones.

Una conciencia fuerte nos permite reconocer lo bueno y lo malo, en función de esto nos permite decidir hacer lo bueno. Hebreos 5:13 -14

b. La conciencia juzga y sentencia.

Cuando la conciencia no está contaminada o cauterizada nos acusa o nos defiende ante nuestras acciones y nos produce remordimiento o tranquilidad. Es como un juicio donde nos dictan un veredicto culpable o inocente. Romanos 2:14-15 Tener una conciencia que nos defienda y nos permita dormir tranquilos es de gran valor. 1 Pedro 3:16

c. La conciencia nos permite juzgar las acciones de los demás

Cuando vemos las acciones de otras personas, nuestra conciencia alimentada con la palabra de Dios, nos ayuda a determinar si lo que hace otra persona está bien o mal. 2 Corintios 5:11

Conclusión:

Poseer una conciencia limpia y sin ofensa debe ser de gran valor para un cristiano, nuestra conciencia debe estar fundamentada en la palabra de Dios. No debemos silenciar nuestra conciencia o permitir que se enferme o siga enferma. Cuando andamos en pecado estamos cauterizando nuestra conciencia. Hechos 24:16

¿Cómo reacciona nuestra conciencia ante la falta de amor hacia nuestros hermanos, ante la ira, ante la maledicencia o la grosería, ante la fornicación, ante la tibieza espiritual, ante el no cumplir con el mandamiento de ir y evangelizar a toda criatura, ante los apetitos del mundo, ante el amor al mundo y sus cosas más que el amor a Dios y a la iglesia, etc.?

Cuando estas cosas están en tu vida y muchas otras, ¿qué te produce tu conciencia? pesar, remordimiento como a los primeros cristianos que se compungieron de corazón o no te da ni frío ni calor, si es esto último deberías evaluarte y determinar si realmente estas bien ante Dios.

Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada