Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 6 de febrero de 2011

La cruz que debes llevar

Mateo 16:24

Introducción:

La cruz es un símbolo, que en nuestros tiempos, se usa como adorno. En la antigüedad, la cruz, era usada como una forma de ejecución o muerte para criminales o las personas más despreciables de la sociedad. Era una muerte cruel, ideada para dar el mayor sufrimiento al reo. Su objetivo era primero la humillación y segundo que la muerte no fuera rápida sino muy lenta. Antes de clavar a la persona a la cruz la desnudaban para que su humillación fuera mayor antes de morir. Una persona podía durar días antes de morir.

Israel tenían que enterrarlo antes de que llegase la noche. Deuteronomio 21:22-23

El crucificado era un maldito y un excluido de su pueblo. Jesús conocía perfectamente el significado de morir en la cruz, y precisamente la exige a sus discípulos ¿Qué significa llevar esa cruz?

1. Querer ser discípulo de Cristo.

Jesús anda buscando discípulos y lo declaro en la gran comisión. Mateo 28:19-20 Un discípulo ejecuta, obedece a su maestro sin poner objeciones. Sencillamente se somete a las instrucciones de su mentor. Y por medio de esta obediencia demuestra el respeto y el amor por su maestro. Juan 14:23-24 Para ser discípulos de Cristo, tenemos que obedecer sus palabras.

2. Llevar la cruz tiene grandes costos.

El mayor costo es “negarse a sí mismo”. Cristo exige que te niegues a ti mismo, a lo que eras y posiblemente a lo que sigues siendo, a lo que te gusta, a lo que amas, a tus cosas y personas más preciadas que te impiden seguir a Jesús. Lucas 14:26-33
Es renunciar a lo que la sociedad hoy en día ha elevado como uno de los puntos más importantes: Primero eres tú, tus deseos, tus anhelos, tus necesidades antes que el resto del mundo. Inclusive por encima de la moralidad y de las buenas costumbres. Pero, si tus deseos, tu anhelos, tus necesidades van en contra de la voluntad de Dios, debes eliminarlos, reprimirlos y poner la voluntad de Dios por encima de la tuya. Por eso nos dice que quien quiera ganar su vida del mundo, perderá su vida espiritual, estará muerto espiritualmente para Dios y el que pierda su vida mundana por causa de Cristo ganará una vida espiritual para con Dios. Lucas 9:23-25

3. Debemos cargar con nuestra cruz.

Muchos piensan que la cruz se toma en el momento del bautismo y luego se deja a un lado y seguimos siendo los mismos. No, cada día debemos cargar nuestra cruz. Cada día debemos negarnos a nosotros mismos. Jesús sabía que la cruz representa: Separación, humillación, sufrimiento y muerte. Pero al final para Él fue triunfo e igual será para nosotros.


3.1. Separación.

Cuando nos hacemos cristianos y empezamos a cargar la cruz, mucha veces nuestros amigos o familiares se alejan de nosotros porque no practicamos las mismas cosas que ellos o si no, es al contrario, nos alejamos porque no queremos participar de sus prácticas que ofenden a Dios.

3.2. Humillación.

Siempre recibimos burlas y desprecio por querer obedecer a Dios y por causa del evangelio. 1Juan 3:13

3.3. Sufrimiento.

El luchar contra nuestra propia concupiscencia o malos deseos, contra nuestros pensamientos, costumbres, nos causa sufrimiento.

3.4. Muerte.

En el bautismo dimos muerte al viejo hombre, con sus pecados y delitos y lo enterramos. Romanos 6:6
Eso es lo que nos dice la palabra, pero sabemos que cada día, cada minuto tenemos que luchar con ese hombre o mujer terrenal que es atraído por el mundo y hacerlo morir. Colosenses 3:5-10
Evitando las obras de la carne y además el desamor, la tibieza, la flojera espiritual, etc. Gálatas 5:24
Dios prohíbe pero también manda a que hagamos muchas cosas y allí es donde más fallamos.

4. Vivir todos los días para Cristo.

El que quiere ser seguidor de Cristo debe querer, desear y esforzarse por serlo, cada instante de su vida. Cuando tomamos la cruz, no debemos quedarnos estáticos, sino que debemos correr, ir en pos de Él. Nuestra prioridad en la vida debe ser Cristo: su palabra, sus mandamientos, su defensa, el anunciarlo, etc. Como dijo el apóstol Pablo en Gálatas 6:14 Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.

Conclusión:

Cargar la cruz que Jesús nos da, no es fácil, debemos negarnos a nosotros mismos y a lo que más amamos, que nos puede separar de Dios. Juan 12:25-26

Muchos creemos que estamos llevado la cruz, pero muchas veces la usamos sólo los domingos. El resto del tiempo andamos preocupados por nuestra vida en este mundo. Trabajo, familia, pareja, comodidad, diversión, etc.

¿Estás llevando tu cruz querido hermano? ¿Amas más la vida de este mundo que la vida que te pide Cristo?

Evalúa tus obras. ¿Para quién trabajas? Tito 1:16


Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada