Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 31 de mayo de 2011

ESTO OS ESCRIBO PARA QUE NO PEQUÉIS

1 Juan 2:1

Introducción:

El apóstol Juan escribió 1 evangelio, 3 cartas y el libro de apocalipsis. Juan vivió hasta muy anciano, el anduvo con Jesús. Los historiadores estiman que Juan escribió las epístolas primera, segunda y tercera de Juan, aproximadamente para el año 90-94 d.c., unos sesenta años después de la ascensión de Jesús.
El apóstol vio el nacimiento de la iglesia y a través de los años también vio como surgieron grupos dentro de la iglesia que pervirtieron y desviaron parte de la enseñanza de Cristo.

El vio a los gnósticos, que negaban la deidad de Cristo y su venida en carne a la tierra, también decían que ellos no tenían pecados, porque el conocimiento se sobre ponía al pecado y no podían ser afectados por el pecado.

También vio surgir a los Nicolaitas y ha muchos otros hermanos que se levantaron como anticristos, como falsos maestros o falsos apóstoles. Juan les escribe a los hermanos para que se cuiden de estos hermanos falsos y de sus enseñanzas y para que no pecaran. Y principalmente para que entendieran la esencia de Dios y la manera en que un cristiano debía vivir, como Cristo vivió.

1. La Deidad de Cristo. Capitulo 1, versículos del 1 al 4

Inicia diciendo que Cristo es el verbo, y que el verbo es la vida eterna que estaba con Dios desde el principio y se manifestó en la tierra, el pudo verlo y tocarlo, el fue testigo de la existencia del Cristo. 1Juan 1:1-2
Lo que él y los apóstoles vieron y aprendieron de Jesús, era lo que ellos estaban enseñando 1 Juan 1:3-4 podemos tener comunión con ellos, con Jesús y con Dios.

2. Dios es luz y en Él no hay tinieblas, y en nosotros tampoco debería haberlas. 1Juan 1:5-7

Ahora Juan nos dice que en Dios no hay pecado, no hay engaño, no hay ignorancia, el verbo griego nos señala que no hay ninguna tiniebla en Él, absolutamente ninguna. En Dios sólo hay luz, sólo en Él está la verdad. 1Juan 1:5
Si realmente tenemos comunión con Dios, con Cristo y los apóstoles, no debe haber tinieblas en nosotros, porque de lo contrario estaríamos mintiendo. La NVI dice “no estamos poniendo en práctica la verdad”, los mandamientos de Dios no lo estamos obedeciendo. Posiblemente con nuestra boca decimos que si lo hacemos, pero los hechos lo niegan. 1Juan 1:6 1Juan 1:7
Y si cometemos algún pecado la sangre de Cristo nos limpia. Para entender estos pasajes y los que vienen debo explicar que Juan se está refiriendo o hablando de un estado continúo de luz o de tinieblas o de verdad o pecado. La vida del cristiano debe estar continuamente en la luz y no en tinieblas, esto es, no debemos andar en un o en varios pecados constantemente, podríamos caer eventualmente en algún pecado ( aunque no deberíamos), pero si nos arrepentimos y corregimos, la sangre de Cristo nos limpia.

3. Si decimos que no tenemos pecado, hacemos a Dios mentiroso. 1 Juan 1:8-10

Esto es una antítesis de lo anteriormente dicho por Juan, y muchos lo han desvirtuado. 1Juan 1:8
Acabamos de estudiar que no debemos andar en tinieblas, como seres con muchos defectos, eventualmente podríamos caer en el pecado, pero que no deberíamos andar en el, porque de lo contrario andaríamos en tinieblas. Si reconocemos que hemos pecado y nos arrepentimos y confesamos ante Dios nuestra falta Él nos perdona. 1Juan 1:9

No podemos decir que no hemos pecado, porque en algún momento o en muchos hemos caído, le hacemos a Él mentiroso y lo peor la verdad no mora en nosotros. 1Juan 1:10

4. El mandamiento: “ Os digo esto para que no pequéis” 1 Juan 2:1-6

Ahora después de darnos todas estas explicaciones, cuyo objetivo era llevarnos a este punto. No pequen, porque lo que él dice es la verdad, el vio al verbo hecho carne, el verbo era con Dios, en Dios no hay tinieblas, sino luz y si en realidad queremos tener comunión con Dios no debemos pecar, si pecamos estamos en tinieblas. No debemos pecar, y si esto llegará a suceder abogado tenemos para con Dios, a Jesucristo. El es el pago justo ante Dios por nuestros pecados y los del todo el mundo. 1Juan 2:1-2 Hebreos 10:26-31

Nosotros podemos tener la seguridad de conocer a Dios si guardamos, cumplimos sus mandamientos. Nadie puede decir que conoce a Dios, si no guarda sus mandamientos. 1Juan 2:3-4 Santiago 1:22 Santiago 1:25

El amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece, teniendo la certeza de que estamos unidos a Dios, estamos en Él. 1Juan 2:5 El que dice que permanece en Dios, esto es, que está unido a Él, debe vivir como Cristo vivió. 1Juan 2:6

5. Cristo vivió una vida sin pecado y de amor.

Cristo le dijo a sus discípulos: “un mandamiento nuevo os doy, que os améis como yo os he amado, en esto conocerán que son mis discípulos” Juan 13:34-35
Debemos amar a Dios obedeciendo sus mandamientos, que nos aparta del pecado y esforzarnos por amar a nuestros hermanos “espirituales” y viviremos como Cristo vivió 1Juan 2:7-8 Filipenses 2:1-8

Estimar a los demás como superiores y no cuidando lo nuestro sino lo de nuestro hermano.1Juan 2:9-11 El que no ama su hermano esta en tinieblas y la luz no está en él.

Conclusión:

En la primera carta de Juan se nos manda a no pecar, a no permanecer en el pecado, a obedecer la voluntad de Dios, a que andemos en luz amándonos unos a otros. Más adelante cataloga a los cristianos en hijos de Dios o hijos del diablo, de acuerdo al amor a nuestros hermanos. También nos dice que él que practica el pecado es del diablo. Nos advierte de los anticristos. Si pecáramos y nos arrepentimos, Cristo intercederá por nosotros y Dios perdonará nuestros pecados, pero Juan nos Dice: “les escribo todo esto para que no pequen”

Dios les bendiga

Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada