Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 14 de agosto de 2011

LA BONDAD Y LA SEVERIDAD DE DIOS

Romanos 11:22

Introducción:

La biblia describe constantemente las cualidades de Dios. La historia del trato de Dios con los hombres y con el pueblo de Israel, nos enseña la manera como Dios actúa y como es.
La forma como Dios trato con Adán y Eva nos muestra sus cualidades, igual con Caín y Abel, Noé, con el pueblo de Israel, con los reyes: Saúl, David, Salomón, etc.
A través de la biblia leemos del amor, la bondad, la misericordia, la provisión, la protección y el cuidado de Dios por los suyos. Pero también leemos de la severidad, justicia y rectitud de Dios.
El mundo entero ve y cree en Dios de diferentes maneras. Pero la más generalizada es que Dios es amor y como tal, es permisivo y no le importa si las personas le obedecen o no le obedecen. Romanos 11:22
Dios amo al pueblo de Israel, pero ellos no creyeron en Jesús, por cual cayeron, pecaron y fueron arrancados del árbol. Veremos la bondad y severidad de Dios a través de algunos ejemplos.

1. ADAN Y EVA.

Dios mostro su bondad para con Adán. Lo creo a imagen y semejanza de Dios. Lo puso sobre toda su creación, se compadeció de la soledad de Adán y creó una mujer para él. Los puso en un paraíso terrenal. Génesis 1:27-30 Génesis 2:15-25
Dios amo a Adán y Eva, y los lleno de bendiciones, pero la historia nos muestra que la desobediencia de ellos, produjo el castigo de Dios a su pecado. Génesis 3:7-19 Dios mostro su bondad y su severidad con ellos.

2. El pueblo de Israel que salió de Egipto.

Dios en su propósito protegió al patriarca Jacob y a sus hijos, en un pueblo extraño y idolatra: Egipto. Génesis 46:2-4
Dentro de este pueblo, la familia de Jacob se multiplico por varios siglos, baja la protección de Dios. Éxodo 1:7
Tanto fue su crecimiento, que el pueblo de Israel era mayor y más fuerte que el mismo pueblo egipcio. Éxodo 1:8-12
Vemos el amor de Dios, su bondad para con el pueblo, los bendijo, los protegió y los multiplico. Cuando el yugo egipcio se intensifico, los libero con poder. No tuvieron necesidad de pelear o de tramar una revuelta, sólo obedecieron las instrucciones de Dios y fueron liberados, salieron de Egipto con riquezas. Éxodo 12:33-36 Éxodo 12:51
Dios los protegió durante el camino. Con poder y milagros. Los acompañaba una columna de nube de día y una de fuego durante la noche. Abrió el mar rojo y le permitió pasar al pueblo por tierra seca en medio del mar. Pero este pueblo era duro de corazón, y se rebelaron contra Dios y murmuraban constantemente, hasta que Dios se canso, y su bondad se transformo en severidad. Números 14:1-12 Números 14:26-32
Ellos no entraron a la tierra prometida, sino vagaron por cuarenta años en el desierto hasta que todos los rebeldes murieron.

3. El rey David.

Dios bendijo a David, siendo un joven pastor llego a convertirse en rey de Israel. Y Dios lo bendijo y su protección no se aparto de él hasta que David peco contra Dios. Tomo la mujer de unos de sus soldados y luego mando asesinarlo. Dios mostro su severidad para con David. 2 Samuel 11:2-5
Vino la severidad de Dios para con David. Sus hijos se mataron entre sí, uno violo a su propia hermana, su hijo Absalón se levanta contra él y le quita el reino, viola sus concubinas delante del todo mundo. David huye como un pordiosero, descalzo y humillado. Después de tantas bendiciones, su pecado trajo como consecuencia que Dios se apartará de él. Fue castigado, disciplinado. Pero de una manera muy severa. 2 Samuel 15:13-16 2 Samuel 15:30
Que impresionante, después de toda la gloria y bendiciones que David había recibido de Dios, su familia se volvió un desastre, su mundo, su entorno, su vida se transformo completamente. Y todo por la desobediencia contra Dios.

Dios cambio su bondad para con David en severidad.

Conclusión:

Tenemos muchos más ejemplos: Todos los reyes de Israel y Judá, el mismo pueblo de Israel durante estos reinados, pero el mejor ejemplo es del amor de Dios por su pueblo rebelde, le envió a su hijo amado para que les brindará la salvación, pero ellos le rechazaron por lo cual fueron desarraigados, desechados por Dios.
Esto nos sirve como ejemplo de amonestación, de reflexión, Dios muestra su bondad para los que permanecen en ella, pero al igual, que con todas estas personas, Dios puede cambiar a ser severo. Tratemos de mantenernos obedeciendo la voluntad de Dios y recordemos que si llegásemos a caer, a pecar, abogado tenemos, a Cristo nuestro salvador.
Todas estas personas conocieron la severidad de Dios, más sin embargo la misericordia de Dios estuvo con Adán y Eva, con el pueblo que vago cuarenta años en el desierto, ni siquiera sus vestidos se ajaron, y con David quien fue restituido a su trono y su vida fue bendecida por Dios.
La diferencia: David se arrepintió los otros no.
“Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo”


Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada