Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Comentario: ¿Que evangelio predicamos?

Reflexionando las causas por las cuales muchos hermanos con poco tiempo de bautizados se apartaban de la iglesia, recordé la parábola del sembrador donde nuestro señor nos enseña que el crecimiento de la semilla depende del corazón de la persona en el cual la palabra es sembrada.
Por ejemplo tenemos en Lucas:
Lucas 8:12 Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.
La verdad es que todo aquel que se aparta es porque la palabra de Dios, no echó raíces en su corazón.
Muchos hermanos se apartan y cuando se les pregunta las causas por las cuales están apartados y no han vuelto a congregarse, no reconocen que están apartados y en pecado para con Dios.
Pareciera que no hubieran entendido lo que se les han enseñado de la palabra de Dios.
Pero existe un factor con el cual debemos tener cuidado y sobre el cual quiero que reflexionemos:
¿Qué evangelio predicamos?
El evangelio que muchos predican:
Que la iglesia es buena y todos los hermanos son amorosos.
Si te bautizas serás salvo y serás parte de la iglesia.
Si te bautizas la iglesia te puede ayudar de las ofrendas, los hermanos son tan buenos.
Oye, tienes problemas económicos o familiares o matrimoniales, Ve a la iglesia y busca a Dios para que Él te ayude y cambie tu situación.
Muchas de estas afirmaciones son ciertas pero no son las causas por las cuales debemos bautizarnos y formar parte de la iglesia.
Muchos terminan bautizándose por estas razones o porque fueron ayudados en sus tribulaciones e influenciados por hermanos, que con buena voluntad practican un evangelio social.
Estos nuevos hermanos no duran mucho en el camino que Cristo nos abrió.
¿Qué evangelio debemos predicar?
El apóstol Pablo nos lo enseña en la primera carta de los corintios:
1Corintios 15:1-4 Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;
¿Qué evangelio debemos predicar?
Que Cristo murió por mis pecados, por los tuyos y por los de todos, fue crucificado por mis pecados y por los tuyos, que fue sepultado y fue resucitado por Dios al tercer día, y ahora está vivo gobernando, reinando y él manda a todos los hombres que se arrepientan de sus pecados y lo obedezcan. Que crean que él murió por todos y se bauticen para que sus pecados sean perdonados y que guarden todas las cosas que Jesús a mandado.
En el primer discurso de Pedro, les predico a los judíos el evangelio y cuando ellos le preguntaron que podían hacer, él le dijo:
Hechos 2:36-38 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. 37 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? 38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
¿Qué evangelio predicas?
Y tú ¿Qué evangelio obedeciste?
El de Cristo o el de los hombres.
Seguir a Cristo tiene un gran costo.
Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada