Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 4 de septiembre de 2011

CUMPLE TU PACTO CON DIOS

(El compromiso de ser cristiano)

Introducción:

El pueblo de Israel fue especial para Dios, en la biblia leemos la providencia y el amor de Dios para con este pueblo, Dios le prometió a Abraham que su descendencia sería un pueblo grande. Y Dios cumplo su promesa. Dios hizo pacto con este pueblo, entregando sus mandamientos, ordenanzas y estatutos, y el pueblo acepto el pacto. En el pacto o contrato o acuerdo, Dios se comprometía a cumplir lo que ofrecía y el pueblo se comprometía a cumplir la voluntad de Dios. Éxodo 19:5 -8 La historia bíblica nos enseña que el pueblo en diferentes épocas no cumplió su compromiso con Dios. Esto trajo muchos males a este pueblo. El ejemplo de Israel nos sirve para amonestarnos, exhortarnos a no caer en su desobediencia. Debemos entender que el pacto lo establece Dios y los hombres lo aceptan y cumplen o no lo hacen.

1. Compromiso con Dios y Jesús.

Cuando obedecimos el evangelio y nos bautizamos hicimos un pacto o compromiso con Dios, aceptamos las condiciones de Dios, por lo cual tenemos obligaciones y compromisos que cumplir para con Dios. El pacto de Dios para con sus hijos fue sellado con la sangre de Cristo. Cristo mando a los apóstoles: que enseñasen a los discípulos a que guardasen todas Las cosas que les había enseñado. Mateo 28:18-20
Nuestra salvación o condenación depende de que cumplamos todas las cosas.

2. Vivir en santidad.

La palabra de Dios nos manda a despojarnos del viejo hombre con sus vicios. Santificación según Vine: La santificación también se utiliza en el NT de la separación del creyente de las cosas malas y de los malos caminos. Esta santificación es la voluntad de Dios para el creyente Efesios 4:22-24
Crecimos y vivimos desarrollando buenas cualidades pero muchos defectos que antes Dios son pecaminosos. Colosenses 3:5-13 La santidad significa consagrarse a Dios, dedicar su vida a Dios. Este es el compromiso que tenemos con Dios. Sin la santidad nadie verá a Dios.

3. Amar el cuerpo de Cristo: Su iglesia.

La iglesia que Cristo compro con su sangre, son todos los santos que han obedecido la voluntad de Dios, y han bajado a las aguas del bautismo. Específicamente hay santos en todas partes del mundo que se ponen de acuerdo y se reúnen en diferentes localidades. El deber de cada miembro es amar a dicho cuerpo, pero no de palabras, sino con hechos. Todos nosotros somos la iglesia de Cristo, para amar la iglesia es necesario amar a nuestros hermanos.

3.1. Amar a nuestros hermanos.

Si no amamos a nuestros hermanos no amamos a la iglesia de Cristo. 1Pedro 1:22
Al igual que nuestra fe, debemos manifestar obras que demuestren nuestro amor por los hermanos. 1Juan 3:18
Debemos estar presto, diligentes por ayudarnos, preocuparnos, servirnos, exhortarnos, animarnos, orar y asociarnos unos a los otros. Estos es una gran responsabilidad en la cual todos fallamos y que debemos esforzarnos por corregir. Este compromiso lo hicimos con Dios.

3.2. Amar a la iglesia.

La iglesia existe reunida o no, pero todas las semanas en el día del Señor, nos reunimos como iglesia para adorar a Dios. Es un día especial donde todos nos vemos las caras y podemos manifestar nuestro amor unos por los otros.
3.3. a. Decentemente y con orden.

El culto debe hacerse en orden, sujetándose a la normas de Dios. Los miembros que no tienen actividad deben ayudar, preparándose para la cena, traer su ofrenda apartada, practicar los canticos en su casa, para ayudar a que suenen bien en el culto, ayudar con el buen orden de todo. 1Corintios 14:40

3.2. b. No dejando de congregarse como algunos tienen por costumbre.

¿Cómo podemos mostrar amor a Dios y a nuestros hermanos si estamos faltando constantemente o estamos llegando tarde constantemente? La falta constante al culto es un pecado ya que no se cumple con el mandamiento. Dios conoce las razones reales por las cuales no asistes, ante Él tendrás que dar cuenta. El no asistir por cualquier causa y constantemente es un irrespeto a Dios y a sus hermanos.. Hebreos 10:23-31 Amar a la iglesia es un compromiso que tenemos con Dios.

3.2. c. Involucrarse en las responsabilidades y actividades de la iglesia.

Dios ha dado diferentes niveles de responsabilidades a los miembros de la iglesia, pero nunca dio toda la responsabilidad a un solo hombre, cada persona tiene diferentes talentos que debe usarlos para ayudar a la iglesia en sus actividades.
Cuando Cristo les hablo a las iglesias en apocalipsis el mensaje fue para toda la iglesia, lo bueno o lo malo se lo estaba diciendo a toda la iglesia:
A la de Éfeso le dijo “conozco tu arduo trabajo” “has dejado tu primer amor”
A la de Esmirna le dice “pero tú eres rico”
A la de Pérgamo le reclama que son permisivos con falsa doctrinas.

Las virtudes o pecados que tienen las iglesias son causadas por sus mismos miembros. No hablo de pecados individuales, sino pecados grupales generados por el poco celo por la palabra de Dios. Por el poco amor por el trabajo que debe realizar la iglesia. La iglesia tiene varias responsabilidades: Evangelizar, anunciar a Cristo, ayudar a los santos necesitados, edificar a los santos y cuidarse de si misma de falsas doctrinas y del pecado.

- Edificar a los santos Efesios 4:10-13
- Ayudar a los santos necesitados, normalmente se recogen ofrenda y se está pendiente de esto.
- Evangelizar o anunciar a Cristo. Es una obligación anunciar a Cristo tanto como iglesia como individualmente. En el plan de evangelización pocas veces se involucran todos los hermanos y la mayoría de las veces se deja al desconocido por fuera. Se enfoca la evangelización hacia familiares, amigos y conocidos pero poco se habla del desconocido. Debemos apoyar el anunciar a Cristo. 1 Pedro 2:9

Conclusión:

El pacto con Dios es un compromiso donde todos los cristianos tienen muchas responsabilidades que cumplir, no es opcional. Debemos obedecer a Dios en todo, debemos cumplir con el pacto que tenemos con Dios. Como seguidores de Cristo, debemos honrar su nombre y trabajar, ayudar, apoyar la causa de Cristo, debemos trabajar por nuestra santidad y por la iglesia.

Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada