Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 4 de marzo de 2012

LA CASA DE DIOS

1 Timoteo 3:15

Introducción:

Dios ha tenido diferentes casas. Aunque sea difícil de comprender la biblia nos muestra que desde tiempos antiguos Dios ha morado en casas.

El Dios Todopoderoso, creador de todo lo que existe ha morado y mora en casa. Dios no mora en su casa como nosotros vivimos en nuestras casas, nosotros vivimos entre cuatro paredes o más, pero la casa de Dios ha sido más que eso. Aunque las casas que se han relacionado con Dios tienen paredes hechas por hombres, las casas de Dios han tenido un significado mayor a la de un simple edificio.

Pablo les dijo a los idolatras de Atenas, viendo sus santuarios:

Hechos 17:24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas.

Con el pueblo de Israel, Dios tuvo más de una casa. En la actualidad Dios tiene casa donde mora.

1. Las casas de Dios.

Después de la salida del pueblo de Israel de Egipto, Dios le ordeno a Moisés que le hiciera un tabernáculo, donde el habitara en medio del pueblo. Éxodo 25:8-9

En los primeros siglos, Israel siempre tuvo el tabernáculo como la casa de Dios. 1Cronicas 6:48 Esta casa de Dios no tenia paredes de roca o ladrillo o barro, era de tela y madera, la casa de Dios, el tabernáculo era una tienda. Éxodo 26:1-3

Y a esta casa iban a consultar a Dios. Éxodo 33:7-9

Posteriormente Salomón le construyo un templo a Dios, que vino hacer la casa de Dios. Para todos ellos la casa de Jehová era el templo. 1reyes 8:17-21

Posteriormente Este templo fue destruido por la infidelidad de Israel, y fue reedificado, posteriormente fue demolido 19 años antes de Cristo por Herodes el grande y construyo uno nuevo, este templo era el que existía cuando vino Jesús. Jesús llamo a este último templo la casa de Dios. Mateo 21:12-13

2. Dios no mora en casas físicas.
Estas casas no eran realmente morada de Dios, sino lugares donde Dios y su nombre eran invocados y Él escuchaba a su pueblo. Inicialmente el hacia acto de presencia en nubes. Salomón sabía que un edificio no podía contener a Dios, y así lo expresaba 1reyes 8:27 Dios sencillamente utilizaba estas “casas” como sitios donde se comunicaba con su pueblo.


3. La casa de Dios en la actualidad.

Después de su muerte, el templo que Cristo purifico dejo de ser la casa de Dios. Y Dios estableció su nueva casa. 1Timoteo 3:15

La casa de Dios, ahora es la iglesia, pero a diferencia del pueblo de Israel, Dios mora en su iglesia.

Por la fe y la obediencia, Dios mora en los corazones y en la vida de su pueblo, ya no necesita edificios físicos, su casa no es un templo o un local, su casa es la iglesia, el grupo de los llamados a fuera del mundo y del pecado. Nosotros la iglesia de Dios, somos su casa.

Que privilegio tan grande y maravilloso, somos la casa donde Dios mora en la tierra. Por eso la biblia dice que nuestros propios cuerpos son templo del Espíritu Santo, porque el mora en nuestros corazones, en nuestras mentes y en todo nuestro ser. 1Corintios 6:19

Y la iglesia es el templo, la casa del Dios viviente. 2Corintios 6:16 La iglesia es el grupo de personas que han sido llamadas mediante el evangelio, y que al obedecer y bautizarse, han salido del mundo, de las tinieblas y han sido agregados al reino de Dios, al cuerpo de Cristo.

4. Privilegio y responsabilidades de la iglesia.

1Pedro 2:9 La iglesia debe preocuparse por mantenerse siempre dentro de las reglas que Cristo ha establecido para su iglesia, según el diseño de Dios. La iglesia debe anunciar a Cristo, debe preocuparse por cada uno de los santos que la integran, hacer benevolencia entre los santos, debe reunirse todos los domingos para hacer el memorial de Cristo y adorar a Dios conforme al patrón bíblico. Edificar y fortalecer espiritualmente a sus miembros.

Somos el pueblo de Dios, su morada en la tierra y debemos valorar a Dios y a Cristo sobre todas las cosas, pero es necesario para lograr esto valorar la iglesia de Dios, la iglesia que Cristo que compro con su sangre. Cada uno de los miembros debe amar la iglesia, que no es un edificio, sino las personas que hemos sido añadidas por Dios. Amarnos, preocuparnos, servirnos, exhortarnos, ayudarnos unos a otros. Ayudar cada uno de nosotros con sus talentos a cumplir la responsabilidad que la iglesia tiene. 1Juan 4:21 1Juan 3:14 1Juan 3:

¿Cómo mostramos nuestros amor para con Dios, para con su casa, su morada, a la sangre que Cristo derramo por ella, si no asistimos? Hebreos 10:24-29-31

Conclusión:

Sabes que eres parte de la casa de Dios, eres una piedra o una columna del templo de Dios. ¿Cuál es tu condición? ¿Una columna a punto de derrumbarse o una columna que ya no funciona o una columna que mantiene firme la casa de Dios? ¿Eres parte de la casa de Dios o no lo eres?


Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada