Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 8 de abril de 2012

CON MÁS DILIGENCIA ATENDAMOS A LAS COSAS QUE HEMOS OÍDO

Hebreos 2:1-3

INTRODUCCIÓN:

Dios nunca ha dejado a su pueblo sin dirección, desde la creación del mundo Dios ha expresado su voluntad. La voluntad de Dios es que: quienes oigan su palabra la obedezcan, su deseo es que los seres humanos estén bien con Él y puedan gozar de los beneficios y promesas que nos ha dado a todos.

Dios instruye, expresa su voluntad para que obedezcan. Así lo hizo con Adán y desobedeció, lo hizo con Sem, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, etc., que fueron obedientes. Con el pueblo de Israel que fue tan desobediente, con los primeros cristianos quienes muchos fueron obedientes pero otros no lo fueron.

No espera que obedezcamos lo que nos agrada y no cumplamos los que no queremos, todo lo que Dios nos manda, debemos obedecerlo.

Por eso se nos manda en la biblia, que es lo mismo como si Dios nos hablará a que: Hebreos 2:1-3 con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.

1. Dios ha hablado.

A los patriarcas desde Adán hasta Jacob, les hablo y les expreso su voluntad a ellos directamente. Dios le hablo a Moisés y le dio la ley para el pueblo de Israel, quienes disponían de la voluntad de Dios hablada y escrita, también les hablo a través de profetas. Cuando vino Jesucristo al mundo, le hablo al pueblo Judío a través de él, manifestándoles su voluntad. Y todo fue escrito Hebreos 1:1-2 Juan 20:30-31

A los cristianos del primer siglo les hablo a través de los apóstoles por inspiración del Espíritu Santo. Colosenses 1:25 Tito 1:3
Y nos habla a todos los seres humanos a través de todo lo ordeno a todos los patriarcas, al pueblo de Israel, lo que enseño Jesús y lo que enseñaron los apóstoles, todo escrito en un libro: la biblia. Hoy Dios nos habla a través de la biblia. Y a través de personas que estudian e interpretan la biblia explicándonos lo que Dios expresa y exige en ella. 2Timoteo 4:1-2

2. Dios exige obediencia.

Dios nos exige obediencia, la misma obediencia que esperaba del pueblo de Israel. Deuteronomio 10:12-15 Deuteronomio 6:13-17 Dios espera de su pueblo, de sus santos, de cada uno de nosotros: Obediencia a su voluntad, a su palabra, fue así hace mil años y es así ahora y será así por siempre.
El pueblo de Israel sufrió las consecuencias de su desobediencia, durante su historia fueron duramente castigados por Dios, al punto que fueron esclavizados y desaparecidos de la tierra que el mismo Dios les había dado. Lamentaciones 1:3-5

¿Cuánto más castigo mereceremos nosotros si despreciamos una gracia tan grande y el sacrificio de nuestro señor Jesús? Dios espera obediencia no todo él que le dice señor, señor a Jesús entrará en el reino de los cielos, sino solos aquellos que hacen la voluntad de Dios. Mateo 7:21
Desobedecer no es sólo seguir falsas enseñanzas también tiene que ver con el pecado, que no es más que no obedecer la voluntad de Dios. 1Juan 3:4 ¿De cual ley?, la ley de Cristo, la ley de la libertad, el nuevo pacto sellado con la sangre de Cristo. Santiago 2:12 Gálatas 6:2

3. Con diligencia debemos atender nuestra salvación, obedeciendo la voluntad de Dios.

Somos nuevas criaturas en Cristo por la obediencia a la verdad, por obedecer el evangelio, la voluntad de Dios. 1 Pedro 1:18-23
Hemos renacidos por la palabra de Dios y ella y solamente ella nos edifica para mantener nuestras almas puras. Santiago 1:21
Esforcémonos por alcanzar la salvación. 2 Pedro 3:14

No es fácil salvarse, diligentemente debemos obedecer la palabra de Dios, no siendo oidores olvidadizos poniendo en práctica lo que aprendemos de la voluntad de Dios.

Conclusión:

Tengamos cuidado con el respeto, la obediencia a la palabra de Dios, porque dependiendo de eso estaremos respetando o irrespetando a Dios. Hebreos 12:25

Cumplimos lo que aprendemos, lo que oímos sobre la biblia, respetamos a Dios y le demostramos temor. No cumplimos lo que aprendemos u oímos o parte de ello, irrespetamos a Dios y no le tenemos temor. Proverbios 1:7 Eclesiastés 12:13

Mario Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada