Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

lunes, 4 de junio de 2012

NO TE ENTREMETAS, PUES, CON EL SUELTO DE LENGUA.


Proverbios 20:19

Introducción:

Dentro del pueblo de Dios hay pecados, algunos son escandalosos y otros pasan desapercibidos. Los pecados escandalosos son identificables fácilmente pero hay otros que no se identifican con facilidad, tales como el orgullo, la falta de amor, la tibieza espiritual, etc.

La murmuración y el chisme son otros de esos pecados que carcomen la santidad de la iglesia.

La murmuración es conversar o charlar en perjuicio de otra persona. El perjuicio es perjudicar o dañar material o moralmente a una persona. Sencillamente es hablar en contra,

El chisme es un pecado que no se percibe con facilidad, pero que es condenado por Dios. Tiene que ver con el mal uso de la lengua   y también podría caer en el no juzgar con justo juicio. El chisme es una noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna.

En algunos casos el chisme, la murmuración y malignidades tienen el mismo significado bíblico.

Con el uso incorrecto de nuestra lengua, podemos propagar un fuego impetuoso que puede acabar con la reputación o inclusive con la vida espiritual de un hermano y puede llegar a perjudicar una iglesia entera.

Proverbios 20:19  El que anda en chismes descubre el secreto;  No te entremetas, pues, con el suelto de lengua.

Versión Dios Habla Hoy lo traduce así: Pro 20:19  El chismoso no sabe guardar un secreto, así que no te juntes con gente chismosa.
1. La lengua.

La biblia nos enseña que la lengua es un miembro pequeño dentro de nuestro  cuerpo que en muchos casos no somos capaces de dominar. Con la lengua podemos bendecir, animar, instruir, exhortar a nuestros hermanos pero también podemos perjudicarlo, dañar su reputación, hacerlo tropezar, y propagar un rumor que puede tener verdades y mentiras.

Con la lengua nos jactamos de grande cosas y una de ellas de lo grande que somos, de lo mucho que sabemos, de lo mucho que somos apegados a la voluntad de Dios, de lo justo que somos, con la lengua hacemos grande cosas. Pero la realidad es que muchas de esas cosas que propagamos no son del todo verdad. La mayoría de las veces no somos tan grandes, la verdad es que no sabemos mucho porque recitamos la biblia completa pero  en nuestra vida no aplicamos mucho de lo que sabemos, por lo cual no nos sujetamos tanto a la voluntad de Dios. Santiago 3:1-12

2.  El chisme o la murmuración en el antiguo pacto.

Al pueblo de Israel, Dios le dio instrucciones precisas sobre la murmuración o chisme. Les pedía que no anduvieran en eso.

Levíticos 19:1-2 Habló Jehová a Moisés, diciendo: 2  Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios.

Levíticos 19:16  No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová.

Uno de los pecados que Dios les recrimino a Israel, era que hablaban mentira y su lengua murmuraban maldades. Isaías 59:1-3 
 
3. El chisme o murmuración en el nuevo pacto.

Aquellos que practican la murmuración son personas que no toman en cuenta a Dios y su palabra. Pueden llegar a convertirse en detractores o difamadores. Romanos 1:28-32  Acá en romanos hay una palabra más que se relaciona: malignidades, mala manera o carácter, de ahí, mala disposición que tiende a interpretar todo de la peor manera, malicia, malevolencia.

4. El problema con el chisme o murmuración.

El problema del chisme o rumor es que se esparce pero la mayoría de las veces no se está diciendo lo que realmente ocurrió, sino que se dice una mezcla de verdad y mentira. Por lo general la parte de mentira es la que nos lleva a exagerar los acontecimientos o asumir verdades que no son. Esto nos lleva a realizar un juicio injusto.

El chisme a medida que se esparce va agregando más y más mentiras, lo cual es pecado. Siempre hay chismosos o murmuradores, pero para esparcir un chisme hace falta más de un persona, por lo cual el chisme es un pecado grupal de dos personas o más. El chisme es una tentación muy grande y en el cual se cae con mucha facilidad. Proverbios 18:8  Proverbios 26:20 

NVI Proverbios 18:8 Los chismes son deliciosos manjares; penetran hasta lo más íntimo del ser.

5.  Juzgar con justo juicio. Juan 7:24

Es necesario juzgar o evaluar algunos asuntos a la luz de la biblia, y determinar si algo es pecado o no. Algunas veces es necesario reunirse más de un hermano para evaluar algún asunto, esto no constituye chisme. Pero tengamos mucho cuidado con el tipo de juicio que hacemos y principalmente con la condición espiritual que tengamos.  

En todo el mundo hay personas supercríticas, severas, que todo le desagrada, que juzgan o censuran a otras personas por su propias reglas. Se creen superiores o estiman que sus defectos o pecados son pequeños comparados con los de las otras personas, los juzgan o critican por lo que hacen, dicen, se comportan, etc. Algunos de nosotros, a veces, tenemos algo de esto. Con la norma o medida que hagamos juicio, con esa misma norma seremos juzgados. Mateo 7:2  Santiago  2:13 Gálatas 6:7 

Si somos duros, severos, implacables juzgando, criticando o condenando a nuestros hermanos, de igual manera seremos juzgados o criticados. Si somos misericordiosos, benignos, pacientes de igual manera seremos tratados.

Conclusión:

El chisme o la murmuración es un pecado detestado por Dios. Con ellos podemos dañar a un hermano o a una iglesia, muchas veces lo que escuchamos o creemos es una parte de lo que realmente ocurrió, recordemos que cuando repetimos algo que hemos escuchado lo más seguro es que estemos repitiendo una mentira. Santiago 4:11  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada