Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

ESTAD FIRMES, Y RETENED LA DOCTRINA QUE HABÉIS APRENDIDO


2 tesalonicenses 2:15

2Tesalonicenses 2:13-15  Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, 14  a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. 15  Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.

El mandamiento de Dios a los primeros cristianos fue a estar firmes y a retener las enseñanzas que se habían aprendido por palabra o carta de los apóstoles. Estas instrucciones tenían una razón de ser y era el hecho de que en ese entonces, como ahora existen diversas doctrinas sobre la voluntad de Dios y sobre la interpretación de la palabra de Dios.

Para el año 400-300 a.c., el estudio de la divinidad por pensadores no religiosos, tuvo su mayor auge con Platón, quien uso por primera vez el término teología, queriendo referirse a la comprensión de la naturaleza divina por medio de la razón.

Hoy existen teólogos cristianos a montones. Pero en vez de ayudar al entendimiento de las sagradas escrituras, sencillamente han creado una gran variedad de doctrinas supuestamente fundadas en la biblia.

Han surgido expertos o eruditos a montones que explican la voluntad de Dios con diferentes interpretaciones. El mayor pecado de los eruditos es negar lo que la palabra de Dios enseña de una manera muy sencilla y clara y de afirmar como correcto lo que Dios no aprueba.

Por eso el mandamiento es que retengamos lo que hemos aprendido, en nuestro caso a través de las cartas de los apóstoles, de los evangelios y del libro de los hechos. El nuevo testamento.

Los deseos de los hombres los llevan a mal interpretar la palabra de Dios.

Los mandatos de Dios van contra la carne, contra las pasiones, contra el mundo, contra el pecado y van a favor del reino. Y todos queremos estar entre dos aguas, obedeciendo a Dios y tener nuestra conciencia tranquila amando al mundo y las costumbres que en él hay. Santiago 4:4 1Juan 2:15-17 

Hoy se ha logrado desvirtuar la voluntad de Dios, en las sectas hoy existen “cristianos” homosexuales, lesbianas, bebedores de licor, fumadores, aquellos que exponen sus cuerpos semidesnudos, que bailan, mercaderes de la fe, etc y creen que están bien con Dios.

También entre el verdadero pueblo de Dios, hay muchos que se han ido apartando de la voluntad de Dios, muchos cristianos abogan a favor de la bebida, del tabaco, de la sensualidad, de la mundanalidad Judas 1:17-19  Existe división entre aquellos que quieren llevar una vida sujeta a la palabra y aquellos que quieren llevar una vida cristiana – mundana.

Nuestro deber es sujetarnos a lo que Dios estableció en su palabra, en su testamento, ratificado con la sangre que Cristo derramo. Se nos exhorta que no nos dejemos llevar por doctrinas diversas, incluyendo lo que podemos comer o no. Hebreos 13:9 

Estas falsas enseñanzas llevan al cristiano a identificarse y adaptarse al mundo. Perdiendo de vista la voluntad de Dios. Un ejemplo: la vestimenta. Se ha desarrollado alrededor de la vestimenta enseñanzas que permiten pensar a muchos cristianos que el único sitio donde deben vestirse con pudor, decencia y decoro es para el culto y estos mandatos no aplican para el resto de los sitios donde vivimos: hogar, montaña, trabajo, la playa, etc. Cuando estudiamos los versículos involucrados con la ropa entendemos que es en todo lugar donde debemos vestirnos correctamente.

Las falsas enseñanzas circulan por todo el mundo y están haciendo que millones de personas seguidoras de Cristo se estén perdiendo. La razón: no se están sujetando a la palabra y dentro del reino también esta pasado lo mismo. Romanos 16:17  ¿Por qué causa? Las pasiones mundanas. Romanos 16:18 

También con relación a la iglesia, en cuanto a sus responsabilidades y su independencia, existen diferencias doctrinales, estando entre dos corrientes: Dios y los deseos de los hombres. Por ejemplo el institucionalismo es un error que se está cometiendo dentro de la iglesia del Señor, la dependencia de una iglesia de cierta localidad de otras iglesias o grandes organizaciones manejando las iglesias a través de predicadores o “ministros” asalariados, va contra el modelo bíblico.

Muchas se han desviado del sencillo modelo bíblico, permitiendo a las mujeres enseñar, dando uso a las ofrendas que no son bíblicos, permitiendo instrumentos musicales, fomentando actividades deportivas, etc.

El peligro surge desde nosotros mismos.

¿De dónde surge el peligro? Desde nosotros mismos porque aceptamos enseñanzas no bíblicas. En el tiempo de los apóstoles esto sucedía, pero estaban ellos que eran autoridades que corregían el error. Judas 1:4 

El ser humano es dado a resistirse a aquello que va en contra de sus deseos, por ello surgen maestros que adaptan la biblia a los deseos propios. En eso debemos tener cuidado. 2Timoteo 4:3-4 

Muchos maestros son eruditos, teólogos que mal interpretan la biblia y esparcen doctrinas no bíblicas. Pedro advierte sobre esto. En aquel entonces no había teólogos cristianos, hoy los hay como arroz. 2Pedro 3:15-16

El asunto de todo esto, es que es necesario mantenernos firmes en la voluntad de Dios. Permanecer firme defendiendo la fe que fue una vez dada a los apóstoles. Y entender que hay muchas enseñanzas falsas circulando, las cuales pueden arrastrarnos Judas 1:3 

Conclusión:

Mantenerse firme y retened la doctrina que la biblia nos enseña es una obligación, y defenderla también es una obligación. Crecer en el conocimiento del señor Jesús y lo que él espera de nosotros es vital para nuestra salvación, dejarnos arrastrar por el error, el sensualismo es ponernos de espalda a Dios. 2Pedro 3:17-18

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada