Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 21 de octubre de 2012

EL EJEMPLO DEL PUEBLO DE ISRAEL


1 Corintios 10:11
 

Introducción:

1 Corintios 10:11  Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.
 
La palabra nos enseña que lo que le aconteció a Israel, fueron escritas para nuestra enseñanza, para que a través del ejemplo de Israel y lo que les sucedió aprendamos de ellos y evitemos cometer los mismos errores.


Desde su salida de Egipto este pueblo se opuso a la voluntad de Dios en muchas oportunidades.


La historia del pueblo de Israel se puede estudiar de muchas maneras, pero hoy quiero hablar de cuatro grandes acontecimientos que nos enseñan mucho y que podemos ver nuestra vida espiritual reflejada en ella.


Cuatro grandes períodos: Esclavitud, etapa en el desierto, conquista de la tierra prometida y el Cautiverio.


1. Esclavitud    


Israel fue esclavo en Egipto, aunque los primeros años de Jacob y del pueblo que surgió de él, en Egipto, fueron buenos, después de  varios siglos los egipcios se asustaron porque los israelitas eran mucho más grandes que ellos, por lo cual fueron duros y severos. Éxodo 1:6-22 


El tiempo que duraron en Egipto fue 430 años. Ellos en la celebración de la pascua y cuando guardaban el sábado hacían memoria de que habían sido esclavos en Egipto y que Dios los había librado con poder. Deuteronomio  5:12-15 

Nosotros también fuimos esclavos, así como el pueblo de Israel fue esclavo, nosotros fuimos esclavos del pecado, de este mundo. Recordemos que antes de hacernos cristianos nosotros estábamos bajo la potestad de las tinieblas, baja la esclavitud del pecado. Romanos 6:15-18  Efesios 2:1-3


Nuestro Egipto era el pecado y la corriente de este mundo, del cual Dios nos liberto con poder.

E
n Egipto Dios hizo grandes milagros y señales, pero para nosotros demostró un poder mayor, la muerte y la resurrección de Cristo y nuestra resurrección del pecado.. Efesios 2:4-6


2.  El desierto   


Dios les había ofrecido la tierra prometida, debían cruzar el desierto para llegar a su destino, pero por su desobediencia y terquedad, Dios los hizo vagar por el desierto por  cuarenta años, hasta que muriera toda la generación malvada que tentó a Dios en muchas oportunidades. Numero 14:27-31 


A pesar de las promesas que Dios les había hecho, estas personas no pudieron disfrutar de ellas, pero su descendencia si lo haría. Dios cumpliría su palabra. Desde que salieron de la esclavitud, en muchas oportunidades desearon estar en Egipto, o haber muerto allá, porque añoraban los beneficios que tenían allí. 


No les gusto lo que estaba pasando y viendo a su alrededor, a pesar de que Dios estaba con ellos. Éxodo 16:2-3


Cuando nos hacemos cristianos, y nuestra vida sigue llena de problemas o vienen los problemas, miramos para atrás y decimos: “cuando no era cristiano me iba mejor, era más feliz y ahora que soy cristiano se me han venido tantos problemas.” Cuando en nuestra vida espiritual pasamos por un desierto donde todo a nuestro alrededor se ve gris o negro, las cosas no salen bien, muchos se desaniman y su fe es afectada. Mateo 13:20-21 


Los israelitas viéndose en un ambiente caluroso, sin comida, sin agua, sin casas, sin vegetación se desanimaron y murmuraron contra Dios. Muchos cristianos son así, piensan que su vida espiritual va ser color de rosa, pero cuando se dan cuenta que no es así, empiezan a murmurar contra Dios, y lo hacen porque ya no creen lo que se les enseña, se resisten a la verdad. Israel olvido las promesas de Dios y quito su atención de Él y puso su vista en el desierto. Al final murieron en el desierto, igualmente muchos cristianos mueren espiritualmente en el desierto de los problemas. Israel olvido que Dios estaba con ellos. 1 Pedro 1:6-9 


3.  Conquista de la tierra prometida. 


Dios condujo a los hijos de los que salieron de Egipto a tomar posesión de la tierra prometida, fue una batalla, una guerra con muchos pueblos, que fueron aniquilados y al transcurrir de los años Israel tomo posesión de la tierra. Josué 1:1-4 Josué 24:11-13 


Dios le dio la victoria al pueblo sobre lo moradores de esas tierras y les dio posesiones y riquezas materiales. A nosotros nos promete vida eterna en moradas eternas en el cielo, la tierra por conquistar es el cielo.


Muchos cristianos ya salieron del desierto y están luchando, batallando por conquistar las promesas de Dios. Cielos y tierras nuevas, no en este planeta sino en el mismo cielo, donde vive nuestro Dios y nuestro salvador Jesús. Efesios 6:12  2 Corintios 5:1  


Tenemos una guerra espiritual no sólo contra potestades superiores sino contra nosotros mismos, contra el mundano que existe en nosotros, contra el deseo en nuestra carne para volver a la esclavitud del pecado. Colosenses 3:5-10  1 Pedro 2:11  


Debemos esforzarnos por no quedar postrados en el desierto, sino alcanzar la tierra celestial prometida para nosotros.


4.  El cautiverio.  


Israel estando en posesión de lo que Dios les había ofrecido, no cumplieron la parte del pacto que ellos tenían con Dios y durante siglos, lo desobedecieron y esto trajo como consecuencia que fueran asesinados y los que quedaron vivos fueron sacados de sus tierras y llevados como esclavos a babilonia y por muchos años fueron siervos de otras naciones sin tener posesión de la tierra que Dios les había dado. Pasaron a ser esclavos nuevamente, por desobedientes y tener corazones duros. 2 reyes 25:1-7  2 Crónicas 36:17-21 


Algunos que se apartan de Dios terminan cautivos del pecado, de las falsas doctrinas, muchos después de haber aprendido la verdad y luego de habar pasado por problemas y situaciones difíciles y otros aún yéndoles bien como cristianos, vuelven a la esclavitud del pecado, al cautiverio del mundo. 2 Pedro 2:20-22 


Precisamente esto le pasó a Israel, el estado en que estaban en la esclavitud de Egipto fue mejor  a la esclavitud que experimentaron posteriormente, su postrer estado fue peor que el primero. Para un cristiano apartado, su estado ante Dios, es peor que cuando era inconverso. Hebreos 10:26-29 


Conclusión:


Aprendamos de los errores que cometió Israel, para no caer en ellos. Israel fue un pueblo bendecido y amado por Dios, pero hoy nosotros somos su pueblo amado y bendecido, no volvamos a la vida pasada, la esclavitud del pecado, no permitamos que los problemas nos hagan perecer en el desierto, sigamos firmes conquistando la vida eterna y todas las promesas que Dios nos ha dado, no seamos desobedientes trayendo la ira de Dios sobre nuestras vidas y su disciplina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada