Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

lunes, 8 de octubre de 2012

¿Tienes enterrado el talento que tu Señor te dio?


Mateo 25:18
Introducción:

El pueblo de Dios tiene diferentes talentos, que Dios nos ha dado.  Jesús espera que multipliquemos los tesoros que ha depositado en nuestra manos, que usemos los talentos dado por Él, para devolverle multiplicado lo que nos ha confiado.

En la parábola de los talentos tenemos un Señor y tres siervos. El Señor se fue lejos y les dejo talento a sus siervos y les dio libertad para usarlos. Dos hicieron buen uso del dinero y lo multiplicaron pero hubo uno que enterró el talento que su Señor le había dado. Mateo 25:18 

1.  La parábola.

Escuchamos del uso de los talentos dados por Dios  para acumular dinero, alcanzar posición, reconocimiento público, bienes, etc. Pero se pierde vista que los talentos que hemos recibidos no son sólo para nuestro beneficio. Cuando leemos la parábola, habla de un hombre que se fue lejos y dejo su dinero a sus siervos. Y después de mucho tiempo regreso y vino arreglar cuentas. Mateo 25:14-19 

Los siervos que multiplicaron los talentos le regresaron a su señor lo que les había dado y también lo que habían logrado ganar con su esfuerzo. El siervo que no quiso trabajar devolvió el talento que se le había dado.

Esta parábola nos enseña que Cristo regresara a saldar cuenta con sus siervos, con aquellos que somos parte de su reino. Y nos pedirá cuentas por los talentos que nos dio y el uso dado para el reino, la iglesia. El reino de Cristo es espiritual, no material, los talentos que él espera recibir son espirituales y no tiene que ver con riquezas, bienes, vanagloria de este mundo, etc.  Nosotros no podremos decirle aquí tienes Jesús, con tu talento te conseguí esta casa, este carro, este dinero en una cuenta, títulos universitarios, porque estos no pertenecen a su reino sino al mundo. Los talentos son espirituales, tienen que ver con su reino, donde el mundo y sus cosas no tienen ningún valor.

2.  Los siervos que multiplicaron, trabajaron.

Estos siervos generaron ganancias y fueron alabados por su Señor. Mateo 25:20-23  La aplicación para nosotros no es en riquezas materiales, los siervos con los talentos ayudan: En el reino a fortalecer a la iglesia, A edificar a sus miembros, A buscar personas perdidas en el mundo y ayudarlas a hacerse miembro de su reino, Ellos fortalecen el amor entre hermanos, ellos se preocupan por los otros miembros, ellos sirven a los otros miembros, ellos ayudan a los necesitados, le dan animo a los débiles, visitan al enfermo, consuelan a otros miembros en su aflicción, estos siervos aman lo que su señor ama, lo que su señor les ha confiado y trabajan no solamente para no perder lo que recibieron sino para multiplicar.

Es deber de cada siervo, ser un siervo bueno y fiel, trabajando, buscando siempre como sumar, como multiplicar, como ayudar para el reino de Dios. Romanos 12:4-16

No es opcional, muchos piensan que no es obligatorio trabajar para  Jesús, y desde el punto de vista humano, no se puede obligar a nadie a trabajar para el reino de Dios, pero entendiendo que Cristo espera que lo hagamos, debemos activarnos, esforzarnos por trabajar, no por la comida que perece, sino por el alimento que nos dará vida  eterna. Mateo 13:43  Si no lo hacemos, podemos ser reconocido como:

3.  El siervo que no trabajo.

El siervo que enterró su talento fue regañado y castigado.

A.  Su señor lo llamo malo.

Mateo 25:24-27  Prefirió enterrar su talento, lo guardo para no usarlo. Cuando se trata de la iglesia no se le da la importancia que tiene para Jesús, quien dio su vida por ella.

Muchos son como este siervo, no ayudan, no trabajan ni quieren hacerlo. Cuando hablamos de ayudar, no estamos hablando de ayudar a quien lleva la iglesia o el encargado, estamos hablando que no quieren ayudar al dueño de la iglesia, Jesús.

B. Su señor lo llamo negligente.

La palabra también significa indolente, perezoso, molesto. La palabra indolente, no le duele, no le duele lo que a Jesús le duele, no ama lo que Jesús ama.

C. Su señor lo llamo inútil y ordeno castigarlo.

Mateo 25:28-30  El problema no es tan grave si solo le llama inútil, el problema es la “recompensa” por no usar el talento que Dios le había dado. Se le quito lo que se le había dado y se les entrego a los otros. Aquellos que trabajaron recibieron lo que se le había dado al siervo inútil Y Sera echado en un  lugar de tinieblas donde tendrá lloro y crujir de dientes.

El siervo que no trabajo irá a parar a un lugar de tormento. Aquel siervo malo, perezoso e inútil sufrirá el castigo eterno. Mateo 13:41-42  Mateo 13:49-50 

Conclusión:

Trabajemos en el reino de Cristo, su iglesia, esforcémonos, conozcamos los talentos que hemos recibido de Dios y usémoslo para la iglesia, no sólo para nuestro bienestar.

No lo enterremos como lo hizo el siervo malo y negligente y como lo hacen muchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada