Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 23 de enero de 2013

LUZ PARA EL MUNDO Y TINIEBLAS EN NUESTRO HOGAR


Mateo 5:14-16

Introducción:

Jesús en el sermón del monte, dejo una guía maravillosa de la manera como deberían actuar, comportarse y vivir los ciudadanos del reino, sus discípulos. Allí hablo de los mansos, misericordiosos, los pacificadores, de los que lloran por el pecado, de los humildes, de los de limpio corazón, los pacificadores, etc. Cualidades que debemos desear, cultivar y poseer los cristianos.

Les dice a sus discípulos que ellos son la luz del mundo, y que esa luz que ellos poseen alumbre delante de los hombres, mediante sus buenas obras. En este mandamiento, muchos cristianos tropezamos y fallamos. Porque somos luz en la iglesia, pero en nuestro entorno no demostramos la luz que debe haber en nosotros, sino que mucha veces manifestamos tinieblas. Mateo 5:14-16 

1.  Nuestras obras manifiesta lo que somos.

El ser humano por lo general tiende a auto engañarse cuando se trata de evaluarse así mismo. Por lo general no tenemos buen juicio para determinar si estamos obrando bien o mal. Cuando obramos mal no lo reconocemos y hasta nos justificamos. Romanos 12:3 

Por ello es que vemos personas, incluyendo cristianos, que dicen y creen que obran bien, pero en realidad, sus obras lo niegan. Nosotros los cristianos sabemos que no solo somos evaluados por lo que decimos y creemos, sino también por nuestras obras.  Santiago 2:14  2Corintios 5:10 

De los fariseos Jesús dijo: Mateo 23:3-4  Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; más no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.

2.  Luz en la iglesia.

Tal vez en la reunión de la iglesia es donde mejor nos comportamos (excepto por unos pocos casos). Todos actuamos por lo que somos: santos. Cantamos, oramos, participamos de la cena, nos manifestamos cariño, etc.

Eso está muy bien, porque es la manera correcta como deberíamos actuar. Nunca debemos seguir el ejemplo que la iglesia de Corinto daba: 1Corintios 11:17-19 

Pablo le escribió a Timoteo para que supiera cómo conducirse en la casa de Dios, que es la iglesia. No todos entienden esto y sabemos que siempre habrá en las iglesias vasos para uso honroso y otros para uso viles. 2Timoteo 2:20-21 

3.  Luz en el trabajo, en el colegio, en la calle, en todas partes.

Cristo dijo: Así alumbre vuestra luz ante los hombres. Nuestro deber es predicar a Cristo y cuando lo hacemos estamos brindándole la oportunidad al perdido: nuestro jefe, o compañero, etc., que tengan la oportunidad de creer, obedecer y salvarse.

Pero se presenta un problema, como vamos a predicar a Cristo y somos un mal ejemplo. En vez de honrar a Jesús le traemos deshonra, con nuestras acciones. Precisamente esta es la reprensión que Pablo les dice a los judíos. Y lo mismo pasa entre nosotros, nos jactamos de ser hijos de Dios, pero por nuestras obras el nombre de Dios es blasfemado. Romanos 2:21-24 

Nunca han escuchado: “este y que es cristiano.”

En todas partes nuestras obras deben demostrar lo que somos, cristianos, no mundanos. De tal manera que los hombres puedan dar un buen testimonio de nosotros Colosenses 3:22-24  Colosenses 4:1  En el trabajo, con nuestros compañeros de trabajo, cuando andamos en la calle, en todos lados.

4.  Luz en el hogar, en la familia.

Aquí muchos raspamos, no pasamos la prueba. Muchas veces nuestras familias nos conocen mejor que nosotros mismos. Anunciamos a Cristo, hablamos de lo maravilloso que es, somos buen ejemplo entre los hermanos, en el trabajo, etc. Pero cuando se trata de nuestras familias, hemos sido y somos mal ejemplo.

Ellos saben que somos iracundos o mundanos o groseros o avaros o impacientes o saben que nos gustan los placeres del mundo ver cosas que no debemos ver, o posiblemente beber o fumar, vestirnos como nos da la gana, que nos gustan las ganancias deshonestas, etc.

Con ellos mismos manifestamos lo que realmente somos. Nuestras obras a veces no alumbran en nuestro hogar. Somos luz para el mundo y tinieblas para nuestras familias.

En el matrimonio somos iracundos y maltratamos a nuestras esposas o las esposas no respetan ni se sujetan al esposo. Nuestros hijos saben de lo que somos capaces de hacer en contra de ellos. En nuestro hogar, con nuestras familias debemos ser ejemplo de buenas obras, con carácter amable, firme, etc. Colosenses 3:18-21  Efesios 5:22-33

5.  Esforcémonos por ser luz para el mundo.

De todos sea conocida nuestra gentileza, manifestemos a todos que somos bondadosos y amables. Filipenses 4:5  Andando sabiamente para con todos los hombres, y especialmente para con nuestra familia, a quienes debemos demostrarles que lo que creemos y profesamos, lo vivimos. Efesios 5:15-17 

Conclusión:

Que nuestra luz alumbre a todos los hombres, por nuestras buenas obras. 1Tesalinicenses  5:4-11 

Seamos ejemplos para todos y en especial con nuestras familias, si algún día esperamos que ellos obedezcan a Dios y tengan la misma esperanza que nosotros. Reflexiones sobre el concejo que Dios les da a las esposas y que también nos sirve a los varones porque por nuestra buena conducta y ejemplo, podemos ganar a nuestros familiares. 1 Pedro 3:1-2  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada