Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 27 de enero de 2013

NI NINGUNA OTRA COSA CREADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE DIOS


Romanos 8:39

Introducción:

El ejemplo del apóstol Pablo, es de seguir e imitar. Su dedicación y amor a Jesús fue tan grande que no le importo dar todo lo que había sido, creyó y amo como pérdida por causa de la iglesia. Por ello, él pudo decir, algo que muchos cristianos no se atreverían a decir, “imítenme, sigan mi ejemplo”. 1 Corintios 11:1 

Este apóstol fue humillado, perseguido, azotado, apedreado, naufrago más de una vez,  encarcelado, vivió muchos peligros, perdió el respeto y amor de su pueblo, pero a pesar de todo esto el fue capaz de hacer una declaración tan grande y comprometida: Romanos 8:39  El se atrevió a asegurar no hay ninguna cosa creada que me pueda separar del amor de Dios.

¿Nos atreveremos nosotros a afirmar esta misma declaración, imitaremos a Pablo en esto?

1.  El contexto: VIVIR SEGÚN LA CARNE ES MUERTE ESPIRITUAL.

En el capítulo 8 de romanos, Pablo habla de que no debemos vivir para la carne, y si vivimos conforme a la carne moriremos, los que viven según a la carne no pueden agradar a Dios, inclusive los designios, los pensamientos según la carne son enemigos de Dios.  Quienes esto hacen no tienen el Espíritu de Dios. Romanos 8:1-8  

Las personas que viven según la carne, no obedecen la voluntad de Dios, no se someten a la palabra. Juan 14:23-24  1Juan 2:15
 
2.  ¿Quién nos separará del amor de Cristo?.

Pablo empieza a recitar toda  una serie de aflicciones que no deberían apartarnos de Dios.  Romanos 8:35

 Tribulación
Enfermedades, abandono de la familia, problemas matrimoniales, etc. Esto no debería apartarnos del amor de Dios 2Corintios 4:16-17 

Angustia.
Jesús dijo que por nada estuviéramos afanados, pero es lo que menos obedecemos. Nos afana nuestra vida en este mundo y nos causa angustia. Nos angustiamos por los hijos, por el carro, por la casa, por el dinero, por la enfermedad, por el trabajo Filipenses 4:6   
Hambre.
Tal vez no pasamos hambre, gracias a Dios, pero como nos afana el trabajo y el dinero.

Desnudez.
Muchos trabajan y se afanan para poder vestirse, nunca llegan a la desnudez porque su fe y amor  están en el dinero. Pero cuando nosotros rechazamos esa manera de vivir, y nos preocupamos por Dios, nunca estaremos desnudos porque Dios nos proveerá lo que necesitemos.

Peligro, ni persecución.
Hoy no somos perseguidos por nuestra fe, gracias a Dios, pero ese caso llegaría a pasar en este país no deberíamos apartarnos de Dios. 2 Timoteo 3:12-13  Romanos 8:38-39     

La muerte, ni la vida.
Ni la muerte ni el temor a la muerte debe separarnos de Dios. Todos los apóstoles murieron de una forma violenta, excepto Juan y nunca negaron a Dios, ni a Cristo.

Ni las potestades superiores
Ni los ángeles, ni los demonios, ni el diablo deberían deben separarnos de Dios.

Ni lo que ocurre hoy ni lo que vendrá mañana.
Nada de nuestra vida ni lo que hoy este pasando en nuestra vida, o en la zona donde vivimos, o en Venezuela o en el mundo ni lo que venga mañana debería separarnos del amor de Dios.

Ninguna cosa creada.

Nada, absolutamente nada debe hacernos separarnos de Dios y perder nuestro galardón. 2 Juan 8-9  1Juan 2:24-25 

Nunca nos cansemos de sembrar para el espíritu y apartémonos de los deseos de la carne y del mundo. Gálatas 6:8 

3.  Todas las cosas nos ayuda a bien.

Todo lo que acontece en nuestra vida, bueno o malo nos ayudan para bien, para aquellos que realmente aman a Dios. Dios nos ayuda en nuestro diario vivir. Romanos 8:28  Otras versiones dicen: Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman,

Dios nos ayuda en todo, en todo.

Dios sabe lo que nos va ocurrir bien o mal, pero dispone las cosas de tal manera que podamos seguir firmes a pesar de todo, bueno o malo. Si entendemos que Dios está en nuestra vida, podemos afirmar que nada nos apartará del amor de Dios, nada. Porque aunque estemos pobres, enfermos, arruinados, sin familia carnal, sin trabajo, sin comida, sin casa, etc. Dios está con nosotros porque le amamos y le amamos cuando le obedecemos.

Podemos estar seguros de estamos venciendo a pesar de lo que nuestros ojos, oídos nos estén mostrando. Dios nos manda a que no pongamos la atención en las cosas de la tierra, en aquellas cosas que perecen, sino en las espirituales, aquellas que son eternas. Colosenses 3:1-4 

Si tenemos esta seguridad, esta firmeza espiritual, podremos estar seguros de que las siguientes afirmaciones se cumplirán en nosotros:

Romanos 8:31  ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
Romanos 8:32  El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
Romanos 8:37  Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Conclusión:

En Cristo Jesús somos más que vencedores, quien puede apartarnos de Dios, nadie.  

Estemos firmes en nuestra vida espiritual, agradando a Dios en todo. Cualquiera que sea nuestra situación, buena o mala ante nuestros ojos, démosle gracias a Dios por todo, en la abundancia y en la escasez, en la salud y en la enfermedad, en todo.  1Tesalonicenses 5:18 

Hermano y hermana, ¿Te atreverás a decir: ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro?  

1 comentario:

  1. hola paso visitándoles, bendiciones desde mi blog
    www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar