Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 13 de febrero de 2013

LA REGLA DE ORO


Mateo 7:12

Introducción:

Todo aquello que queremos que los demás hagan con nosotros, primero debemos hacerlo para con ellos. La regla de oro, es una norma, una forma como los seres humanos y en especial, los cristianos deberíamos actuar. Debemos hacer con los demás, lo que nos gustaría que los demás hicieran con nosotros. Mateo 7:12 

1. Quiero que me amen. 

Muchos queremos ser amados, queremos que nos estimen. Pero la regla de Dios es si quieres ser amado, ama a los demás. Juan 13:34  De hecho el mandamiento que nos amemos unos a los otros, no es que los demás tienen que amarme a mí y yo no tengo porque hacerlo. Cuando estudiamos o recordamos un mandamiento de Dios, quienes primero debemos considerar en cumplirlo somos nosotros, antes de exigir que los otros los cumplan. 1Juan 4:7-8 

Cuando queremos demostrar el amor debemos hacerlo no solo de palabras, sino con hechos, con acciones.
1Juan 3:18 

2. Quiero que se preocupen por mí. 

Siempre nos gusta que se preocupen por nosotros, que nos llamen, que nos visiten, que estén pendientes, pero si tú quieres que se preocupen por ti, preocúpate por los demás, llámalos, visítalos, está pendiente de ellos. 1Corintios 12:25-26 

Queremos que se alegren en nuestros triunfos alegrémonos en los logros de los demás. Queremos que se compadezcan y nos consuelen en nuestros sufrimientos, hagamos lo mismo para con los demás. Romanos 12:15  

3. Quiero que me valoren y me tomen cuenta. 

Valoremos a los demás, todos somos hijos de Dios, todos estamos luchando por nuestra salvación cuando andamos obedientes, Dios nos valora. ¿Si somos importantes para Dios, como no lo voy a ser para mis hermanos? Romanos 12:16  1Corintios 12:22-24  

4. Quiero que me ayuden, que me sirvan. 

Ayuden, sirvan primero. Gálatas 5:13  En la biblia hemos leídos de varios hermanos y hermanas que fueron ejemplo de servicio y de amor para con los santos. Ayudaron a muchos santos, sirviéndole con sus bienes, con su dinero, con su tiempo. Su vida cristiana fue de servir y no buscar que le sirvieran. Romanos 16:6  Romanos 16:12  1Corintios 16:10-11 

5. Quiero que sean compasivos, misericordiosos, 

En nuestras fallas queremos que sean misericordiosos, compasivos con nosotros, pero cuando los demás se equivocan no somos misericordiosos ni compasivos. 1Pedro 3:8  La misericordia es una cualidad que debemos desarrollar como hijos de Dios. Lucas 6:36  Si queremos que Dios tenga misericordia de nosotros, seamos misericordiosos. Santiago 2:12-13 

6. Quiero que sean amigables, cariñosos, amorosos. 

Nos gusta que nos traten bonito, que nos demuestren cariño, amor. Pero somos rudos o toscos con nuestros hermanos. Nuestra gentileza debe ser conocida por todos y especialmente entre nuestros hermanos. El cariño, el amor fraternal debe estar presente entre nosotros. Romanos 12:10 

7. Quiero que me animen, me alienten 

Algunos cristianos se desaniman, se acongojan, se entristecen cuando vienen las adversidades, algunos se desaniman muy rápido y fácil, ante cualquier problemita se siente agobiado. En estas circunstancia queremos que nos animen, nos alienten, pero cuando andamos bien, no tenemos ni tiempo, ni palabra, ni ganas de animar a nuestros hermanos. 1Tesalonicenses 4:18  1 Tesalonicenses 5:11 

Cuando nos reunimos como iglesia, nos animamos, nos estimulamos a seguir firmes, a no desmayar, a predicar el evangelio, a amarnos unos a otros, etc. Hebreos 10:24-25 

8. Quiero que me ayuden a llevar, a soportar mis problemas, mis cargas. 

Cuando la biblia nos dice que sobrellevemos las cargas unos de los otros, implica que cada uno debemos ayudar, apoyar a nuestros hermanos cuando son tentados o cuando caen en el pecado, tratando de restaurarlo y ayudarlo a seguir adelante. Gálatas 6:1-2

9. Quiero que tengan paciencia, me soporten y me perdonen.

Ahora yo tengo muy poca paciencia y casi no soporto algunos hermanos.  Y si me hacen algo: que los perdone Dios, yo ya veré. Si queremos que nuestros hermanos manifiesten estas cualidades para con nosotros, nosotros debemos tenerlas para con nuestros hermanos. Colosenses 3:13  1 tesalonicenses 5:14

10. No hagamos acepción de personas. 

Este es un pecado que no debemos cometer, la regla de oro debemos aplicarla para todos nuestros hermanos no para algunos y para otros nos. Con algunos somos cariñosos, con otros no. Con algunos somos pacientes y misericordiosos con otros no. Con algunos estamos dispuestos a ayudarlos y animarlos, con otros no. Santiago 2:9 

Conclusión:

La regla de oro es muy sencilla: Hagamos con los demás lo que queremos que hagan con nosotros.

Quiero que me llamen, me amen, sean pacientes, me visiten, oren por mí, me ayuden, me animen, me apoyen, me perdonen, etc. Hagamos lo mismo para con los demás.

1 comentario: