Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

lunes, 22 de abril de 2013

PORQUE EL SEÑOR AL QUE AMA, DISCIPLINA


Hebreos 12:6

Introducción:

Unos de los grandes problemas que hoy presenta la humanidad, es la responsabilidad de los padres de enseñar, corregir y disciplinar a los hijos. Hoy la sociedad ha cambiado algunas características de las responsabilidades de los padres ante los hijos.

Específicamente en la corrección y disciplina, los padres ya no cumplen esta responsabilidad eficientemente. De hecho las leyes, han establecido pautas y restricciones a los padres de hasta dónde pueden corregir y disciplinar a sus hijos.

También los padres por falta de tiempo, por muchas ocupaciones o por pereza prefieren permitirles a los hijos actitudes y comportamientos que son muy cuestionables y hasta moralmente mal vistos por los mismos hombres. Los padres no entienden, que disciplinando a sus hijos le están manifestando y demostrando amor.

Nosotros también tenemos un Padre que nos ama pero que también nos corrige y nos disciplina, nuestro Padre no es como los padres de la sociedad de hoy, nuestro Padre no falla en disciplinarnos, cuando caemos en el pecado, y no obedecemos, viene la disciplina de Dios sobre nosotros.  Hebreos 12:6 

1.  Disciplina. ¿Qué es?

Educar, instruir, enseñar.   
Corregir    
Castigar, azotar. 

Entonces, Dios nos corrige, nos castiga.

2.  Dios es nuestro Padre.

Aquellos que obedecen a Dios en todo, son llamados hijos de Dios por lo cual, Dios es su padre.  1Juan 3:1  2Corintios 6:18  Como hijos de Dios, somos educados, enseñados con la palabra de Dios. Sabemos que Dios nos ha dejado su palabra y ha establecido evangelistas, maestros para instruir a sus hijos en el camino de Dios

3.  ¿Por qué Dios nos disciplina?

Un padre disciplina a su hijo, no por maldad, sino porque quiere que sea un hombre o mujer de bien, que tenga costumbres y comportamientos moralmente buenos. El padre no quiere que su hijo sea drogadicto, fornicario o mujeriego, borracho, asesino, ladrón, mal vecino, mala gente, por ello lo disciplina. Si no lo hace, pues está tratando a su hijo como si no le importará, como se fuera un bastardo. Para Dios no somos bastardos, sino hijos por ello nos disciplina.  Hebreos 12:8 

Dios quiere que disfrutemos de la comunión con Él, que obtengamos la vida eterna, que participemos de su santidad.  Hebreos 12:10  Hebreos 12:14  1Corintios 11:31-32 

Dios no quiere aquellos que han obedecido el evangelio se pierdan, sean condenados eternamente.

¿Porque nuestros hijos se pierden, llevan una vida desordenada? Primero porque le hemos dado mal ejemplo y segundo porque no tuvimos el carácter, la templanza para disciplinarlos.

Dios no es así.  Job 5:17.  

Cuando nos hacemos tercos, rebeldes a la palabra de Dios, no pensemos que Dios dejará de castigarnos, Él lo hará, nos castigará por nuestro bien.  

Cuando no contamos con la protección de Dios, el mundo, el diablo, las potestades superiores de maldad, pueden hacer añicos nuestra vida. Cuando nos apartamos de Dios quedamos desamparados. Cuando nos hacemos obstinado, Dios nos puede desechar, como le paso Esaú o al rey Saúl. Hebreos 12:15-17 

4.  Ejemplos bíblicos.

Israel fue un buen ejemplo de desobediencia, y de la disciplina que Dios les propino en muchas oportunidades. Ellos vagaron por el desierto cuarenta años, hasta que perecieron todos los que fueron rebeldes. Fueron esclavizados y sacados de sus tierras por el imperio babilónico, el persa, el griego y destruida Jerusalén finalmente por los romanos.

a)  El rey David.

David fue hombre amado por Dios. Dios lo prospero, lo bendijo y bendijo al pueblo de Israel. Pero a pesar de todo eso, David peco contra Dios e hizo cosas terribles. Le quito la mujer a otro hombre, y luego mando a asesinar al esposo de la mujer, un hombre fiel. Dios se desagrado profundamente por lo que David había hecho. 2 Samuel 11:1-17 

Luego David tomo a la mujer de Urías como su mujer y quiso llevar una vida normal como si no hubiera hecho nada. Como muchos de nosotros cometemos pecado, nos apartamos de Dios y luego seguimos nuestra vida como si nada.  2 Samuel 11:26-27 

Pero cuando uno menos se lo espera viene el castigo de Dios, por nuestras rebeliones, eso le pasó a David.  2 Samuel 12:1-14  

Veamos lo que le paso a David, como Dios lo disciplino y lo castigo. Primero muerte de su hijo. 2 Samuel 12:17-18 

Segundo unos de sus hijos viola a su propia hermana, hija de David, y este a su vez es asesinado por otro hermano. Todo esto lo trajo Dios sobre David. 2Samuel 13:1-14  2Samuel 13: 6-14 

Y luego más desgracia, la disciplina de Dios, Absalón mata a su hermano. 2Samuel 13:20-29 

Después  este mismo hijo, Absalón, se levanto contra David, su padre, le quito el reino, violo a las concubinas de su padre e hizo que David huyera como un pordiosero, de su propio pueblo.  2 Samuel 15:13-16   2 Samuel 15:30 

Muchos le tiraban piedras, se burlaban de él y lo insultaban y su hijo tomo el reino y a sus concubinas.  2 Samuel 16:22 

Luego Dios tuvo misericordia de David porque se arrepintió, pero fue necesario que Dios lo humillara para que entendiera lo que había hecho. Adicionalmente perdió a su hijo Absalón porque fue asesinado.

Nosotros no seremos diferentes, si somos rebeldes a los mandamientos de Dios, pues siendo hijos el nos va a castigar, nos va azotar, hasta que bajemos la cabeza, nos humillemos y obedezcamos.

Balance de David, humillado, avergonzado, perdió el reino, sus concubinas fueron violadas. Una hija violada por su propio hermano, dos hijos asesinados y el recién nacido también murió. Su familia sufrió los efectos de sus errores.

Conclusión:

Dios es amor, pero también severo, no caigamos en las manos del Dios vivo y no esperemos llegar hasta que Él nos discipline y nos castigue. Más bien enderecemos nuestros pasos, nuestra vida y vivamos agradando a Dios en todo, Hebreos 10:29-31 

Dios nos ama y nos cuida pero es necesario ser obedientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada