Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

lunes, 27 de mayo de 2013

MIRAD BIEN, NO SEA QUE ALGUNO DEJE DE ALCANZAR LA GRACIA DE DIOS

Hebreos 12:15

Introducción:

El ser humano es en su mayoría  es sociable, esto es, requiere de la compañía, asociación con otras personas en sus vidas. En las relaciones interpersonales, hay diferentes tipos de situaciones y personas con caracteres diferentes, están los alegres, los tristes, los serios, los habladores, los gentiles, los criticones, los despreocupados, los conciliadores, los desordenados, los que se van por mal camino y los conflictivos. Esto provoca que amemos a unos y a otros no los queramos.

Luego nos asociamos a la familia de Dios, la iglesia. Donde también tenemos diferentes tipos de personalidades y de caracteres. Los que nos une como hermanos, es la misma fe, el mismo sistema de creencia y la obediencia a lo que creemos, la palabra de Dios. Dentro de la hermandad muchas veces se presentan problemas ya sea por el pecado de uno o varios hermanos, o por la personalidad de algunos hermanos, que no tienen la misma doctrina o son conflictivos o desordenados o murmuradores.

Tienen una amargura, un rencor en su corazón hacia otros hermanos y también transmiten a otros su rencor, contaminando la santidad de otros hermanos, por lo que no solo se perderá uno sino que hará que otros se pierdan sino se arrepienten. Nosotros debemos evaluarnos para no dejar que la amargura o rencor de otros hermanos nos contamine y se convierta en nuestra amargura. Hebreos 12:15 

1.  Nuestro corazón.

Muchos dicen: Dios conoce mi corazón, esta frase es usada para justificarse ante los hombres, diciendo mis obras hablan mal de lo que soy, pero Dios conoce mi corazón y sabe que lo amo. Están equivocados, nuestras obras hablan de nuestra fe. Jeremías 17:9  Dios conoce nuestro corazón, nosotros somos quienes nos engañamos a nosotros mismos. Mateo 15:18-20 

2.  Brotando una raíz de amargura.

Amargura significa también Aflicción o disgusto. La amargura expresada en la biblia es una profunda arraigada en su corazón y de ella brota a través de lo que decimos, pensamos, actuamos. La palabra encierra el significado de veneno, algo que envenena el alma. 

Muchas cosas puede hacer crecer raíces de amargura en nosotros, puede ser el pasado, el daño que nos han hecho otras personas, puede ser contra Dios y la vida misma, pero muchas surgen durante nuestra vida cristiana. Problemas con otros hermanos, porque nos hicieron algo, o nos miraron feo, etc. Lo que debemos entender es que la amargura, el disgusto, no debe estar en nuestro corazón. Las raíces de amargura pueden ser muchas: celos, envidia, contiendas, inmadurez, etc. Santiago 3:14-16 

Este tipo de sentimientos y de actitudes no provienen de Dios. Y muestras los carnales que somos, pocos espirituales. 1 Corintios 3-1-3 1Juan 4:20 

También la raíz de amargura puede surgir por problemas generados por hermanos caprichosos, indoctos e inconstantes que tuercen la palabra de Dios y otros generados por hermanos que no les gusta que les corrijan

3.  Muchos sean contaminados.

Dentro de la iglesia de Dios hay de todo tipo de hermanos: Están los desordenados, los contenciosos, están los tibios, están los que trabajan por la obra, los fieles, los infieles,  los alegres, los tristes, los problemáticos, los desobediente, hay de todo. También puede haber lobos rapaces, falsos hermanos, etc.

El problema de las raíces de amargura es que se extiende como una mala hierba. La persona con este problema contamina a otros hermanos. Por lo general lo logra hacer con hermanos carnales o con poca madurez espiritual, que prefieren seguir a hombres que a Dios. Romanos 16:18 

Estos son hermanos que causan grandes daños dentro del pueblo de Dios, siempre luchan por dividir, separar y si no lo logran dejan una mala semilla dentro de la hermandad. Ellos andan según sus malos deseos y lo transmiten a otros. Judas17-19 

Debemos guardar nuestro corazón contra tales personas, aunque sean nuestros hermanos. Proverbios 4:23.

Los hermanos que acostumbra a pecar, a causar problemas no van a reconocer que están actuando mal, van a responsabilizar a otros. Algunos hermanos en Corinto pensaban que estaban bien ante Dios, tanto que se daban el lujo de cuestionar al propio Pablo, quien tuvo que escribir defendiendo su apostolado. 2Corintios 12:19-21   

Himeneo y Fileto no sólo se desviaron de la verdad sino hicieron que otros trastornaran, volcaran, se desviaran de su fe. 2Timoteo 2:16-18 

En la viña del Señor hay de todo, pero nosotros debemos fijarnos a quien le creemos si a Dios o las hombres, si voy a permitir que mi fe sea trastornada o voy a permitir que la amargura de otro, el veneno de otro me contamine. Tenemos que cuidarnos a que y a quienes le prestamos oídos.

Debemos fijarnos en los que trabajan en la viña del Señor y llevan su vida conforme a la palabra de Dios y tenerlos en alta estima. 1Tesalonicense 5:12-13  Filipenses 3:17 

Pero también debo fijarme en aquellos que andan desordenadamente, ponen tropiezo en contra de la doctrina de Dios y causan división. ¿Les voy a seguir y prestar atención? 2 Tesalonicenses 3:6  Romanos 16:17  Tito 3:10

4.  Os estorbe, y deje de alcanzar la gracia de Dios.

Las consecuencias de estas situaciones, son terribles, porque nos estorbaría en nuestro camino espiritual e impediría que alcancemos la vida eterna. Hebreos 12:14 

Esto no es un problema cualquiera. Es un pecado, la raíz de amargura es un pecado, que nos hace hablar mal de un hermano, murmurar en contra de él, tener malos sentimientos hacia otros, hablar mal de la iglesia, etc. 1 Juan 4:20-21  1Juan 3:10  1Juan 3:14 

5.  Limpiémonos de toda contaminación nuestro corazón.

Hermanos no tengamos amargura en nuestro corazón hacia otros, quitémonos de nosotros ese sentimiento que nos aparta de Dios, Nosotros debemos limpiar nuestro corazón de todo aquello que nos contamina y que produce raíz de amargura. Una condición para tener entrada ante Dios, que nuestras oraciones sean escuchadas, es que tengamos un corazón limpio. Hebreos 10:19-24 

Si es un hermano fiel busquen resolver las cosas con él. Si es un hermano contencioso, problemático corrígelo y si no se arrepiente,  busca testigos y si aún no lo hace, dile a la iglesia y la iglesia lo disciplinará. Ahora bien, si es otro hermano quien tiene la amargura, rencor, no permitas que te contamine con su veneno, porque él se perderá, pero tú también. Efesios 4:31 

Conclusión:


No permitamos que hermanos que no le temen a Dios nos contamine con su raíz de amargura ni tengamos nosotros amargura en nosotros hacia otros hermanos. Mateo 5:8  

1 comentario:

  1. Excelente estudio b´´iblico que me ha sido de enorme bendición! Dios les siga dando sabidiría y entendimiento para la gloria de su santo nombre!

    ResponderEliminar