Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 23 de junio de 2013

EL TEMOR DE DIOS III

2 Corintios 7:1
Introducción:

El libro de proverbios enseña que el principio del conocimiento es el temor a Dios. Proverbios 1:7  La madurez espiritual, se inicia cuando tememos a Dios y queremos saber cuál es su voluntad para nosotros.

Los insensatos, los necios desprecian el conocimiento de Dios. La biblia nos enseña mucho sobre el temor que debemos tenerle a Dios. Pero muchos dicen porque temerle a Dios, si Él es tan misericordioso, tan bueno, tan bondadoso. Precisamente muchos no tienen el temor de Dios porque no estudian la palabra, porque no escrudiñan, porque no conocen a Dios.

Cuando empezamos a conocer a Dios entendemos que Él requiere de nosotros obediencia, obediencia y obediencia. Para Dios nuestras oraciones, adoraciones, manifestaciones de amor son abominación sino somos obedientes, porque le manifestamos que no le tememos. Proverbios 15:8  1Samuel 15:21-22 

Los hijos de Dios deben entender que deben temer a Dios y el significado de esto. 2Corintios 7:1 

1.  El temor de Dios.

El temor de Dios, es respetar a Dios, y respetar es obedecer a Dios. Obedeciendo su palabra.

El temor a Dios es respetarlo obedeciendo sus mandamientos. Eclesiastés 12:13 

A nuestros padres los respetábamos con un temor reverente. A Dios debemos respetarlo con mucha reverencia por quien es: EL TODO PODEROSO. Esto lo ratifica el libro de los proverbios. Proverbios 2:1-5 

2.  El conocimiento de Dios

Para entender el temor de Dios, se requiere conocimiento, no del mundo sino de Dios. Mucho hemos enseñando sobre la necesidad de estudiar la palabra y de retener lo que aprendemos de ella. Es un mandamiento de Dios. Lo que nos puede mantener en el camino angosto de la salvación es entender la palabra de Dios y obedecerla. 2Tesalonicenses 2:15 

Sabemos que muchos son oidores olvidadizos, otros escuchan la palabra pero no les interesa obedecer a Dios, son rebeldes y contumaces. Santiago 1:22-24  Colosenses 1:9-10 

El conocimiento de la verdad es esencial para nuestra salvación, para saber que estamos sirviendo a Dios correctamente, es necesario el conocimiento. 1 Timoteo 2:4 

3.  No resistirnos a lo que aprendemos, no resistirnos a Dios.

Cuando rechazamos las enseñanzas de la biblia, a quien estamos rechazando es a Dios. Cuando no obedecemos la palabra de Dios, a quien estamos fallando es a Dios. Lo estamos irrespetando.

Muchos religiosos se resisten a Dios, resistiendo su palabra, pero también muchos hermanos. Saben que no deben hacer esto o aquello pero no les interesa obedecer a Dios, sólo en aquello que les conviene. Se nos recomienda que recibamos con humildad y sumisión la palabra de Dios, porque ella puede salvar nuestra vida. Santiago 1:21 

Debemos ser sensatos y no necios ante la palabra de Dios, buscando entender y atesorar lo que aprendemos de Dios, pero también haciendo. Podemos cambiar si nos proponemos cambiar, podemos ser como Dios quiere si nosotros decidimos obedecer a Dios. Efesios 5:17 

Muchos son duros a la palabra de Dios, se resisten, no obedecen, pero eso significa que ellos están en peligro de perder la vida eterna. Pero si quieren seguir siendo los mismos: mal hablados, chismosos, murmuradores, conflictivos, tibios, perezosos en el reino, falta de amor, etc. sencillamente  desprecian a Dios y desprecian el hermoso sacrificio que Cristo hizo por cada uno de ellos. Sencillamente son pecadores y no respetan a Dios. Proverbios 8:13 

Cuando no obedecemos un solo mandamiento de Dios, ya estamos mal ante Dios. Y nos volvemos contumaces y rebeldes. Hebreos 12:25 

Muchos dicen que aman a Dios pero no le obedecen, Dios dice a través de su palabra que los tales son unos mentirosos. 1 Juan 2:4-6  1 Juan 5:3

4.  Temamos a Dios, respetémosle.

Hay grandes bendiciones para quienes respetan a Dios. Entendiendo que respetar es obedecer.
Cuando somos obedientes, Dios permanece en nosotros y nosotros en Él. 1Juan 3:24 

Dios nos bendice por nuestra obediencia. 1 Juan 3:21-22 

El que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre, tiene vida eterna. 1Juan 2:17 

Será bienaventurado en lo que hace. Será feliz en todo lo emprenda, porque le teme a Dios y guarda sus mandamientos. Santiago 1:25 

Los ojos de Dios, su atención, su cuidado, su protección, su providencia esta sobre aquel que le respeta. Isaías 66:2 

Conclusión:

Temamos a Dios, respetando su palabra y obedeciéndola. Dios ama a quienes, le obedecen. Apocalipsis 3:10-12 

Pero desprecia y aborrece a quien no le teme. Jesús se los dijo a los judíos ustedes no son de Dios sino de vuestro padre el diablo. Juan 8:43-47 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada