Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 7 de julio de 2013

PECADOS DESAPERCIBIDOS, SILENCIOSOS Y PELIGROSOS. LA LENGUA

Introducción:

Hace poco estudiamos pecados que no son fáciles de detectar, y que muchos lo tienen pero no comprenden o no quieren comprender que por estos pecados igual se irán a condenación eterna.

Estudiamos que el pecado es violar la ley de Dios, sus mandamientos y que el pecado nos separa de Dios, así sea uno sólo. Fornicación, adulterio, odio, falsa enseñanza, etc. 1Juan 3:4 

Y sabemos que quien practica el pecado no es de Dios, sino de su padre el diablo. 1Juan 3:8 
Nosotros no queremos que nos identifiquen como hijos del diablo, sino de Dios, por ello debemos evitar todo tipo de pecado.

Hablamos de pecados desapercibidos, silenciosos y peligrosos y lo llamamos así porque muchos no lo ven como pecado. Nombramos una fe trastornada, la tibieza espiritual, raíz de amargura, pleitos y contiendas entre hermanos y la falta de amor entre los hermanos.

Hoy seguiremos hablando de este tipo de pecados, son como enfermedades silenciosas, que van acabando con la salud espiritual de los hermanos y de la iglesia.

1.  La lengua.

Es un órgano pequeño, pero como nos mete en problemas. Con ella glorificamos a Dios y con ella maldecimos a los hombres y peor aún a nuestros hermanos. Con ella nos jactamos de hacer grandes cosas pero con ella decimos malas palabras, maldecimos, mentimos, chismeamos y engañamos. Santiago 3:5-12 

Debemos tener cuidado con el uso que le damos a nuestra lengua, porque de lo que ella sale, muestra lo que tenemos en nuestro corazón. Mateo 12:34-35.

2.  Malas palabras.

Muchos cristianos después de bautizados y aún como muchos años de ser cristianos, aún no controlan su mal vocabulario, son soeces, groseros y mal hablados. En todo momento o cuando están rabiosos o molestos no les importa ser groseros o vulgares. 

¿Qué diferencia hay entre un pecado y otro? ¿Igual nos separa de Dios? ¿Dios mira con malos ojos al fornicador, pero al grosero lo ve con buenos ojos? NO

Cuando somos groseros somos mal ejemplos para los mundanos y lo que le traemos a Cristo es vergüenza, porque llevamos su nombre, cristianos. Y somos malos ejemplos para nuestros hermanos, porque si un hermano recién bautizado ve a uno con años en el evangelio diciendo groserías él puede pensar que también lo puede hacer. Efesios 4:29  Corrompida también significa podrida. Colosenses 3:5-8  Las palabras deshonestas no agradan a Dios.

3.  Chisme, murmuración y maledicencia

El chisme es un pecado que muchos cristianos practican. Según el diccionario RAE el chisme es: Noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna.

En el antiguo pacto se le conocía como un detractor un calumniador. En el nuevo se conoce como palabrería, charlatanería. Un chismoso es un parlanchín, un charlatán y al final persona que pone a uno contra otro.

Para Dios un chismoso atenta y daña la vida de su prójimo. Levíticos 19:16 

El chismoso produce contienda y división. Proverbios 26:20 

Jesús comparo las maledicencias a otros pecados y los definió a todos como maldades. Marcos 7:21-23  Santiago 4:11 

El chisme, la murmuración y la maledicencia son pecados que constantemente están practicando muchos hermanos. Señalar el pecado de un hermano o de otros hermanos, no es pecado, es necesario, Dios nos ordena a señalar al que anda en pecado, desordenadamente, causando división o poniendo tropiezo. Pero cuando lo hacemos es para corregir el error y se lo decimos a él directamente y también a los demás miembros de la iglesia. Pero cuando se anda hablando de otro hermano, pero no se le dice nada, pues eso no está bien. Y Esto es lo que hace la mayoría de los cristianos chismean, murmuran pero no resuelven. 1Timoteo 5:14

4.  La malicia.

La malicia es mala intención, maldad, cuando las cosas se hacen con una mala intención desde un principio, con el deseo de causar daño. Y eso lo hacemos cuando queremos perjudicar a un hermano.

5.  Mentira

Algunos cristianos practican la mentira ya sea porque ellos la generaron o porque sencillamente ellos propagan las mentiras de otros. La mentira es un pecado y es una característica del diablo. De la mentira debemos cuidarnos porque sea intencionada o porque se le sale a uno, es pecado. En momentos difíciles y apremiantes, los seres humanos caen en la mentira e igual nos pasa a los cristianos. Pero debemos entender que igual nos apartamos de Dios si mentimos, persistimos en la mentira y no nos arrepentimos. Proverbios 12:22 

Los mentirosos no obtendrán la vida eterna. Apocalipsis 22:14-15 

6.  El engaño.

El engaño es una forma de mentira mezclado con malicia. En el engaño esta estos dos pecados. El engaño es tratar de darle a la mentira apariencia de verdad. Es querer hacer ver una mentira como si fuera cierta. Esto se hace con toda la mala intención. Muchos caen en engañar a otros.

Por ejemplo la práctica de los hombres y de algunos cristianos, en manipular  las cosas que han sucedido para hacerlas ver de otra manera. Algo que hicieron o que sucedió y que saben porque lo hicieron, tratan de manipular la información con la intención de cambiar la verdad.
Hay muchas maneras de engañar, hasta enseñando la falsa doctrina. 1Pedro 2:1-2 

Conclusión:


No practiquemos estos pecados, porque Dios los detesta. No seamos groseros, chismosos, murmurados, maliciosos, mentirosos y engañadores. Cuidemos lo que sale de nuestra boca y lo que hay en nuestro corazón, si queremos ver días buenos. 1 Pedro 3:10   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada