Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 22 de octubre de 2013

EL PLAN ETERNO DE DIOS. Parte II

MISTERIO QUE SE HA MANTENIDO OCULTO DESDE TIEMPOS ETERNOS.
Romanos 16:25
Introducción:

Anteriormente estudiamos el plan eterno de Dios, un plan que ni los ángeles conocían, ni el mismo Satanás conocía. Estudiamos que este propósito eterno de Dios lo había definido desde antes de la fundación del mundo. Este plan fue diseñado antes de crear a la tierra, de crear a  Adán y Eva y de que ellos pecaran. Romanos 16:25-26  Es difícil entender porque sabiendo Dios que el diablo pecaría, que el hombre pecaría, aún así los creo.

Pero cuando estudiamos la biblia entendemos que Dios tenía un plan, plan que se ha ido cumpliendo aún en contra de la oposición diablo, aún en contra de la humanidad rebelde y pecaminosa. Plan que fue revelado a los apóstoles  y que los cristianos recibieron de ellos. Un plan escondido por mucho tiempo. Efesios 3:3-9 

1.  Dios quiere un pueblo santo.

Entendimos que Dios predestino desde antes de la fundación del mundo aquellos que serían sus escogidos, sus santos, sus hijos. Efesios 1:3-4 

Dios quiere verdaderos adoradores, que lo honren conforme a su voluntad con una adoración aceptado por Dios. Dios quería un pueblo santo para Él, un pueblo especial. Juan 4:23  1Pedro 2:9-10 

Este pueblo santo vencerá al diablo, al pecado y a la muerte. Aun en este mundo su pueblo esta venciendo, está ganando, está conquistando la vida eterna. 1Juan 2:14  1Juan 5:4 

2.  El evento más importante de todos.

El plan eterno de Dios, la muerte y resurrección de su hijo Jesucristo. Quien con su muerte y sangre derramada cumplió la parte más importante del propósito eterno de Dios. Cristo venció la muerte, al diablo y al pecado. Colosenses 1:26-27   Dios planifico desde antes de crear al mundo que ese pueblo santo sólo lo podría obtener a través de la sangre preciosa de su hijo Jesús 1 Pedro 1:19-21  

Los efectos universales, las consecuencias de este evento, influyeron totalmente el ámbito espiritual y toda la creación de Dios. La muerte y resurrección de Cristo les dio la oportunidad a los hombres de reconciliarse con Dios y no ser condenados eternamente. Romanos 5:9-11 

A partir de la muerte y resurrección de Cristo, es cuestión de tiempo, tiempo que Dios le está dando a aquellos que se han de arrepentir y obedecer. Tiempo que Dios le está dando a aquellos que serán parte de su pueblo, de los que vivirán eternamente con Él. 2 Pedro 3:9 

Esto es una revelación maravillosa, Dios no ha terminado con todo, sólo esperando la obediencia de todos. Como en los días de Noé, las personas andan enredadas en los afanes de sus vidas, preocupados por sí mismos y no por Dios, hasta que vino el diluvio y se los llevo a todos, así será cuando regrese Jesús. Su muerte nos dio un pacto nuevo, con mejores promesas, un pacto maravilloso. Hebreos 9:13-18  Hebreos 10:19-22 

Si él y los príncipes de este mundo hubieran conocido el plan de Dios, no asesinan a Jesús. 1 Corintios 2:6-8 

3.  El principal enemigo de Dios, derrotado.

Muchos podrán pensar que el principal enemigo de Dios es el diablo, pero no es así. El diablo no es quien separa a las personas de Dios. El pecado es el principal enemigo de Dios, el pecado separo y separo a los hombres y a los ángeles de Dios. El pecado la desobediencia a la voluntad de Dios, es lo que hace que el hombre no esté bien con Dios, no es el diablo. 1 Juan 3:8  

Dios le dijo al pueblo de Israel que sus pecados habían hecho una separación entre Él y ellos. Isaías 59:2

 El pecado fue lo que separo a Adán y Eva de Dios, a Caín de Dios, al pueblo de Israel de Dios. El pecado condeno y condena a los seres humanos y los separa de Dios. Jesús con su vida sin pecado y muerte venció al pecado. Hebreos 9:26

Conclusión:

El plan eterno de Dios, misterio que ahora conocemos, por la misericordia de Dios: Dios quiere un pueblo santo, lleno de buenas obras, obras que Dios ha determinado desde antes de la fundación del mundo Efesios 2:10 


Un pueblo santo y sin mancha. Tito 2:13-14  Un pueblo cuyo rey y señor es Jesucristo, nuestro conquistador, nuestro liberador, nuestro Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada