Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 19 de noviembre de 2013

EN CUANTO A LA PASADA MANERA DE VIVIR, DESPOJAOS DEL VIEJO HOMBRE

Efesios 4:22

Introducción:

Dios no quiere un corazón duro para obedecer su palabra, un corazón de piedra que por más que la palabra de Dios diga, sencillamente no obedecen. El corazón duro, como una roca no respeta a Dios, no le obedece, no le teme. Dios desea un pueblo con un corazón de carne, sumiso a Él, temeroso, obediente. Dios quiere santos, personas apartadas de las malas costumbres y acciones del mundo que se oponen a su voluntad.

El pueblo de Israel durante muchos años le fue mal por su terquedad, por su rebeldía. Hebreos 3:8-13 

Una característica de las personas desobedientes, a pesar de ser cristianos, es que siempre andan vagando en su corazón. Creen que Dios les va a dejar pasar sus pecados, que se van a salvar a pesar de que no cambian, a pesar de que no respetan a Dios. Dios nos manda a que nos despojemos del viejo hombre, de ese ser que no tiene a Dios, por su conducta.  Efesios 4:22 

Dios nos pide que cambiemos, que no sigamos siendo los mismos carnales, mundanos, malintencionados, mentirosos, vulgares, tramposos, incrédulos, desobedientes, etc. Este mensaje es para los cristianos.

1.  No andar como los mundanos.

Si somos hijos de Dios, si tenemos a Cristo con nosotros, si hemos recibido el Espíritu Santo. ¿Como un cristiano puede andar por la vida como cualquier mundano haciendo lo incorrecto? 2 Corintios 13:5 

Un cristiano no va a permitir que el engaño del pecado lo haga caer. Muchos creen estar bien con Dios pero sus actitudes y rebeldía lo hacen estar reprobaos ante Dios. Efesios 4:17 

Los mundanos creen lo que les da la gana, viven como mejor les parece y ellos piensan que están bien con Dios. Andan en la vanidad de su mente. Un cristiano sabe que no puede ni debe vivir de acuerdo a sus propias ideas.

2.  Los mundanos y los cristianos rebeldes tienen el entendimiento entenebrecido.

Entendimiento entenebrecido significa que su entendimiento esta oscurecido por el pecado, otras versiones dicen son personas tercas e ignorantes. Y la razón principal de su terquedad, de su falta de entendimiento es un corazón duro como la roca, como el hierro. Efesios 4:18  son tardos para oír, tardos para entender y tardos para obedecer.

3.  Despójense del viejo hombre, viciado por el pecado.

Nuestros deseos mundanos, nuestros pensamientos nos llevan al pecado, el cristiano no espiritual se deja llevar por las pasiones. Dios nos manda a quitarnos lo mundano, como quitarse una ropa o un vestido. Sencillamente uno se despoja la pone en un cesto para ser lavada. De la misma manera debemos nosotros despojarnos del hombre o mujer pecaminosos y mundanos. Renunciar a la antigua manera de vivir, siendo rebeldes, contumaces, irrespetuosos, mundanos, groseros, fornicadores, perezosos, iracundos, peleadores, etc. Eso significa no hacerlo más. Siempre hacemos las cosas a nuestra manera pero Dios exige que la hagamos a la suya. La diferencia entre un cristiano y un mundano, el cristiano hace las cosas y vive conforme a la voluntad de Dios, el mundano vive satisfaciendo sus deseos y no le importa Dios en absoluto.

4.  Renovarnos en el Espíritu de Dios, de su palabra.

Nosotros debemos aprender la palabra y ponerla en práctica, obedecer, empezar a limpiar nuestra mente, nuestro corazón, empezar la renovación, vamos dejando de ser mundanos, pecadores y nos vamos convirtiendo en espirituales y santos, verdaderos hijos de Dios. Efesios 4:23.

5.  Empezamos a deshacernos del mundano y nos ponemos el traje de espirituales, de santos.

Después de hacernos cristianos empezamos a despojarnos de todo lo que Dios aborrece, todo lo que es pecado, todo lo que nos conviene, con los días, con los meses, con los años empezamos a vencer al mundano que éramos. Dejamos la lascivia, dejamos la ira, las peleas, la fornicación , el robo , la mala intención, las mentiras, el engaño, la murmuración, la codicia, y todo lo que Dios nos ordena que no hagamos. Efesios 4:24 

El hombre creado según Dios, es el ser, el hombre o la mujer que Dios quiere que seamos, que Dios a modelado, definido en su palabra. Los que obedecen a Dios muestran su obediencia, pasan los meses y años y cada vez son más espirituales. El hermano mundano, pasa los años y sigue siendo el mismo. No cambia.

6.  El cambio implica no hacer más lo que hacíamos como mundano.

El nuevo hombre obedece a Dios, cambia, ya no es el mismo. No sigue haciendo lo malo. El nuevo hombre o mujer no practica las obras de la carne. Gálatas 5:19-21  No lo practica porque obedece y ama a Dios.

a)    No practica la mentira ni ninguna obra de la carne. Efesios 4:25  No miente a nadie.

b)  Puede llegar a enojarse, pero no peca aunque este airado.

Uno puede enojarse por alguna mala acción de otro, pero no puede cometer el pecado de ofender a otro persona, o pegarle o lastimarla de alguna manera, la ira no nos da permiso para ofender a otra persona, no nos da permiso para de pecar y desobedecer a Dios. Efesios 4:26  Si nos airamos esto no puede pasar de la noche, porque eso de hecho es pecado.

c)   No debemos darle ventaja al diablo.

El diablo sabe que muchos de nosotros cuando nos molestamos perdemos la cabeza, la compostura y se nos acaba lo espiritual. Efesios 4:27  Muchas personas cuando se enojan se descontrolan y caen en el pecado, y la mayoría cae en las ofensas, insultos y groserías porque siguen siendo mundanos. El diablo conoce nuestras debilidades y sabe que cuando nos enojamos perdemos lo espiritual, podemos seguir viniendo los domingos, podemos seguir nuestra vida cristiana, pero si no nos arrepentimos de nuestros pecados estamos separados de Dios. Muchos andamos separados de Dios y no lo sabemos.

d)  El que cambia deja de hacer lo malo.

Si robaba ya no roba más, si mentía ya no dice mentira, si ofendía ya no lo hace, etc. No sigue haciendo lo malo. Efesios 4:28 

e)  El cambia ya no sigue con las groserías, vulgaridades, palabras obscenas, ni ofensas,

Dios no quiere cristianos vulgares, el vulgar esta apartado de Dios, no tiene a Dios, porque no lo respeta, no le obedece. Efesios 4:29 

f)    El cristiano no entristece ni ofende al Espíritu santo que Dios le ha dado con sus acciones.

Con nuestras malas acciones,  el rencor, las malas palabras, obras pecaminosas ofendemos al Espíritu Santo. Efesios 4:30

g)   Todos las peleas entre las personas y especialmente entre hermanos es pecado.
Dios no quiere un pueblo que se muerda y se coma entre ellos, cuando deben amarse y apoyarse. Efesios 4:31 

7.  Un verdadero cristiano estará lleno de la palabra de Dios y de buenas acciones hacia sus hermanos, tendrá amor en todo momento.

Un cristiano espiritual aún en los conflictos, pleitos o en momentos de ira no ofenderá a ningún ser humano y menos a sus hermanos en la fe. Porque primero estará el amor a Dios y a al prójimo. Efesios 4:32 

Seremos benignos, amables en el trato hacia nuestros hermanos, cuando le hablemos a ellos o hablemos de ellos seremos misericordiosos, y estaremos dispuestos a perdonar sus ofensas cuando ellos se arrepienten de su pecado. Un cristiano maduro en la palabra lo demostrara con sus actitud, con sus obras y con sus palabras, cuando esta alegre o cuando esta triste cuando está tranquilo como cuando está enojado.

Conclusión:


Abandonemos ha ese hombre o mujer mundano, pecaminoso que no se somete a Dios, y no tiene a Dios. Colosenses  3:12-14  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada