Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

lunes, 16 de diciembre de 2013

NO MURMURÉIS LOS UNOS DE LOS OTROS

Santiago 4:11-12

Introducción:

La murmuración es un pecado que por lo general todos los seres humanos cometen y los cristianos no somos diferentes. Por la murmuración muchos han traído sobre sí mismos el juicio de Dios y su disciplina. Dios no quiere que su pueblo, sus hijos sean murmuradores. Los israelitas que salieron de la esclavitud de Egipto, viendo las grandes señales y milagros que Dios hizo, no pudieron disfrutar las promesas que Dios les había hecho. Una de las razones por las cuales esto les aconteció fue porque murmuraron contra Dios y contra Moisés. Números 14:26-29 

Es importante entender que significa murmurar y porque ha Dios no le agrada. Dentro de su pueblo Dios no quiere que estemos murmurando uno de los otros. Santiago 4:11-12 

  1.        ¿Qué es la murmuración según la biblia?

La murmuración según Dios es un poco diferente a la definición que les dan los hombres, la definición según los hombres es: Diccionario Rae Hablar entre dientes, manifestando queja o disgusto por algo. Conversar en perjuicio de un ausente, censurando sus acciones.

Entonces murmurar es hablar a espaldas de una persona quejándose o disgustado por las acciones que esa persona ha hecho, esto a sabiendas de que esto le causa un daño o perjuicio a dicha persona.

Muchas veces esta murmuración puede tener buenos fundamentos, razones solidas por las cuales se murmura, pero el problema está en que se hace a espaldas y no se le dice directamente a la persona y segundo en que se le causa un daño intencional o no a la reputación de dicha persona.

La murmuración definida por Dios es muy similar, pero más clara y profunda. La palabra griega katalaléo significa difamador, calumniador, ser traidor. El murmurador según la biblia es aquel que difama, levanta calumnia en contra de su hermano. El que murmura en contra de su hermano: lo critica, lo difama, levanta calumnia en su contra con el deseo de perjudicarlo.

El murmurador se convierte en juez, y el juez es quien absuelve o condena, y los murmuradores no absuelven sino siempre condenan.

  2.        La murmuración es un pecado.

La palabra de Dios está llena de mandamientos que debemos obedecer y uno de ellos es no murmurar unos de los otros. Filipenses 2:14 

Las murmuraciones generan contiendas y las contiendas generan murmuraciones y las dos generan divisiones, problemas entre hermanos. En la iglesia de Corintos había mucha inmadurez espiritual y ellos eran muy carnales, tanto que Pablo le escribió cartas para corregir los pecados que ellos tenían. 2 Corintios 12:20 

Los judíos murmuraron constantemente contra Jesús. Por lo que decía, por lo que hacía, por todo. La murmuración es una enfermedad espiritual que afecta la vida espiritual de los cristianos y de la iglesia. Iglesias enteras pueden estar “enfermas” por la murmuración, difamación.

Millones de personas en el mundo sufren de incontinencia es una enfermedad donde las personas no pueden retener la orina, se les sale sola en contra de su voluntad. Muchos cristianos sufren de incontinencia en la lengua. No la pueden controlar. Les gusta la crítica, la murmuración, el chisme. Con su boca glorifican a Dios, le oran, le cantan, le alaban pero con esa misma boca condenan, difaman y calumnian a un hermano. Santiago 3:5-12  

  3.        Lo que soltamos por la boca habla de cómo tenemos nuestro corazón.

Lo que no entendemos es que cuando murmuramos, difamamos o levantamos calumnias contra los hermanos, es porque nuestro corazón está contaminado, lleno de rencor, odio, envidia, malas intenciones, etc. Lo que sale por nuestra boca muestra lo que somos. Jesús con los judíos fue muy duro, porque ellos eran malos y lo demostraban por lo que decían. Mateo 12:34-37

La forma como hablamos define lo que somos. ¿Somos espirituales, amorosos, misericordiosos o somos jueces con el látigo de nuestra lengua lista para castigar? Mateo 15:18-19  

  4.        Cuando murmuramos de un hermano estamos atentando contra su vida.

Aunque nos cueste entenderlo, cuando andamos murmurando de un hermano ante otros hermanos u otras personas le estamos causando daño. Estamos afectando su buen nombre, estamos perjudicando lo que otros ven como bueno en un hermano, de alguna manera estamos atentando contra su vida. Levíticos 19:16 

  5.        Debemos juzgar con justo juicio.

Dios nos manda a fijarnos, a señalar, a identificar a los hermanos que andan desordenadamente, que andan en pecado. Esto implica que debemos evaluar las buenas y malas acciones de los hermanos. Aquellos que actúan correctamente apegados a la palabra, tenerlos en alta estima y consideración, porque son hermanos y hermanas fieles. Aquellos desordenados y pecadores señalarlos y corregirlos. Romanos 16:17 

Todo esto implica que debemos juzgar de alguna manera. Juzgar lo correcto o incorrecto a la luz de la biblia. Jesús enseño que juzgáramos con justo juicio. Juan 7:24  El problema de la mayoría es que juzgan con juicio, pero no toman en cuenta la palabra justo.

Aunque debemos juzgar, debemos hacerlo con justicia y allí es donde fallamos muchos. No lo hacemos con amor, con misericordia, no lo hacemos con el deseo de ayudar al otro hermano, lo hacemos con el deseo de perjudicar, de dañar. Nosotros podemos juzgar pero no podemos condenar, porque no somos jueces. Estamos dispuestos a condenar a un hermano por sus errores o fallas pero no entendemos que nosotros también estamos llenos de errores. Si entendiéramos que estamos llenos de errores juzgaríamos a otros hermanos con mucho cuidado. Los judíos son mencionados como un pueblo que se jactaba de ser de Dios, que tenían la ley que más nadie tenía, pero eran tan pecadores como los gentiles que no tenían ley. Romanos 2:17-24 

Podemos juzgar, evaluar las malas acciones de otro, pero debemos hacerlo con misericordia, amor.  Gálatas 6:1 

  6.        El murmurador es cobarde.

Por lo general el murmurador lo hace a espalda de su prójimo o de su hermano. Y no tiene el valor para ir y hablar directamente con su hermano y señalarle sus errores. Si tenemos algo que decir o señalar de un hermano vamos y se lo decimos a él directamente, le mostramos su error, lo corregimos y vemos su reacción. Si corrige hemos ayudado a un hermano. Si es un pecado y no nos escucha pues busquemos testigos y si no corrige, se lo decimos a la iglesia, se le señala y se disciplina, este es el procedimiento correcto. Siempre debemos buscar hablar con nuestro hermano y corregirlo. Ahora bien, no son asuntos graves, y se hablo con el hermano y no corrige, pues déjelo en manos de Dios, Dios hará su parte, lo disciplinará. Romanos 12:19 

Conclusión:

Dios no quiere que murmuremos unos de los otros, si tenemos algo en contra de un hermano hablemos con él. Pero sobre todos tengamos mucho amor para con nuestros hermanos ayudémonos unos con los otros a vencer a este mundo, al pecado, al chisme, a la murmuración, a los conflictos. Juzguemos con mucha misericordia. Santiago 2:12-13


Pongamos el amor por encima de nuestros sentimientos. 1 Corintios 13:4-7  

2 comentarios:

  1. GRACIAS POR ESTE ESTUDIO PORQUE NOS ENSEÑA QUE DEBEMOS DE PENSAR Y MEDITAR ANTES DE HABLAR ALGO DE ALGUIEN,BENDICIONES.

    ResponderEliminar