Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 11 de febrero de 2014

BRILLAR COMO ESTRELLAS EN ESTE MUNDO

Filipenses 2:14-16

Introducción:

Leyendo este título viene a la mente estrellas de cine, de la televisión, cantantes famosos, deportistas sobresalientes, etc. Estas personas son conocidas en gran parte del mundo por los logros que obtienen en sus respectivas actividades. Los deportistas se han esforzado para llegar a su posición. Algunos han saltado a la fama no por sus logros o talentos sino por los escándalos que han formado por su vida desordenada.

Para el mundo ellos son estrellas que brillan por sus talentos no por su buena manera de vivir, no por su vida moralmente aceptable, no es la razón. La mayoría de las estrellas del mundo llevan una vida llena de homosexualismo, libertinaje, droga, alcohol, prostitución etc. Pero a sus seguidores no les importa. Son sus ídolos.

Los cristianos debemos brillar como estrellas en este mundo. Filipenses 2:14-16 

No como estrellas del mundo, sino como estrellas en este mundo

  1.        Las estrellas dan luz.

Las estrellas reflejan luz propia, todas están muy lejos de la tierra pero aún así su luz nos llega en la noche. Cuando no existía la electricidad, las noches nubladas eran extremadamente oscuras, tanto que no se podía caminar porque no se veía nada. Las estrellas nos iluminaban. Las estrellas dan luz y esa es la comparación que Pablo hace sobre la manera como debemos vivir.

Nuestra vida debe reflejar luz, la luz de Dios en nosotros. Nuestra manera de vivir, de actuar, de trabajar, de relacionarnos con los demás debe reflejar luz, un buen comportamiento ante los hombres.
BLS Filipenses 2:15 para que no pequen ni nadie pueda culparlos de nada. En este mundo lleno de gente malvada y pecadora, ustedes, como hijos de Dios, deben alejarse de la maldad y brillar por su buen comportamiento.

El punto principal de este pasaje es que debemos tener un comportamiento de acuerdo a la voluntad de Dios, para que los hombres no tengan de que señalarnos.

  2.        Una vida ejemplar, brillar como estrellas.

Cuando hemos tenido una vida desordenada antes de ser cristianos, la gente del mundo que nos conoce y nos ha conocido en nuestra vida pasada siempre tendrá algo para señalarnos, para acusarnos de desordenados. Lo que fuimos en el pasado es algo que Dios nos ha perdonado en el bautismo. Siendo ya cristianos no podemos seguir llevando una vida desordenada, no podemos seguir siendo las mismas personas mundanas que eramos antes. Si la palabra de Dios ha hecho algún efecto en nosotros, debemos reflejar el cambio. Antes éramos mundanos ahora somos espirituales, antes éramos pecadores ahora somos santos. Antes éramos  mujeriegos, Vanidosos, soberbios, chismosos, conflictivos, borrachos, tramposos, grosero, indolente, codicioso, etc. Ya no lo somos o ya no deberíamos ser así.  

Ahora debemos ser santos, apacibles, mansos, con nuestra lengua controlada, pacifico, amable, paciente, humilde, etc. La forma como actuamos, hablamos, vivimos, tratamos al prójimo, refleja la luz de Dios en nosotros o no refleja nada porque no tenemos la luz de Dios en nosotros.

Nuestras obras hablan de lo que somos. Podemos hacer 90 cosas bien pero una sola que hagamos mal ya damos un mal ejemplo ante los hombres. Mateo 5:14-16 

Jesús en el sermón del monte enseño que nuestras buenas obras le traen gloria a Dios y las buenas obras no son más que la manera como vivimos y actuamos. Nosotros debemos brillar por nuestra buena manera de vivir, debemos ser la luz del mundo. La forma como vivimos y obramos dice mucho del respeto que le tenemos a Dios. Muchos creemos que ser cristianos es venir los domingos y adorar a Dios o entregar unos folletos de vez en cuando. Eso no es todo, la forma como obramos en donde vivimos, en el trabajo, en el matrimonio, con nuestra familia, cuando estamos en la calle en el metro, en la camioneta, en nuestra casa en todo los aspectos de nuestras vidas habla de lo buen cristianos que somos o de lo mal cristianos que somos.

Los que nos conocen en nuestra vida cristiana tienen que decir mucho sobre lo que somos y en eso debemos cuidarnos. 1Pedro 2:12 

En el día del juicio final muchos que nos tenían por malhechores, sinvergüenzas, etc., se sorprenderán porque si obramos correctamente Dios nos exaltará ante ellos. En ese día muchos obtendremos una gran victoria y otros saldrán derrotados, derrotados por su desobediencia y corazón duro. Hebreos 4:13  Juan 5:28-29 

Es necesario que vivamos respetando a Dios y a su palabra. La manera como actuamos dice mucho de lo que somos. Uno de los pecados que muestran que no hemos cambiado mucho, son los pleitos, conflictos y contiendas. En estas situaciones mostramos lo carnales que somos y poco espirituales.  Filipenses 2:14-16 

Debemos aprender a manejar nuestro carácter, nuestra ira para no caer en situaciones que crean conflictos y perjudica nuestra imagen ante los hombres y ante los hermanos. Cuando discutimos, peleamos no reflejamos luz, no reflejamos a Dios en nosotros. Lo que reflejamos es pecado, mal ejemplo, mundanalidad, poco espiritualidad. 1Corintios 6:7 

Pablo nos dice en vez de querer vengarse, en vez de ponerse a pelear porque mejor no dejamos las cosas así y sufrimos la falta que cometieron contra nosotros. Los pleitos, las discusiones, los problemas con las personas muestras que aún somos carnales y muy poco espirituales. 1Corintios 3:3 

Conclusión:


Que nuestra vida, nuestras obras, nuestras acciones demuestren la luz de Dios en nosotros. Es necesario ser las estrellas en este mundo. Estrellas que reflejen buen ejemplo, una vida agradable a Dios. Que los hombres vean que somos diferentes. Y somos diferentes porque no somos de este mundo. 1 Pedro 2:11  Brillemos como estrellas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada