Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 4 de marzo de 2014

El engaño del pecado

Hebreos 13:3

Introducción:

El pecado ha sido lo que ha separado a los seres humanos de Dios. Desde Adán y Eva el pecado ha sido y será un grave problema para todas las personas. El mundo no reconoce el pecado ya sea por  desconocimiento o por falta de interés.

Todos piensan que están bien con Dios, que Dios los ama. Algunas religiones que tratan de agradar a Dios, tampoco han entendido con claridad lo que es el pecado y el alcance que este tiene para que su adoración pueda ser agradable a Dios. Inclusive entre el pueblo de Dios, el pecado se manifiesta sin que a muchos les importe si están desagradando a Dios.

Tendemos a pensar que Dios es misericordioso y paciente, que él espera con calma que nosotros cambiemos, corrijamos y abandonemos el pecado. Es cierto que Dios es paciente, pero debemos entender que no estamos bien con Dios mientras estemos en pecado. Muchos nos engañamos y nos sentimos bien con Dios y con los hermanos aún a sabiendas de que estamos en pecado.

El engaño del  pecado motiva que muchos cristianos estén mal ante Dios y tengan su conciencia tranquila. Hebreos 3:13  El engaño del pecado nos puede llevar a perder la salvación y la vida eterna.

1.  El pecado

Muchas veces queremos extendernos y profundizar en explicar que es el pecado, pero el significado de pecado es muy sencillo, es DESOBEDIENCIA A LA VOLUNTAD DE DIOS.

Cuando no hacemos lo que Dios pide, pecamos. Cuando hacemos lo que Dios no manda, pecamos.

BLS  1Juan 3:4 Todo el que peca, desobedece la ley de Dios, porque el pecado consiste en desobedecer a Dios.

2.  El pecado nos separa de Dios.

El pecado es nuestro mayor enemigo, que nos impide estar bien ante Dios. Cuando pecamos desagradamos a Dios, le fallamos y corremos el peligro de permanecer en él, y estar mal ante Dios. Isaías 59:2  Y mayor peligro asumimos cuando pecamos deliberadamente, a sabiendas de que está mal. Eso implica que no nos importa Dios, no nos importa la muerte de Cristo, tenemos por insignificante la sangre de Cristo. Con este tipo de pecado corremos el riesgo de no ser perdonados. Hebreos 10:26-31 

El pecar deliberadamente nos puede llevar a ser desechados por Dios. Hebreos 12:25 

3.  El engaño del pecado.

El problema radica en que muchos caen en el pecado y viven tranquilos, tienen su conciencia tranquila, piensan que están bien ante Dios. Pasa los meses, los años siguen haciendo lo malo ante Dios, muchos no dejan el viejo hombre con sus vicios y pecados. Muchos cometen sus pecados y andan con la frente bien en alto, y no sienten vergüenza ante Dios. DHH Hebreos 3:13…  “Para que ninguno de ustedes sea engañado por el pecado y su corazón se vuelva rebelde” Rebeldes a Dios y a su palabra y lo peor se sienten bien. Muchos piensan: “le pido perdón a Dios y listo” y mañana sigue en el mismo pecado.

Muchos piensan nadie puede decir que no tiene pecado, porque está mintiendo. Por lo tanto yo estoy bien. En la iglesia de Dios muchos piensan que cuando Juan habla de que no digamos que no tenemos pecado, autoriza, da oportunidad a llevar una vida de pecado y no es así. 1Juan 1:8-10  Si andamos en pecado, estamos mal ante Dios. La palabra nos enseña que cuando Cristo regrese debemos ser hallados sin mancha e irreprensibles, esto significa sin pecado y con una vida irreprochable.

La palabra de Dios desde la creación hasta apocalipsis, insiste, exige, manda a obedecer, a obedecer, a no pecar, a no pecar. Entonces muchos se aferran de estos versículos como su tabla de salvación para llevar una vida cristiana llena de pecados. No leen lo que sigue en el mensaje de Juan: 1 Juan 2:1  “estas cosas os escribo para que no pequéis;” Estas cosas estaban siendo escritas para que no pequemos, no están siendo escritas para justificar una vida pecaminosa.

En este punto reside el engaño del pecado, en verdad estamos mal ante Dios, pero nosotros creemos que estamos aprobados. Engaño es fraude, artimaña, también significa seducir. Nuestra concupiscencia, nuestros deseos mundanos nos llevan a ser seducidos por el pecado y caer en el.

4.  Personajes que se dejaron engañar por el pecado.

En la biblia leemos de muchos personajes que cayeron en el engaño del pecado, se dejaron seducir por el pecado y tuvieron sus consecuencias.

a)  David.

David fue el rey más amado por Dios, por el corazón que tenía para obedecer. Sin embargo, él cayó en el engaño del pecado. Cometió pecados tremendos y luego andaba como si no hubiera hecho nada malo. Ni siquiera su propia conciencia le condeno su mal proceder. Cometió adulterio y asesinato. Tomo a la esposa de unos de sus soldados y luego mando a matarlo. Y lo hizo sin parpadear, sin titubear. 2 Samuel 11:1-5 

David trato de engañar Urías, pero él no se fue a su casa. Entonces dio la orden de asesinato. 2 Samuel 11:15-17  Tomo a la mujer de su prójimo y luego lo mando a matar.

Pero ante estas horrendas acciones de parte de él, estaba tranquilo, ni siquiera pensó en Dios ni en su ley. 2 Samuel 11:26-27 

David tomo la mujer, estuvo feliz con ella en espera de que naciera su hijo, pero no reconocía que había pecado contra Dios y que la sentencia que Dios había establecido para él estaba por cumplirse.  2 Samuel 12:1-14 

Las consecuencias por sus pecados fueron terribles, una hija fue violada por unos de sus hijos, este a su vez fue asesinado por otro hijo de David, luego viola sus concubinas delante de todo el pueblo, le quito el reino, tuvo que huir como un pordiosero, descalzo, la gente se burlaba de él. Al final murieron varios de sus hijos. Pero él no se dio cuenta que estaba mal hasta que el profeta se lo dijo, estaba bajo el engaño del pecado.

b)  Esaú.

Otro personaje que desprecio las bendiciones que Dios le daba por ser el primogénito. No la tomo en serio y fue ligero con la boca como muchos hoy en día. Vendió sus bendiciones por un plato de lentejas. Génesis 25:29-34 

Esaú no pensó que esta acciones pecaminosas tendrían sus consecuencias, así siguió su vida sin arrepentirse de lo que había hecho hasta el momento en que quiso recibir las bendiciones como primogénito. Jacob se le adelanto y tomo lo que Esaú le había vendido. Hasta su madre favoreció al menor, cuando eso no era normal. Génesis 27:15-19 

Isaac bendijo a Jacob y le dio las bendiciones de la primogenitura de Esaú. Génesis 27:32-37  Esaú pago las consecuencias por el pecado.

Conclusión:


El engaño del pecado es peligroso para nuestra salvación, podemos llevar una vida cristiana confiados en que estamos bien con Dios y en el día del juicio final, nos daremos cuenta de que estábamos engañados por nuestra propia carnalidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada