Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 4 de marzo de 2014

Y LA PAZ DE DIOS, QUE SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO GUARDARÁ VUESTROS CORAZONES Y VUESTROS PENSAMIENTOS EN CRISTO JESÚS.

Filipenses 4:6-7

Introducción:

Desde hace miles de años los judíos llaman a Dios, Shalom, aun en estos tiempos lo siguen llamando igual, Dios de paz. Paz es una cualidad de Dios, una cualidad que la tiene Jesús y que Dios quiere que sus hijos tengan.

Paz es una palabra usada constantemente por la humanidad. En la relación entre las personas la paz siempre es buscada. Gran parte de los seres humanos quieren vivir en paz, también hay muchos que les gusta vivir en pleitos y contiendas y siempre buscan la guerra.

Desde que el hombre peco, la paz ha sido un estado de vida que el mundo no ha podido disfrutar plenamente.

La paz también es una cualidad relacionada con el estado interno de la persona. Hay personas que en su interior viven en paz consigo mismo y muchos, tal vez más que los primeros, que no tienen paz en su interior, en sus sentimientos, en sus pensamientos. Viven en angustia, miedo, rabia, inconformidad, dolor,  tristeza, melancolía, zozobra, etc. Por problemas del pasado o del presente que agobian su vida.

Aunque en lo externo, no lo demuestren en su vida no hay paz.  Muchos no tienen paz porque permiten la influencia de lo que escuchan o de lo que ven afecte su paz interior. Se dejan afectar por las malas noticias que reciben.

La historia de la conquista de la tierra de Canaán por el pueblo de Israel, relata que las malas noticias hicieron que el pueblo se desanimara y desfalleciera. Moisés envió a unos varones a investigar la tierra y los moradores en ella, antes de atacar, entre esos hombres iba Josué. Números 13:25-34 

Cuando el pueblo escucho la noticia, no confió en Dios sino en las noticias que estos hombres dieron. Y esa noche no tuvieron paz, sino angustia, miedo, lloro, por las noticias que habían escuchado. Números 14:1-4 

Hoy tenemos problemas en Venezuela, y gran parte del país esta angustiado por lo que está ocurriendo y muchos cristianos también se ven afectados por esta situación. La angustia no es generada por lo que están padeciendo o sufriendo, sino por lo que escuchan, por la información que reciben.

Cuando caemos en la misma situación del pueblo de Israel, no hay paz en nosotros, estamos asustados, angustiados. Esto significa que se tiene muy poca confianza en Dios, hay incredulidad, no creer lo que Dios nos promete, no atesoran la palabra de Dios.

A Israel Dios le dijo que estaba con ellos y que les daría la tierra, ellos no creyeron y se angustiaron y perdieron la paz interna. A nosotros nos dice que está con nosotros y nos ayudará a alcanzar el cielo, y tampoco creemos, también nos angustiamos y perdemos la paz interna que deberíamos tener. Filipenses 4:6-7 

1.        ¿Qué es la paz?

La palabra usada en la biblia significa tranquilidad, bienestar, prosperidad. Esa es la paz que debemos tener tranquilidad en nuestra alma, en nuestra mente, en el corazón. Sentirnos bien aún en las circunstancias externas, eso nos da un bienestar espiritual que no lo tienen los demás. Esa tranquilidad, confianza, hace que prospere nuestra alma hacia la madurez espiritual.

La paz es una cualidad de Dios y de Jesucristo. A Dios se le llama Dios de paz a Jesús príncipe de paz. La paz es una cualidad de los cristianos que tienen su vida sementada en la palabra de Dios y confían en Dios plenamente, aún estén viendo cosas malas a su alrededor y menos cuando solo escuchan. 1 Corintios 14:33 

2.        Sin paz estamos afanosos.

Afanosos significa preocupados por algo, afanados por algo, interesados en algo. Y ese algo nos causa angustia, preocupación, temor. El pueblo de Israel por las malas noticias dio voces, gritaron, lloraron y se quejaron.

El apóstol Pablo es un excelente ejemplo a seguir. Un hombre comprometido con el reino de Dios, perseguido, vejado, etc. pero con fortaleza espiritual enorme. 2 Corintios 4:7-9  A pesar de que él vivía estos problemas personalmente, sin embargo no estaba angustiado, ni desesperado. Sin paz no hay tranquilidad, no hay confianza en Dios.

3.        La falta de paz afecta el corazón y los pensamientos.

En este caso cuando se refiere al corazón está hablando de los sentimientos. La falta de tranquilidad y confianza produce angustia, tristeza, miedo y rabia  en nuestros sentimientos. Nuestro corazón es angustiado y nuestro cerebro empieza a pensar más de lo nevesario. En momentos de zozobra las cosas las vemos más malas de lo que son, engrandecemos el problema y empezamos a tomar decisiones desesperadas, que en muchos casos terminan mal.

En el caso de Israel ellos estaban pensando quitar a Moisés como su guía y poner a otro hombre que los devolviera a Egipto. Por la angustia que tenían por la mala noticia estaban dispuestos a tirar todo a la basura, estaban dispuesto a desperdiciar las bendiciones, la tierra que Dios estaba por darle. Así muchos cuando toman decisiones en tiempo de angustia, lo más probable es que les vaya mal.

4.        Confiar en Dios nos da paz.

Cuando confiamos en Dios, la paz que él nos tramite en su palabra, no permite que quitemos nuestra atención de Dios y la fijemos en el problema. Podemos tener problemas o escuchar malas noticias pero la confianza en Dios, no permite que desmayemos, que nos angustiemos. Cuando nos inunda el temor lo echamos con la confianza de lo que dice Dios en la biblia. Cuando nos angustiamos recordamos que Dios está con nosotros y que él nos ayuda a tener paz.

Dios es nuestra fortaleza, nosotros somos débiles pero Él es fuerte. Isaías 26:3-4

Su palabra es nuestra fortaleza, porque allí conseguimos sabiduría, consuelo, promesas, seguridad, amor. Proverbios 3:1-2
Pero para tener esa paz que Dios da debemos ser fieles, firmes, perseverantes.  Proverbios 16:7 

Israel no tuvo paz, porque no anduvo rectamente. No guardaron los mandamientos de Dios. Por esa razón sufrió mucho. Isaías 48:17-19

Jesucristo les dijo a sus discípulos que su paz les dejaba. Esa paz maravillosa que descansa en la confianza en Dios, a pesar de lo que ocurra a nuestro alrededor. Jesús nos ha dado paz en abundancia, pero debemos cultivarla, atesorarla. Una paz que sobre pasa todo entendimiento, que las mentes carnales no pueden entender y que a veces a los cristianos le cuesta entender. Juan 14:27

Jesús dice no se turbe vuestro corazón ni tengas miedo. Pero ¿Cuántos aquí creen eso? Jesús nos trajo paz con Dios y paz a nuestro corazón. Isaías 53:5 

La paz de Dios debe gobernar nuestros corazones, la paz que Dios nos da a través de su palabra, de protección. Colosenses 3:15 

Conclusiones


Confiemos en Dios, disfrutemos de la paz que Él le puede dar a sus hijos, esa paz significa tranquilidad, confianza. No desmayemos ante las malas noticias ni ante los problemas. El salmo 112 habla de lo feliz que es una persona que guarda la palabra de Dios. Salmo 112:1  Salmo 112:7  No será afectado por malas noticias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada