Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 8 de abril de 2014

TODO LO QUE EL HOMBRE SEMBRARE, ESO TAMBIÉN SEGARÁ

Gálatas 6:7

Introducción:

Muchas personas viven sin importarle las consecuencias de sus actos. Muchos hacen cosas a sabiendas de que lo que hacen les traerá consecuencias negativas en sus vidas. Los que fuman, beben o consumen droga saben que estas prácticas son nocivas para su salud, más sin embargo no les importa. Hay acciones que traen beneficios a nuestras vidas y a nuestro entorno. En el mundo vemos personas amigables y generosas que reciben reconocimiento y amistad. También vemos personas conflictivas, problemáticas, desordenadas que reciben lo que ellos mismos generan, poca estima, problemas y señalamiento de su entorno.

En el reino de Dios, en el mundo espiritual también hay consecuencias por nuestras acciones, lo que hacemos nos trae bendiciones y reconocimiento o nos trae señalamiento y reprensión. Nuestros actos u obras nos traen bendiciones a nuestra vida espiritual y por extensión a nuestra vida física o nos produce inconvenientes en nuestra vida espiritual y en la física.
Lo que hacemos tiene consecuencias positivas o negativas. Quien siembra para la carne segará corrupción, quien siembra para el espíritu ganará para vida eterna. Gálatas 6:7  Lo que sembramos eso cosechamos, sembramos amor, cosechamos amor, sembramos pleitos, cosechamos pleitos, sembramos chisme cosecharemos chismes, sembramos para los deseos de la carne cosecharemos pecados y condenación eterna.

1.  No nos engañemos.

Muchos cristianos se auto engañan, piensan, se convencen, creen que haciendo cosas que Dios prohíbe, Dios se los dejará pasar. Piensan que Dios es tan misericordioso, que les dejará pasar sus faltas. Nos es así, Dios castiga al desobediente. Hace poco estudiamos el engaño del pecado, muchos se dejan engañar por el pecado y por su propia carnalidad, piensan que haciendo lo malo de igual manera están bien con Dios. Hebreos 3:12-13 

Muchos sabemos que hay mandamientos que no estamos obedeciendo, sin embargo tratamos de callar nuestra conciencia y vivir tranquilos consolándonos y pensando que Dios se agrada de nosotros. No nos dejemos seducir por el pecado, pensando que podemos engañar a Dios.

2.  Dios no puede ser burlado.

No hay manera de engañar a Dios, el todo lo sabe, todo lo ve. El conoce lo más íntimo de nuestros corazones de nuestros pensamientos. El sabe las intenciones con que hacemos las cosas. La palabra burlado también mofarse, despreciar. Nosotros no podemos mofarnos de Dios, no podemos burlarnos. Jesús les dice a los fariseos, que Dios conoce sus corazones. Lucas 16:15  

A Dios no podemos engañar, él sabe si estamos obrando correctamente o no, hasta en nuestros pensamientos y sentimientos. Hebreos 4:12-13  Proverbios 24:12 

3.  Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Dios describe en su palabra muchas cosas usando el ejemplo de sembrar semilla y cosechar frutos, hortalizas, etc.
La persona que quiere cosechar manzanas, siembra semilla de manzana, y así con todas las frutas, hortalizas, verduras que se quiera cosechar. El sembrar representa un trabajo una inversión y el cosechador recibir los beneficios de lo que se sembró. Los campesinos saben que tiene que invertir en semillas, sembrarlas, regarlas y cuidarlas. El resultado de su siembra y esfuerzo le traerá bendiciones materiales, tendrán frutos, podrá alimentarse y venderlos para su beneficio.

En nuestra vida cristiana Dios nos advierte que es como sembrar y cosechar. Sembramos lo correcto cosecharemos lo correcto, sembramos lo incorrecto cosecharemos lo incorrecto.  Proverbios 22:8  Muchas de las cosas que suceden en nuestras vidas son cosechas que estamos recogiendo de siembras que hicimos en el pasado. Buenas o malas. En el trabajo, en la salud, en la familia, en el matrimonio. Si sembramos amor, cosecharemos amor, sembramos misericordia recibiremos misericordia, si sembramos valores en nuestros hijos cosecharemos valores de ellos, si sembramos la palabra de Dios en ellos, cosecharemos hombres y mujeres para Dios. Si hemos sido ejemplo para nuestros hijos eso dará frutos positivos en sus vidas y en la nuestra. Si hemos sido ordenados con nuestras finanzas cosecharemos ahorro, seguridad económica, etc. Si hemos tenido la disposición a ayudar, a servir, recibiremos ayuda, seremos servidos.

Ahora bien, en cuanto a nuestra relación con Dios, si hemos sembrado para la carne recibiremos condenación si hemos sembrado para el espíritu recibiremos vida eterna. Si vivimos más para la carne, más para nosotros mismos que para Dios, segaremos corrupción. Gálatas 6:8  Muchos siembran para la carne: afanes, diversión, pereza, trabajo, dinero, familia, deseos de la carne y descuidan la iglesia, la voluntad de Dios, el amor, la santidad, la predicación del evangelio, el estudio de la palabra, la oración. Estas personas siembran más para la carne que para el espíritu. Están cosechando destrucción, condenación eterna, ponen en primer lugar, su vida, su comodidad, sus deseos mundanos, etc. Pero cuando andamos trabajando en el reino de los cielos, predicando, orando, estudiando la palabra, amando a nuestros hermanos y ponemos nuestra carne en segundo lugar estamos sembrando para el espíritu, estamos sembrados para cosechar vida eterna. Muchos aman más al mundo que a Dios. 1 Juan 2:15-17 

Muchos siembran más para la carne que para Dios. La carne se opone a Dios. Gálatas 5:16-17 
4.  Sembremos para el espíritu, busquemos la vida eterna.

En la forma de vivir pasada anduvimos satisfaciendo nuestra carne, pero ya no debe ser así. Cristo murió por nosotros para que ya no vivamos para nosotros mismos sino para Dios. Efesios 2:1-7  
Conclusión:


No dejemos de sembrar para el espíritu y no sigamos sembrando para la carne, busquemos la salvación eterna. Gálatas 6:9  

7 comentarios:

  1. Muy buena reflexion sobre el tema, me pregunto si mis hijas pagarán por mis pecados cometidos antes de conocer yo al Señor, pecados de cuando yo anduve en el mundo, pero yo me arrepentí y Dios me perdonó y dice que nunca más se acordará de mis pecados, entonces mis hijas no tendrían que pagar mis pecados?? Dios les bendiga¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus hijas no tienen que pagar por tus pecados la comunión con Dios es personal y cuando ellas decidan entregar su vida a Cristo entonces ellas tendrán que ponerse a cuentas con Dios por sus propios pecados

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. El hijo no llevara el pecado del padre,ni el padre llevara el pecado del hijo.

      Eliminar
    2. El hijo no llevara el pecado del padre,ni el padre llevara el pecado del hijo.

      Eliminar
  3. Cuando David pecó trajo maldiciòn para sus hijos, el pecado alcanza hasta la tercera y cuarta generación, Exodó 20:3-4. Solo que Dios es misericordioso y cuando nos arrepentimos el borra nuestros pecados y corta las maldiciones por los pecados anteriores.

    ResponderEliminar