Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 2 de julio de 2014

EL PERDÓN

Introducción:

Los seres humanos tienen muchos sentimientos positivos: amor, cariño, bondad, alegría, felicidad, ternura, etc., pero también tienen sentimientos negativos, tales como rabia, ira, rencor, odio, tristeza, desanimo, etc. Dios nos hizo con la capacidad de sentir, de tener emociones que definen nuestro estado de ánimo.

Muchos hemos crecido con recuerdos agradables de experiencias pasadas de nuestra vida que abarca desde nuestra niñez hasta el presente, cuando vienen a nuestra memoria nos alegramos, nos animamos, nos reímos, somos felices. Pero n muchos han crecido y vivido con recuerdos de experiencias desagradables de su vida. Recordamos momentos desagradables y tristes y personas que cuando vienen a la memoria avivan el rencor, la rabia, la tristeza, etc.

Muchos viven teniendo sentimientos desagradables hacia otras personas. Su corazón está lleno de amargura, ira, enojo. Llevan en su corazón cargas que no les permite tener paz, no han querido o no han podido olvidar el pasado, no han querido o no han podido perdonar a los que les hicieron daño. Muchos viven esclavos del pasado, No pueden olvidar, no pueden perdonar. Son esclavos del rencor, de la rabia, de la ira hacia personas que le hicieron daño.

Si no aprendemos a perdonar, a olvidar seguiremos esclavos de esos malos sentimientos, nuestro corazón estará siempre contaminado.

Jesús nos enseña sobre el perdón y nos muestra que sus discípulos debemos aprender a perdonar. Mateo 6:15 

1.  Dios perdona nuestras ofensas.

A pesar de que le fallamos a Dios constantemente y le ofendemos, Dios esta dispuestos a perdonarnos cuando nos arrepentimos. 1 Juan 1:9 

Por medio de Jesús Dios nos ha perdonado. Colosenses 2:13 

La biblia nos muestra a un Dios severo pero también misericordioso y dispuesto a perdonarnos.  El salmista entendía la cualidad de Dios, de perdonar. Salmo 86:5 

2.  Dios espera que sus hijos perdonemos las ofensas de los hombres.

Así como Dios perdona nuestras ofensas, él espera que perdonemos las ofensas de los hombres  y mayormente entre sus hijos. Mateo 6:15 nos enseña que si no estamos dispuestos a perdonar a los demás sus ofensas, Dios tampoco está dispuesto a perdonar nuestras ofensas. En esto muchos erramos, pensando que cuando le confesamos nuestras ofensas a Dios y le pedimos perdón, él nos perdonará, no queriendo nosotros hacerlo Mateo 6:14 

Cuando estamos en oración y queremos pedirle perdón a Dios, debemos revisar nuestro corazón y evaluar si no está cargado de malos sentimientos hacia otra persona. Marcos 11:25

  El perdón es muy difícil para muchas personas. Son muy rencorosos, no pueden y no están dispuestos a perdonar. Marcos 11:26 

3.  Perdonando a nuestro hermano.

Pero Dios está esperando que nos perdonemos nuestras ofensas unos ha otros. Colosenses 3:13   Así como Cristo nos perdono debemos perdonar a nuestros hermanos que nos ofenden o lastiman. Nos quejamos uno de los otros, murmuramos y siempre estamos señalando al que nos lastimo, y se llena  nuestro corazón de malos sentimientos que nos impiden perdonar.

Dios hará con los que no quieren perdonar como el siervo a quien se le perdono una enorme deuda y este no quiso perdonar a quien le debía poco. Mateo 18:34-35  Y aquí nos da una regla, perdonar de todo corazón.  

Muchos dicen que perdonan, pero en realidad en su corazón no lo hacen, lo dicen de la boca para afuera pero la verdad es que no han perdonado. Proverbios 10:18 

4.  Los malos sentimientos en nuestro corazón. Una carga pesada.

Los sentimientos negativos hacia otras personas son una carga pesada para nuestra vida espiritual, es una carga que nos aleja de la vida eterna. Cuando estamos llenos de sentimientos negativos es porque no hemos perdonado.

Cuando nos han lastimado o nos han causado males, se crean sentimientos en nuestro corazón como odio, rencor, rabia, amargura, ira, tristeza, enojo y nos quita la paz, nuestra felicidad. Estos malos sentimientos nos lleva a pensamientos mal sanos, pecaminosos que involucra vengarnos, habla mal de la otra persona, buscar la manera de dañarlos. Todo esto nos separa de Dios. Nunca debemos buscar nuestra propia justicia. Dejemos la venganza a Dios. El nos hará justicia. Romanos 12:19 

Es necesario apartar estos malos sentimientos de nuestro corazón. Colosenses 3:8  Efesios 4:31 

Nuestro corazón debe estar limpio de estos sentimientos. Felices los limpios de corazón. Mateo 5:8 

5.  El verdadero perdón.

Cuando realmente perdonamos nuestro corazón queda limpio, cuando vemos a la persona o la recordamos en nuestro corazón sentimos paz, tranquilidad, no albergamos malos sentimientos. Estamos dispuestos a amar a quien nos daño, porque le hemos perdonado. 1 Pedro 1:22 

Podemos acercarnos a Dios y pedir misericordia porque le hemos otorgado a otros, misericordia. Podemos acercarnos a Dios porque tenemos un corazón limpio. Hemos soltado esa dura carga que llevábamos en nuestros corazones. Hebreos 10:22 

Podemos mostrar un amor genuino y no fingido, falso. Romanos 12:9 

Conclusión:
Quitemos de nuestro corazón esas cargas pesadas de recuerdos llenos de rencor, o tristeza o rabia o amargura y llenemos nuestro corazón con un amor verdadero. Efesios 4:32


Tengamos paz en nuestra alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada