Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

jueves, 7 de agosto de 2014

EN LOS POSTREROS DÍAS VENDRÁN TIEMPOS PELIGROSOS II.

La vida de los hombres

Introducción:

Pablo alerta a Timoteo sobre el peligro que correrían los cristianos en los postreros días y le advertía sobre las características de los hombres en los postreros tiempos. Él le dijo que los hombres serían amadores de los deleites más que de Dios. 2 Timoteo 3:1-4 

La humanidad se ama más así misma que a Dios y que al prójimo. Estas personas son implacables, no tienen afecto natural por nadie. Buscan en primer lugar su satisfacción personal por encima de Dios, satisfacen el deseo de la carne y aman al mundo. Sabemos que a medida que se acerca el regreso de Jesús este problema se irá acentuando.

Son tiempos peligrosos porque estos hombres también resisten la verdad, la verdad de Dios. No quieren obedecer, inclusive enseñan doctrinas mentirosas desvirtuando la palabra de Dios y logrando que muchas personas sigan sus mentiras. 2 Timoteo 3:8 

Muchos de nosotros tuvimos algunas de estas cualidades y en algunos aun persiste algunas. Muchos salimos de ese grupo descrito en la palabra. Específicamente en lo referente a la características de amadores de sí mismos   y amadores de los deleites más que de Dios. Estamos viviendo tiempos peligrosos porque nos atrae el mundo, sus costumbres, sus afanes, sus culturas, su manera de hablar. Aman más sus vidas y su manera de vivir que ha Dios. Eso se percibe porque son cristianos de solo el día domingo pero el resto de la semana se vive como cualquier persona del mundo y descuidan su santidad, su fidelidad a Dios.

1.  La humanidad antes del diluvio.

Están como los hombres antes del diluvio., afanados por sus vidas, descuidando a Dios. Mateo 24:37-39 

En esos tiempos los seres humanos estaban preocupados por sí mismos, por sus familias, por su trabajo, por sus propiedades, su ganados, sus cosechas, por el disfrute personal, casándose y dándose en casamiento. Estaban despreocupados de Dios, sabían que existía pero no se preocupan por Él sino por sus propias vidas, cubrir sus necesidades, sus deseos, sus aspiraciones.  El diluvio los tomos por sorpresa a pesar de que se les había anunciado que vendría. 2 Pedro 2:5 

2.  Las diez vírgenes

Jesucristo enseño la parábola de las diez vírgenes para advertirles a sus discípulos del peligro de dormirse en el mundo, en descuidarse y no cuidar nuestra fidelidad y santidad. Mateo 25:1-2 
De las diez, cinco eran prudentes que quiere decir inteligentes, sagaces, sensatas. Ellas sabían que tal vez su señor tardaría y llevaron suficiente aceite para sus lámparas para recibirlo a la hora que fuera. Mateo 25:4 

Pero las cinco insensatas que quiere decir cabezas dura, necias, ignorantes no pensaron que su señor podía tardar y  no llevaron suficiente aceite. Mateo 25:3  Sabiendo que era su responsabilidad estar preparadas para cuándo llegará el esposo, para recibirlo, alumbrar su camino y entrar con él en sus aposentos, se descuidaron y tuvieron que ir a buscar aceite, y cuando regresaron ya el esposo había llegado y entrado.

Las sensatas disfrutaron de su presencia pero las insensatas descuidadas no fueron reconocidas por el esposo. Mateo 25:5-12 

Esta es una seria advertencia para aquellos de nosotros que andan adormecidos en los afanes del mundo y descuidan a Dios, pueden perder la vida eterna, no entraran con el esposo por descuidarse y por ser insensatos. Jesús les dirá en aquel día apartaos de mi hacedores de maldad nunca os conocí. El consejo de Jesús para todos nosotros, estén despiertos, velen en los asuntos espirituales y no se duerman en el mundo y las cosas que hay en el mundo. Mateo 25:13 

Velar es estar despiertos, activos, estar alertas en el reino de Dios, viviendo en santidad, no afanados por nuestra vida, usando nuestros talentos para el reino, siendo fieles en todo, no dejando de congregarnos como algunos tienen por costumbre, amando a nuestros hermanos y demostrando el amor con hechos y no solo de palabras.

3.  Nuestros sentidos no deben desviarse de la sincera fidelidad a Dios.

El problema de Eva fue que dejo que el diablo la engañara a través de sus sentidos, ella escucho al diablo y percibió que el fruto era bueno y codiciable para comerse. Dejo que el diablo estimulara sus sentidos para desobedecer a Dios. A todos nos puede pasar eso y nos pasa. A veces ponemos tanta atención en nuestra vida y deseos que dejamos que nuestros sentidos se alejen de una verdadera vida fiel a Dios.

Somos cristianos, leemos la biblia, oramos y venimos los domingos pero fallamos con nuestro carácter, fallamos en nuestra santidad, andamos tan afanados por nuestras vidas y satisfacer nuestros deseos que descuidamos la voluntad de Dios. Pablo le advierte a la iglesia en Corinto sobre este peligro. 2Corintios 11:2-3 

Estamos viviendo en un mundo muy convulsionado donde el tiempo no nos rinde para satisfacer todas nuestras necesidades, vivimos tiempos vertiginosos donde los días nos pasan muy rápido y no podemos cumplir todos los compromisos que hemos desarrollado en nuestra vida.

Conclusión:
Estamos viviendo tiempos peligrosos para nuestra salvación porque la vida vertiginosa que tiene el mundo hoy en día nos absorbe, nos quita el tiempo que debemos darle a Dios. Estos tiempos nos adormece en los afanes del mundo, pensamos que estamos bien con Dios pero la realidad es que no es así. 1Tesalonicense 5:4-8 

Estemos despiertos, velando y alertas, no dejando que nuestros sentidos se extravían de la sincera fidelidad a Dios. Romanos 13:11-14

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada