Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

lunes, 15 de septiembre de 2014

LA LENGUA Y EL DIABLO

Introducción:

La palabra griega diabolos es utilizada para referirse al enemigo de Dios y de sus santos. Es traducida como diablo y significa  acusador, calumniador. Esta palabra es relacionada con Satanás, porque él ha usado su posición ante Dios para acusar, difamar al pueblo de Dios.

El buscaba los defectos de las personas que tienen una relación cercana a Dios y engrandecía el defecto acusándolos delante de Dios. Por ejemplo el acuso a Job, diciéndole a Dios que Job le era fiel por las bendiciones materiales que le había dado. Job 1:8-10  El diablo con sus palabras insinuó que el respeto que Job le tenía a Dios era producto del temor de perder las bendiciones materiales.

Ya él no tiene la posibilidad de acusarnos ante Dios porque fue echado del cielo. Apocalipsis 12:10 

Ahora bien el problema no es el diablo, porque él está perdido y ira al infierno, sino de aquellos que son hijos de Dios y actúan como el diablo, difamando, calumniando y buscando los defectos de los hijos de Dios para acusarlos delante de otros hermanos. La manera de hablar de otros hermanos, llevaran a muchos a compartir el infierno con el diablo. Los cristianos debemos cuidar la manera como usamos la lengua, la forma como hablamos de otros hermanos o del prójimo, porque no podemos ser imitadores del diablo, sino de Cristo.

    1.        El juzgar a los demás.

Jesús dijo que juzgáramos con justo juicio y no según las apariencias pero los seres humanos juzgan según las apariencias y no lo hacen con justo juicio. Juan 7:24  

Una de los defectos que tienen algunos seres humanos es creerse superiores a los demás, se creen mejores y otros sabiendo que tienen graves defectos, para consolarse buscan defectos en las demás personas y los maximizan, los engrandece. En muchos casos se busca con detenimiento en que falla una persona, que defecto tiene, en vez de observar las cualidades o virtudes que posee.

Esta es una manera de hacer juicio de una manera injusta, tal como lo ha hecho el diablo siempre. El diablo no busca las virtudes de las personas, sino los defectos. Catalogamos al hermano o al prójimo con facilidad, este es flojo, tramposo, mentiroso, no esta tan santo, etc.

En esto debemos tener cuidado, porque cuando lo hacemos estamos pecando. El criticón no puede controlarse, todo tiene que criticarlo, buscan lo peor y no lo mejor. Jesús cataloga de hipócritas a los que están pendientes de los defectos de los demás y no se dan cuenta de sus propios defectos. La basurita que hay en el ojo de su hermano lo ven como si fuera un gran tronco cuando en realidad solo es una pequeña pajita comparada con la enorme viga que tiene en su propio ojo. Lucas 6:41-42   

       2.            El mal uso de la lengua. Los murmuradores.

En la biblia, la lengua es mal puesta, por el mal uso que se le da cuando hablamos. Se le identifica como un mundo de maldad, porque cuando la usamos para murmurar cometemos pecado, hacemos daño. Santiago 3:2-6 

La lengua se describe como un azote en el libro de Job El problema de los murmuradores o criticones es que no se lo dicen a la persona directamente, sino que se lo dicen a otras personas y estas se encargan de regar el chisme. Son murmuradores, murmuran del prójimo y murmuran de sus hermanos. La palabra murmurador también significa traidor, porque traicionan la confianza que se tiene en ellos. Santiago 4:11-12 

El murmurador es un calumniador hace el papel de diablo, porque acusa a su hermano o hermanos delante de otros. El murmurador es un chismoso, el chismoso divulga lo que se le ha confiado, el chismoso busca mal poner a un hermano contra otro. El chismoso atenta contra la imagen de la persona, busca hacerla quedar mal, que otros no vean sus virtudes sino sus defectos. El chismoso atenta contra la vida de su prójimo. Levíticos 19:16 

El chismoso no puede murmurar solo, necesita a otro. Por eso el chisme es un pecado que puede perjudicar a varios. Hay chismosos que les gusta hablar y decir pero también hay chismosos que les gusta escuchar, tal vez no repiten lo que escuchan pero les gustan que le traigan chismes. También peca participando de la murmuración en vez de exhortar al chismoso, se deleita con el chisme. Hay un dicho popular que dice: dime con quién andas y te diré quién eres, en amos lo dice de esta manera: Amos 3:3 

Si no eres chismoso no te complazcas con el chisme. Proverbios 20:19 

El que anda en chismes descubre el secreto;  No te entremetas, pues, con el suelto de lengua.El chismoso genera contienda, crea división. Proverbios 26:20 

El chismoso crea discordia entre hermanos, que es algo que Dios detesta. Proverbios 6:16-19

    3.        El corazón del murmurador o chismoso.

¿Qué hay en el corazón del murmurador que levanta calumnia o chisme contra su hermano? Mateo 15:19 

Por lo general el chismoso, murmurador o criticón piensa que está bien con Dios, pero no es así. Santiago 1:26  

    4.        El que usa mal su lengua trae problemas sobre sí mismo.

Por lo general hay personas que rechazan el chisme, la murmuración y terminan apartándose del chismoso o murmurador. Cuando la persona critica con suma facilidad, termina aislándose a sí misma, va quedando sola. Las personas se apartan de aquellos que juzgan con ligereza, que sueltan la lengua con facilidad. También, quien no controla su lengua consigue enemigos, adversarios con facilidad. Proverbios 17:20 

    5.        Consejos de Dios para sus hijos, con respecto al buen uso de la lengua.

Librará su vida de angustias de su mal uso. Proverbios 21:23 
Para ver días buenos. 1 Pedro 3:10 

Conclusión:

Cuidemos hermanos de cómo hablamos, de lo que decimos de otros hermanos, limpiemos nuestro corazón y seamos personas que hablemos para ayudar, para bendecir, para animar y no para criticar. Seamos como Cristo y no como el diablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada