Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 29 de octubre de 2014

ASÍ QUE, TENIENDO SUSTENTO Y ABRIGO, ESTEMOS CONTENTOS CON ESTO

1 Timoteo 6:8

Introducción:

La mayor parte de las personas están preocupadas en cómo mejorar su vida, todos tienen aspiraciones y metas que les gustaría lograr en su vida. Se esfuerzan para conquistar una mejor posición económica, por obtener casa, carro, viajes, objetos de valor, diversión, etc.

El sistema que existe en las sociedades obliga a las personas a luchar, esforzase para poder llevar una vida aceptable. En el pasado una persona conseguía un terreno allí construían sus viviendas y allí mismo sembraban y cosechaban y también crían ganado, aves, etc. Tenían que trabajar duro, pero podían sostenerse junto con sus familias por sí mismo. Hoy no podemos auto mantenernos sólo con nuestras manos, necesitamos tener empleo o algún negocio que nos genere dinero con el cual podemos comprar lo que necesitamos. Dependiendo de la cantidad de dinero que ganemos podemos tener más cosas o menos cosas.

Por otro lado las sociedades han desarrollado avances tecnológicos que mejoran y facilitan la vida, pero también han desarrollado objetos vanidosos, lujosos que las personas se desviven por conquistar. Carros, televisores, teléfonos, etc.

El nivel de vida que hoy se vive genera una enorme ansiedad y afán. Es tan rápido y exigente que quita tiempo, energía y tranquilidad. La mayoría de las personas no están contentas con lo que son, con lo que tienen, viven inconformes.

Los cristianos no escapamos de la tendencia del mundo de andar afanados por el dinero, por lograr cosas, etc. Y muchos no están conformes con la vida que tienen.

Dios les pide a sus hijos que estén contentos con lo que tienen. Así sólo tengamos alimento y ropa para vestirnos, esto nos sea suficiente para estar alegres. 1 Timoteo 6:6-8  

1.  El afán.

Una característica de las personas de estos tiempos, es el afán. El afán no es más que la ansiedad. Preocupación por sus vidas. Ansiedad por el trabajo, o negocio, por la familia, por la salud, por la belleza, por la moda, por los estudios, por la vivienda, por las cosas de este mundo, por el tiempo que no alcanza para hacer todo lo que se necesita, etc.

La vida actual es tan rápida, vertiginosa que pareciera que el tiempo va más rápido, y lo que sucede es que tenemos tantos compromisos, tantas metas que no nos es suficiente el tiempo. Todo esto hace que también los cristianos anden afanados por muchas cosas. Aún cuando Dios nos pide que no estemos afanados. Filipenses 4:6 

El afán es un peligro para nuestra santidad y pone en peligro nuestra relación con Dios. Cuando se está afanado por lograr cosas en este mundo somos como la semilla sembrada entre espinos es ahogada y no da frutos. Mateo 13:22   

2.  El contentamiento con lo que se tiene:

Estar contentos con lo que se tiene, implica aceptar y vivir tranquilos con lo que se ha logrado en la vida hasta este momento. Hebreos 13:5 

El hecho de que no se ha logrado las metas que se han fijado no implica que estemos tristes, preocupados, angustiados por nuestra vida actual. Contentos implica estar satisfechos, tranquilos, en paz con lo que tenemos en nuestras vidas actualmente. Implica agradecimiento a Dios por lo que se tiene sea poco o mucho.
Por el hecho de que tengamos alimento y abrigo ya deberíamos estar satisfechos. Si a esto le agregamos un techo donde dormir, un empleo o negocio o una pensión que nos permite sostenernos más contentos deberíamos estar.

Cuando aprendemos a observar y valorar lo que tenemos en nuestras vidas empezamos  a entender lo dichosos que somos, lo bendecidos que somos. Proverbios 15:15 

El cristiano que está conforme con su vida actual, vive contento, agradecido por la vida que Dios le ha dado y le está dando. Proverbios 14:14 

La persona que no está contenta con su vida, es porque no ha entendido lo que Dios ofrece. A veces pensamos que las riquezas es la felicidad, pero no es así. El corazón de la persona no contenta con su vida no está en Dios, sino en su vida, en sus metas, en el mundo. Mateo 6:19-21    

3.  Dios en nuestra vida material.

Hoy las personas buscan a Dios para lograr solución a los problemas o aspiraciones en su vida. Quieren que Dios los sane, les arregle el matrimonio o les de riquezas, o negocios o empleos, etc. no buscan a Dios para agradarle, obedecerle o por la vida eterna.

Dios quiere verdaderos adoradores, que lo adoren en espíritu y en verdad. Que se preocupen por hacer su voluntad. A pesar de que gran parte de las bendiciones de Dios para sus hijos están en el cielo, en la vida eterna, Él también nos ayuda en nuestra vida diaria, nos da bendiciones materiales si ponemos en primer lugar su reino y su voluntad. Mateo 6:33 

La palabra añadidas significa serán puestas al lado, serán agregadas. Buscamos hacer la voluntad de Dios y Él nos irá dando lo que necesitemos conforme a su voluntad. La condición es primero obedecerle y luego vendrá las bendiciones. Dios tiene la disposición y el poder para ayudarnos, pero espera primero obediencia. Cuando le pedimos,  Dios quiere darnos y aún no pidiéndole sabe lo que necesitamos. Y cuando nos da, nos da lo mejor, aunque a nosotros no nos parezca lo mejor. Mateo 7:7-11 

Dios está dispuesto a darnos buenas cosas. Pero depende también de nosotros. Cada uno de nosotros debemos estar contentos con lo que tenemos y saber que Dios nos da lo que necesitamos en abundancia para que las disfrutemos. 1Timoteo 6:17 

Dios como Padre amoroso, quiere darle lo mejor a sus hijos obedientes, que lo aman, lo respetan y le obedecen. Para que la disfrutemos y también para que compartamos con los necesitados, con nuestros hermanos. 2 Corintios 9:10-11 

Dios es generoso y quiere hijos generosos, que den con liberalidad.

Conclusión:

Dios nos ayuda en nuestro diario vivir y poco a poco nos va ayudando a enderezar nuestra vida, a mejorarla. Nosotros, sin importar las circunstancias en que este nuestra vida actual, debemos estar contentos con lo que tenemos, así sea sólo sustento y abrigo. Romanos 8:28 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada