Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 29 de octubre de 2014

NO DEJANDO DE CONGREGARNOS, COMO ALGUNOS TIENEN POR COSTUMBRE

Hebreos 10:25

Introducción:

Cuando observamos al pueblo de Dios, notamos que Dios ha permitido que diferentes tipos de personas seamos parte de su familia, que pertenezcamos a su iglesia. La misericordia de Dios, se la ofrece a todas las personas, sin importar su condición social, económica ni su pasado. Dios anda buscando a los verdaderos adoradores, porque Él quiere que estas personas le adoren. Juan 4:23 

El verbo griego  proskuneo significa  Adorar, dar honra, homenaje, postrarse ante y el diccionario Vine nos dice que adorar significa también obedecer a, en este caso a Dios. Dios busca quienes le adoraren, le rindan homenaje, que le obedezcan.

La adoración a Dios debe ser hecha en todo momento, en todo lugar, con la forma como llevamos nuestra vida en obediencia a Dios, en la oración, en todo. Cuando las personas van los domingos a  la iglesia, por lo general dicen voy a adorar a Dios, y es cierto los domingos adoramos a Dios obedeciendo su voluntad. La adoración se manifiesta en la obediencia a la palabra de Dios. Cuando se quiere cantar, orar, dar alabanzas a Dios, no sirven de nada si no hay obediencia. Dios prefiere la obediencia antes que los sacrificios o actos externos de adoración. 1 Samuel 15:22 

Uno de las cosas que Dios quiere es que su pueblo, se reúnan el primer día de la semana para rendirle adoración, homenaje y alabanza.

Dentro del pueblo de Dios observamos cristianos que faltan con regularidad y también observamos hermanos que nunca faltan. ¿Cuándo faltamos, pecamos contra Dios y contra los hermanos?

1.  La fidelidad.

La fidelidad es cumplir con la voluntad de Dios y para ello necesitamos determinación, aunque somos dados a fallar en algunas cosas lo importante es rectificar y buscar siempre ser fieles a Dios. No dejarnos desviar de la sincera fidelidad a Cristo. Ser fiel a Dios no es sencillo, pero es un asunto de decisión, de querer hacer lo que Dios quiere y dominar nuestros deseos, pensamientos para llevarlos a la obediencia a Dios. 2 Corintios 10:4-

El asunto está en que cuando se falta con regularidad se observa infidelidad, no se es fiel a Dios y esto es una falta que es observada por toda la iglesia.

2.  El dejar de reunirnos es pecado.

Cuando no nos reunimos caemos en el pecado, el pecado es no obedecer la voluntad de Dios. El reunirse los domingos es un mandamiento, el cual no respetamos cuando faltamos. Hebreos 10:25 

Hay hermanos que tienen por costumbre faltar con regularidad, fallando y desobedeciendo la voluntad de Dios quien nos dice que no dejemos de asistir, de reunirnos, de congregarnos. El faltar con regularidad a la reunión es una falta que implica que no se es fiel. La inasistencia constante a las reuniones, genera varios pecados, no uno, sino varios. Esto quiere decir que cuando faltamos cometemos varios pecados.

a)  No respetamos a Dios.

El no respetar a Dios significa no tener temor de Dios, no les importa, no les preocupa la palabra. La santidad tiene que ver con el ser santos y esto lo define la fidelidad que le tengamos a la palabra de Dios. 2Corintios 7:1

 Todo lo que Dios espera de su pueblo es que lo respeten. Eclesiastés 12:13 

b)  No respetamos a Cristo ni nos importa su muerte.

Cristo estableció que sus discípulos hicieran constantemente memoria de su muerte, del sacrificio que hizo por todos y esto solo lo podemos hacer en comunión con nuestros hermanos y solo en el día domingo. El ejemplo bíblico nos muestra que los primeros cristianos, partían el pan, esto tomaban la cena con regularidad. Hechos 2:41-42 

Y lo hacían el primer día de la semana, el domingo. Hechos 20:7 

Ellos se reunían el día domingo para recordar la muerte de Cristo. Esto es lo que Jesús quiere que hagan como adoración, por obediencia, por amor. Lucas 22:1

El mandamiento haced esto en memoria de mi, ¿cuándo? Todos los domingos, no uno, no de vez en cuando, no cada mes, todos los domingos de la vida del cristiano debe reunirse con sus hermanos para hacer memoria de Cristo hasta que el regrese. No lo puedo hacer solo, no lo puedo hacer en mi mente solo, no lo puedo hacer en mi casa, a no ser que la iglesia se reúna en mi casa Hebreos 10:26-29 

c)   No nos importa los hermanos y pecamos contra ellos.

Sabemos que debemos amarnos unos a otros, pero si no nos vemos, si no nos reunimos como podemos amar. Hebreos 10:24-25 

Los hermanos que faltan regularmente no consideran a sus hermanos, no lo estimulan al amor ni los anima a las buenas obras, porque sencillamente no están. Ni tampoco puede animar o exhortar. No cumplir con estos mandamientos es pecado. No tiene comunión con ellos y es tropiezo para aquellos que se esfuerzan por estar todos los domingos con los mismos problemas que ellos.

d)  No crecen espiritualmente, porque no reciben edificación o enseñanza.

Dios quiere que todos lleguemos a la estatura de Cristo a través de aprender y obedecer su palabra, y para ello son todas las enseñanzas que se dan el día domingo, para crecer espiritualmente. Efesios 4:10-13 

e)  No cumplen con el mandamiento de dar sus ofrendas.

Cuando no se asiste pues no se ofrenda y seguramente lo que iba a ofrendar lo gasta. 1 Corintios 16:1-2  
f)    ¿Por cuales causas Dios aprueba que faltemos?

A la luz de lo que enseña la palabra de Dios, no hay ninguna, por encima de cualquier cosa esta Dios. Lucas 14:26  Mateo 8:21-22 

Algunos dicen tengo que trabajar, otros por un familiar enfermo, otros porque se enfermaron, otros porque va a llover, otros porque se fueron algún lugar donde les impide congregarse, otros les llego una visita, y muchos por cualquier escusa faltan. Marcos 8:34 

Conclusión:


Puede acontecer que un domingo no podamos asistir por alguna contingencia o problema que se nos presente, ya sea que nos enfermemos y no podamos ni levantarnos de la cama, pero no debemos sentirnos bien, no está bien faltar cometemos muchos pecados. Pero cuando faltamos constantemente por cualquier causa sea de salud, familiar, de trabajo, etc. Tenemos que entender que no estamos bien ante Dios ni ante los hermanos. 2 tesalonicenses 3:14-15  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada