Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 29 de octubre de 2014

SI DIOS ES POR NOSOTROS, ¿QUIÉN CONTRA NOSOTROS?

Romanos 8:31
Introducción:

Hoy la mayoría de las personas que pertenecen a religiones que creen en Cristo, se les enseña que son una especie de superhéroes, que por el hecho de que son “cristianos” no les puede ocurrir nada malo, no pueden ser lastimados, no deben enfermarse, no deben sufrir de limitaciones económicas, no sufrirán de problemas de salud o familiares. De hecho parte de las promesas que le hacen a sus seguidores es que Cristo los quiere sanar, prosperar, los quiere convertir en personas muy exitosas en este mundo.

Cuando a estas personas les acontece algún problema, su fe es sacudida, porque se preguntan porque Dios no los protegió, no los, libró o no impidió que les aconteciera esa calamidad. Estas personas no entienden lo que Dios nos está ofreciendo y lo que está dispuesto a hacer por nosotros. Dios no ha prometido que no tendremos aflicción, más bien nos enseña que sufriremos de diferentes problemas.  Aunque la palabra de Dios nos enseña que Dios nos guarda, aún así nos muestra que seremos afligidos en diferentes pruebas. 1 Pedro 1:6 

Pero a pesar de las aflicciones, de los problemas, de las enfermedades, etc. la palabra nos enseña: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” Romanos 8:31 

Esta expresión ha sido manipulada, mal utilizada para hacer creerles a las personas que si están con Dios, nada les podrá ocurrir. Esta expresión es verdadera pero debemos entender cómo se aplica.

1.  Nuestra vida en el mundo.

Nuestra vida la conforma nuestras propias vivencias, la familia,  el trabajo, la salud, el sustento, las pertenencias, el bien estar en todo. Esto es lo que amamos y nos aferramos a ellos y vivimos precisamente para esto. Todas estas cosas son las más importantes de nuestra vida. Para lograr mejorar estos aspectos de nuestra vida nos guiamos por lo que hemos aprendido del mismo mundo y la misma sociedad nos presiona para que nos amoldemos a ella.
Lo que somos es producto de lo que aprendimos de nuestros padres, de nuestros hermanos, de nuestros amigos, en el colegio, etc. Pero cuando nos hacemos cristianos, Dios espera de nosotros que dejemos de darle mayor importancia a nuestra vida, a nuestras pertenencias y le demos mayor atención a Él y a su voluntad.  Que no pongamos la esperanza en las cosas del mundo sino en lo que Él nos promete. Colosenses 3:1-4 

Y aquí está el secreto de la verdadera fe, de lo que Dios quiere que busquemos. Poned la mira significa pongan su atención en las cosas de arriba, no anden tan preocupados por sus propias vidas, ni afanados por lograr grandes éxitos en este mundo, busquen, trabajen, preocúpense por las cosas de arriba, por lo que Dios les ha de dar, trabajen por ello, entiendan como lograrlo y esfuércense. Todo lo que logremos acumular en esta tierra, no se irá con nosotros, todas esas cosas son temporales, pero lo que acumulemos en el cielo es eterno, eso nunca desaparecerá. 2 Corintios 4:18 

A diferencia de la ley de Moisés las promesas de la ley de la libertad, de la ley de Cristo, son en su mayoría bendiciones celestiales y no terrenales. Entonces Dios quiere, nos pide, nos manda a que no amemos ha este mundo ni lo que hay en él, sino que amemos, anhelemos, la vida en el cielo. 1 Juan 2:15-16 

Trabajar por mejorar económicamente, mejorar nuestra salud, brindarles a nuestras familias un futuro mejor, es parte de nuestra responsabilidad como cristianos. Pero nunca debe llegar al punto que ha Dios lo pongamos en segundo lugar y que lleguemos a desobedecer a Dios. La mayoría de las personas buscan a Dios porque esperan que les resuelva los problemas, como los que buscaban a Jesús por los alimentos físicos que Él les daba, pero Dios quiere que trabajemos por la comida que a vida eterna nos lleva. Juan 6:26-27 

2.  “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”, ¿Qué significa?

Cuando nuestra esperanza está en el cielo, esperando las promesas que Dios ha hecho para con sus hijos y esforzándonos por obedecerle.  Nadie, nada nos podrá impedir que logremos la vida eterna, nada nos podrá vencer, ni enfermedad, ni hambre, ni los hombres, ni las riquezas, ni el mundo, ni el diablo, nada nos podrá vencer. Si Dios es con nosotros, porque le obedecemos, nada ni nadie nos podrá vencer. Nadie podrá contra nosotros, si nos lastiman, si nos arruinan, si nos maltratan no podrán vencernos. Jesús les dijo a sus discípulos en el mundo tendréis aflicción, pero confíen por yo lo he vencido y nosotros también lo venceremos con la ayuda de Dios, a pesar de las adversidades. Juan 16:33 

Cuando entendemos lo que Dios nos está ofreciendo, este mundo pierde importancia y entendemos que si somos fieles nadie nos podrá apartar de nuestro objetivo final, vivir por siempre con Dios. Nada nos podrá apartar del amor de Dios. Las adversidades nos harán aferrarnos más a Dios. Romanos 8:37-39 

Si Dios es contigo, ¿Quién contra ti mi estimado hermano, hermana? nada de lo que podamos sufrir en este mundo nos apartará de lo que Dios nos quiere dar. 1 Pedro 1:3-5 

No estamos solos, Dios nos guarda para que podamos vencer. Nunca nos abandona y nos ayuda en nuestro diario vivir, nos dará lo que Él quiera darnos  y nos librará del mal en todo momento y cuando no sea así, debemos saber, entender que igualmente Dios está con nosotros.

3.  Un peligro que nos puede hacer no ganar la vida eterna.

Nuestra carnalidad, nuestra concupiscencia, y nuestra dureza de corazón es lo único que nos puede separar de Dios. Nuestro mayor enemigo no es el diablo, somos nosotros mismos que podemos apartarnos de Dios, por el pecado. Santiago 1:12-15 

Conclusión:

Dios nos ayudará en nuestro diario vivir, pero para Él lo más importante y para nosotros debe ser igual, la vida que tendremos en el cielo. Romanos 8:32 

Sólo debemos confiar en Dios en los momentos buenos y también en los malos. Él nos dará la solución. El nunca nos desamparará y nos dará la victoria.  


Si Dios es con nosotros ¿Quién puede contra nosotros? Nadie

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada