Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

lunes, 3 de noviembre de 2014

TODOS MIEMBROS LOS UNOS DE LOS OTROS.

Romanos 12:5

Introducción:

El cuerpo humano es un complejo sistema con muchos miembros, órganos, células que le permite funcionar a la perfección. Cuando observamos nuestros propios cuerpos vemos muchos miembros: Ojos, orejas, boca, lengua, nariz, dientes, cabeza, hombros, brazos, manos, dedos, piernas, pie, etc.

Cada miembro en nuestro cuerpo cumple una función, una actividad importante en nuestra vida diaria. Cuando se nos enferma uno de esos miembros, el cuerpo humano desmejora su funcionamiento, ya no tiene la misma capacidad, ya no puede hacer las cosas que hacía antes. Existen sordos, mudos, personas que no pueden caminar, o perdieron una pierna, o un brazo, o una mano. Estas personas se adaptan y siguen adelante pero la pérdida es terrible, no vuelven a ser los mismos. Los miembros en el cuerpo humano son indispensables para una vida normal.

Dios identifica a sus hijos como miembros del cuerpo de Cristo, miembros de la iglesia, y todos los miembros son importantes para Dios y en la iglesia. 1 Corintios 12:27 

En el cuerpo humano cada miembro cumple su función, las piernas nos permiten desplazarnos, movernos, las manos y los dedos nos permiten sujetar, golpear, escribir, la cabeza mantiene a dentro el cerebro que nos permite pensar, etc. Ahora bien imagínese que un miembro no quiere cumplir su función, eso sería un gran problema, por ejemplo cuando nos queremos levantar en la mañana nuestras piernas se niegan a trabajar eso sería una tragedia para cada uno de nosotros. De la misma manera los miembros dentro la iglesia deben cumplir sus responsabilidades para que la iglesia funcione correctamente y para que podamos agradar a nuestra cabeza que es Cristo.

1.  Todos los miembros tienen responsabilidades.

Dios espera de nosotros que cumplamos la función que él nos ha asignado a cada uno de nosotros en la iglesia. Cada miembro cumple una función o debería cumplirla. Se implica que todos son necesarios.  Romanos 12:4 
Como miembros de la iglesia tenemos responsabilidades para con ella, para con los demás miembros y para con Dios. En el cuerpo humano vemos que todos los miembros funcionan según las instrucciones del cerebro, si quiere caminar, las piernas obedecen, quiere sujetar algo, las manos obedecen y lo hacen,  ellos actúan coordinadamente para cumplir las instrucciones del cerebro. Nunca veremos que una pierna se desplaza hacia adelante y a la derecha y la otra quiere ir hacia atrás y a la izquierda. Dios usa el cuerpo humano para representar a la iglesia y a cada uno de sus miembros. 1 Corintios 12:12-17  

Todos los miembros son necesarios, son importantes pero deben ser responsables con sus funciones dentro del cuerpo. Estamos aquí porque así lo ha determinado Dios. 1 Corintios 12:18  1 Corintios 12:19-23 

2.  Somos miembros unos de los otros.

Miembros unos de los otros, implica dependencia, esto significa que todos dependemos de los demás miembros. Nuestra vida espiritual como cuerpo de Cristo como iglesia depende de todos. Dependemos de otras personas, si queremos funcionar bien como iglesia no depende de uno, ni de dos sino de todos. Miembros enfermos iglesia enferma, por el pecado de la pereza, de la indolencia, de la falta de amor, de la falta de compromiso. Romanos 12:5 

Estamos unidos a los demás y dependemos unos de los otros. Esto conlleva una enorme responsabilidad para todos. Ser miembro del cuerpo de Cristo es mucho más que ser miembro de un club, o de un equipo de deporte, de una junta de condominio, o de un ministerio, o de una empresa, etc. Ser miembro del cuerpo de Cristo es ser miembro de la familia de Dios. Estamos unidos a su familia, somos parte de Él, somos miembros de lo más alto que podría aspirar un ser humano. Muchos quieren ser miembros de la alta sociedad, muchos quieren ser miembros de alguna monarquía, muchos son miembros de partidos políticos, pero eso es nada comparado con ser miembros de la familia de Dios.  Efesios 2:19 

3.  La responsabilidad de preocuparnos unos por los otros.

La responsabilidad de cada miembro de la iglesia es preocuparse por los otros miembros. La palabra preocuparse significa afanarse, interesarse, tener cuidado. Debemos afanarnos, interesarnos, tener cuidado por la situación en que están los demás miembros. 1 Corintios 12:25 
Esto es un mandamiento muy descuidado, andamos preocupados, afanados interesados, por nuestro trabajo, por nuestra salud, por nuestra casa, por nuestros hijos, por reunir dinero, por viajar, etc. Pero por lo que Dios quiere que nos preocupemos, no nos interesa o no nos importa. Preocuparse por otra persona vas más allá de pensar o orar por esa persona, implica visitarla o llamarla, buscar enterarse como esta y como la puede ayudar. 1 Corintios 12:26 

Cómo puede un dolerse o alegrarse por la situación de un hermano, si no nos preocupamos por él, no sabemos nada y es más no me interesa saber más.

4.  La responsabilidad de ayudarnos unos a los otros.

Ayudarnos como familia de Dios, si entendemos lo que Dios espera de nosotros y lo que él nos está ofreciendo, estaríamos deseosos de ofrecernos para servir a los hermanos que necesiten de nosotros. Romanos 12:9-16  Hay hermanos enfermos, hay hermanos que necesitan ayuda material, hay hermanos que necesitan una palabra de ánimo, hay hermanos que necesitan sentirse parte de una familia, etc. y para eso Dios nos ha puesto dentro de la iglesia. Gálatas 5:13

Algunos por orgullo o por vergüenza no quieren ni pedir oración por sus vidas. Y otros no quieren cumplir con estas responsabilidades, sólo quieren ser asistentes del día domingo.

5.  La responsabilidad de congregarse.

Una responsabilidad como miembros es la reunirnos cada primer día de la semana para hacer el memorial y adorar a Dios, pero además de eso tenemos la responsabilidad de estimularnos, animarnos al amor y a las buenas obras. El domingo aprovechamos para vernos, animarnos, exhortarnos o reprendernos unos a los otros. No estimulamos unos a los otros hacer lo correcto, a seguir fieles, a obedecer a Dios y también nos estimulamos a amarnos y más a manifestar entre nosotros el amor que debe haber. Hebreos 10:24-25  

Tenemos mandamiento de preocuparnos unos a los otros, a estimularnos a hacer lo correcto, a ayudarnos entre nosotros. Pero para esto es necesario estar en contacto unos con los otros, a no dejar de congregarnos. En la iglesias de Dios muchos hermanos suelen faltar el día domingo, sin importarle que es miembro de la iglesia, que se debe a sus hermanos, más que a su propia vida, que si por una circunstancia otra no puede venir, por amor y entendiendo que los demás depende de él, debe avisar que no lo podrá hacer. Muchos tienen la costumbre que aprendieron de la iglesia católica, que si van a la misa bien y si no van pues tan bien está bien. Lo más seguro es que nadie se dará cuenta que falto. Lo mismo pasa en las iglesia evangélicas y muchas otras sectas.

Pero en la iglesia de Cristo no es así, entendemos que todos somos importantes y si alguien no vino, nos preocupamos por ese miembro y queremos saber como esta y porque falto. Todo cristiano cuando no puede asistir por cualquier causa debería preocuparse por avisarles a sus hermanos para que no se preocupen y puedan orar por él. Somos una hermandad, somos miembros unos de los otros, todos dependemos de los otros miembros, no somos islas que no dependemos de los demás, nos debemos a nuestros hermanos, y el amor que deberíamos tener por los hermanos nos debería estimular a no faltar por cualquier razón y si no podemos a asistir, avisar. Juan 13:35 
Deberíamos tener en alta estima a la iglesia que es el cuerpo de Cristo, y ser miembros que servimos a nuestro señor y lo honramos. Efesios 5:30 

Conclusión:


Muchos cristianos no quieren depender de otros cristianos,  no quieren ayudar en la iglesia, no quieren entender que son miembros unidos a otros miembros y si no funcionan bien, afectan a los otros miembros. Como miembros de la iglesia debemos amar a nuestros hermanos y tenerlos en alta estima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada