Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

sábado, 10 de enero de 2015

CUALQUIERA QUE SE EXTRAVÍA, Y NO PERSEVERA EN LA DOCTRINA DE CRISTO, NO TIENE A DIOS

2 Juan 1:9
Introducción:

En la iglesia de Dios, como en muchas organizaciones, instituciones, familias, etc. se tiene personas que siempre abandonan las responsabilidades que tienen. Podemos observar como muchas personas asumen responsabilidades y compromisos  ante personas, empresas, instituciones, países, etc. y luego abandonan sus compromisos sin importarle las consecuencias.

En la iglesia del Señor también tenemos personas que iniciaron el camino de la fe y luego lo abandonan. Por meses, por años decían ser cristianos y parecían muy firmes, pero de un momento a otro abandonan la fe y por lo general no lo hacen de buena manera. Estos hermanos y hermanas que no perseveran en el camino del Señor, lo hacen por diferentes causas algunos por problemas personales, otros porque aman al mundo, abandonan el pecado por algún tiempo pero en algún momento vuelven a caer en lo mismo.

Cuando un hermano se aparta, abandona, se extravía de la fe y no persevera, no es constante. En esta situación estos hermanos extraviados piensan que están bien con Dios y los hermanos fieles no saben cómo deben tratar con este hermano. Dios es muy específico con aquellos que no perseveran en la fe y con lo que las personas fieles deben hacer. 2Juan 1:8-9  

1.  Quien se extravía y no persevera NO TIENE A DIOS.

Quienes han abandonado la obediencia a Dios, piensan que están bien con Dios, a pesar de todo lo que leen en la biblia, de todo lo que se les enseña, ellos se auto engañan y se van, pensando que están bien con Dios.
¿Pero cómo pueden estar bien con Dios, sino quieren respetarlo? ¿Cómo puede alguien pensar que está bien con Dios y no obedecerle?
Demuestran que no creen en la palabra ni la respetan ni la obedecen, sabiendo, conociendo, entendiendo que lo que Dios quiere es obediencia a su palabra, fidelidad. Dios se fija en aquellos que lo respetan a Él, por la obediencia a su palabra. Isaías 66:2  Temblar a su palabra significa temor, respeto entender que cuando se desobedece lo que la biblia dice, directamente estamos desobedeciendo a Dios.

Todas las personas que han pecado desde Adán hasta ahora y no se han arrepentido de su  desobediencia, Dios los ha desechado. El que abandona A Dios, a la obediencia a su palabra, a la iglesia que Cristo compro con su sangre, sencillamente esta desechando a Dios. Desechar, es abandonar, despreciar a Dios y a su palabra. Hebreos 12:25 

Estos hermanos desechan a Dios, irrespetan su palabra y las bendiciones que Dios les ha ofrecido. Actúan como Esaú, que profano, vendió las bendiciones que Dios le otorgaba a los primogénitos por un plato de lentejas. Hebreos 12:16 

Si desechamos a Dios, Él nos desechará a nosotros. Quien se aparta de Dios, de su iglesia, no tiene a Dios y quien se deja engañar por las falsas doctrinas y abandona la verdad ha desechado la palabra de Dios. 2Juan 1:9
Todo el que se descarría y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza sí tiene al Padre y al Hijo. Muchas religiones parecieran que tienen la sana doctrina, pero no es así usan la biblia obedecen lo que les conviene y lo que no, pues buscan darle una interpretación errada.

2.  Si no tienen a Dios, ¿con quién están?

Esta parte es dura, difícil, pero es lo que enseña la biblia. A la judíos les dijo que el padre de ellos no era Dios, sino el diablo y uso dos argumentos que el diablo es homicida, y los judíos también porque querían matar a Jesús y el otro argumento es que el diablo no había permanecido en la verdad y los judíos tampoco. Juan 8:44 

La condición de los hermanos apartados es que no permanecen en la verdad, en la sana doctrina. Pablo le dice a Timoteo que permanezca en la fe y no la abandonen como hicieron ciertos hermanos. 1Timoteo 1:18-20  Himeneo y Alejandro fueron entregados a Satanás por no permanecer en la fe. Entregar significa dejarlos a merced del diablo, porque esa es la situación de quien se aparta de Dios. Quien se aparta de la fe y de la obediencia a Dios está bajo la potestad de las tinieblas, bajo el poder del diablo y a merced de sus decisiones.

A pablo, Jesús le dio instrucciones de que predicara el evangelio para sacar a quien creyera, del dominio del diablo y pasar al de Dios. Hechos 26:15-18  Pero cuando el cristiano se aparta, vuelve a estar bajo el poder del diablo. Y su condición viene a ser peor ha cuando no conocía la verdad. 2Pedro 2:20-22  1Juan 3:10  La respuesta. Están con el diablo.

3.  ¿Cómo deben actuar los hermanos fieles, ante este hermano?

Una de las cosas que vemos dentro del pueblo de Dios, es que los hermanos rebeldes son tratados como si fueran fieles y no se entiende que estos hermanos no respetan a nuestro Dios y tampoco valoran la preciosa sangre que Cristo entrego por nosotros. 2 Tesalonicenses 3:14-15  Por amor y con amor debemos amonestar a estos hermanos, con el objetivo de que se arrepientan, de que sientan vergüenza porque lo que están haciendo está muy mal. Deben ser señalados, esto significa identificarlo como hermano infiel, no respetuoso de Dios y evitar juntarse con él no teniendo comunión social de ningún tipo, no se debe comer con él. Hermano que abandona la fe y la obediencia a Dios, está en pecado, anda desordenadamente y debemos apartarnos de él. 2 Tesalonicenses 3:6  Antes de toda disciplina debemos tratar de restaurar al hermano apartado, pero una vez que entendemos que no se arrepiente debemos apartarnos de él y no tener ningún tipo  de comunión con él.

Conclusión:

Aquellos que se apartan de Dios, de Cristo, de su iglesia y de la voluntad de Dios están en un terrible peligro espiritual, no tienen a Dios y están a la voluntad del diablo. Aquellos que no perseveran sino que retroceden al mundo y a la mentira no agradan a Dios. Hebreos 12:28-29  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada