Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 8 de marzo de 2015

DE CRISTO OS DESLIGASTEIS, LOS QUE POR LA LEY OS JUSTIFICÁIS

Parte I
Gálatas 5:4
Introducción:

Cuando nació la iglesia en el día de pentecostés, los primeros cristianos fueron judíos, israelitas, porque a ellos eran los primeros a quienes se debía ofrecer la gracia. Estos hermanos cumplían la ley de Moisés y a penas estaban entendiendo lo que significaba la fe. Durante los primeros años de la iglesia lo que se estudiaba era la ley de Moisés y lo que era revelado a los apóstoles por el Espíritu Santo.

Durante las primeras décadas de la iglesia se fue revelando lo que sería el nuevo pacto, que Dios haría con los hombres. Durante el tiempo de inicio de la iglesia y posteriormente a los judíos, se les dio a los gentiles también la posibilidad de ser parte del pueblo de Dios. Los gentiles ni conocían ni guardaban nada relacionado con la ley, sino sólo aquellos que los apóstoles les iban enseñando.

Los judíos siempre pensaron que para que los gentiles fueran salvos como ellos, debían guardar la ley y circuncidarse. Presionaron en las diferentes congregaciones que había para que se cumpliera la ley de Moisés dentro de la iglesia. Hechos 15:1-3  

Esto era lo que enseñaban los judíos hechos cristianos dentro de la iglesia, pero Pablo que había recibido la revelación de Dios, se opuso a esta enseñanza. Subieron  a Jerusalén y se reunieron los apóstoles junto con toda la iglesia. Y en Jerusalén también grupos que enseñaban y exigía que los cristianos debían guardar la ley.   Hechos 15:4-5 

Al final de la reunión se decidió no exigirles a los cristianos de origen gentil guardar la ley de Moisés, sino se le dio algunos mandamientos. Hechos 15:22-29 

Podemos observar que no se le pidió que guardaran el sábado, ni los diezmos, ni las primicias, etc. Hasta este momento no se había revelado toda la verdad sobre el nuevo pacto, sino estaba en sus inicios. Estos hermanos de origen judío no se quedaron tranquilos sino siguieron insistiendo, por lo cual Pablo escribió la epístola a la iglesia de Galacia, en esa carta se dio más claridad sobre la voluntad de Dios con respeto a la gracia y la ley de Moisés.

1.  El error de creer un evangelio diferente a lo que enseña la palabra.

Cuando se lee el libro de gálatas  la inmensa mayoría no logra discernir lo que allí se enseña, aunque es muy claro lo que se expone. Pablo regaña a los gálatas porque ellos recibieron el verdadero evangelio y habían creído en el, pero luego se dejaron engañar y creyeron un evangelio diferente, Gálatas 1:6-10 

Y los sigue regañando por haber creído que por las obras de la ley de Moisés podían ser salvos. Gálatas 3:1-5

2.  La ley de Moisés fue el ayo, la guía, el tutor, el maestro.

La ley de Moisés tuvo un propósito y era preparar un pueblo santo señalando el pecado, hasta cuando se manifestará la gracia, pero venida la gracia ya no hacía falta. Gálatas 3:19-24 

3.  Pero ya no estamos bajo ayo, no estamos bajo la ley de Moisés.

Al leer esta parte de la palabra entendemos que ya no estamos bajo la ley. Gálatas 3:25 

La biblia nueva versión internacional lo traduce así: Gálatas 3:24 Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo, para que fuéramos justificados por la fe. 25 Pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía. Esto es ratificado en varias partes de la biblia.

En Colosenses se nos dice que fue anulada el acta de los decretos, clavándola en la cruz. Colosenses 2:13-14

 Y en efesios nos ratifica lo mismo. Efesios 2:13-15 

En hebreos nos dice lo mismo y nos hace referencia a un nuevo pacto, con mejores promesas. Hebreos 8:6-13     

4.  De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.

La conclusión clara y definitiva de Dios revelado a través del apóstol Pablo. Gálatas 5:4  De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.

A.   De Cristo os desligasteis.

Desligarse, es separarse, romper, apartarse. En este caso se han separado de Cristo, han roto con él, se han apartado.

B.  Aquellos que se justifican por la ley.

Quienes tratan de agradar a Dios cumpliendo la ley de Moisés, son los que se separan de Cristo.

C.  De la gracia han caído.

Ya nos están bajo la gracia de Dios, ya no tienen comunión con Dios, ya no están con Dios. No son salvos.

Conclusión:


Aquellos que tratan de justificarse por la ley de Moisés, de Dios se han apartado, la ley de Moisés fue dada sólo para el pueblo de Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada