Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 8 de marzo de 2015

EL QUE ES DE DIOS, LAS PALABRAS DE DIOS OYE

Juan 8:47

Introducción:

A pesar que la biblia, la palabra de Dios, es el libro más vendido en el mundo y está en la mayoría de los hogares de los que creen en Cristo. A pesar de que a través de la biblia la humanidad ha entendido quien creó y como fueron creados el cielo, la tierra, los seres humanos, las plantas, los animales y todo aquello que existe. A pesar de que la biblia nos enseña que existe un Dios, que tenemos un salvador, que tenemos esperanza de vida eterna  A pesar de todo esto, la palabra de Dios no es respetada, no es obedecida, muchos creen los que les agrada y lo que no le agrada no lo creen o no lo obedecen o le dan otra interpretación.

Lo que no entienden la mayoría de los creyentes en Cristo, es que no obedecer lo que dice la biblia. Es desobedecer a Dios. Una cosa es que el cristiano peque por desobedecer algún mandamiento de Dios pero otra es tener una fe torcida, es creer y hacer lo que Dios no ha pedido o no creer y no hacer lo que Dios ha pedido. Torcer las escrituras, apostatar de la sana doctrina, desvirtuar las enseñanzas de Dios y de Cristo, es estar apartado totalmente de Dios. Eso fue lo que enseño Jesús cuando estuvo en la tierra. Juan 8:45-47.

El problema no es que solo que no obedecen, sino que tampoco le creen a Dios. Por esto Jesús les dijo a los judíos de su tiempo que ellos no eran de Dios porque no le creían y hoy no es diferente, no sólo son los judíos sino muchas religiones que tuercen las escrituras para su propia perdición.

1.  La biblia es la voluntad de Dios.

Esta es una enorme verdad y a los seres humanos nos corresponde aceptarla y obedecerla para estar bien con Dios. Dios no nos ha dado libertad para obedecer lo que nos agrada y rechazar lo que no nos gusta. La responsabilidad más importante que se le dio al Espíritu Santo fue revelarles toda la verdad a los apóstoles, y podemos estar completamente seguros que Cristo no mintió y que el Espíritu Santo no fallo. Juan 16:13 

Todas las señales, milagros y maravillas que hizo Jesús y que hizo el Espíritu Santo a través de los apóstoles eran con el fin de que creyeran en las palabras de Cristo y en las de los apóstoles. El nuevo pacto en gran parte consta de las cartas que escribieron los apóstoles porque a ellos se les revelo toda la verdad. Juan 14:26 

Toda la biblia es inspirada por Dios. 2 Timoteo 3:16-17 

2.  Hacerse cristiano con una doctrina errada.

La fe es lo primero que se necesita para comenzar a seguir a Cristo, la fe se forma de lo que se escucha, de lo que se cree y de lo que entiende. Si lo que escucha, cree y entiende es lo correcto empezará con buen pie lo que será su vida espiritual Si lo que escucha, cree y entiende son verdades mezcladas con mentiras, pues ya está empezando mal, porque ni siquiera está en la doctrina correcta y ya esto es grave, porque no tiene a Dios. 2 Juan 1:8-11
Extraviarse de la sana doctrina o la doctrina de Cristo es catalogada como una mala obra. Cuando comenzamos creyendo una doctrina incorrecta, empezamos extraviados.
A muchos les cuesta entender que aquellos que creen en Cristo, creen en Dios, que viven una religión con convicción, no tienen a Dios y precisamente esto es lo que nos dice la biblia. Muchas doctrinas y prácticas se han desarrollado en las diferentes religiones fundadas en verdades bíblicas pero también en enseñanzas de hombres, que no tienen a Dios. 2 Pedro 3:15-16 

Torcer las escrituras conlleva a perdición, esto es a condenación eterna si no se corregí. Noten que los indoctos y los inconstantes son los que tuercen las escrituras. Indoctos significa ignorantes e inconstantes también significa vacilantes. Hay enseñanzas de demonios, y son de demonio porque detrás de ellas está el diablo, él sabe que si logra hacer que una persona que quiere seguir a Cristo, crea y haga algo que Dios no quiere, estará perdido desde el comienzo. 1Timoteo 4:1 

Muchos que creyeron en el evangelio correcto y luego dejaron que contaminaron su fe, apostataron pero muchos ya nacen con una desviación de la fe. Cristo le decía a su audiencia, que para que lo llamaban señor y no le obedecían y hoy no es diferente, dicen que Jesús es su señor pero no quieren obedecerle.

A la gran mayoría les gusta los evangelios pero nos le agrada mucho  el resto del nuevo testamento. Hoy los “expertos” en la palabra, los teólogos son los que mayormente tuercen la palabra de Dios, la biblia en gran parte se puede entender claramente porque son afirmaciones, negaciones, mandamientos, ejemplos, etc., muy claros. El problema está en las personas que no se conforman con la sencillez de lo que leen y entonces empiezan a hurgar, a excavar a ver si consiguen algo que le pueda dar una explicación que se adapte a sus deseos. Los falsos maestros tienen gran éxito, básicamente porque la mayoría de las personas no quieren oír la verdad, quieren escuchar cuentos bonitos. 2 Timoteo 4:3-4 

Y esto es lo que ha pasado en los postreros tiempos, las personas no quieren escuchar todo el consejo de Dios, no quieren escuchar de santidad, de paciencia, de obediencia quieren escuchar de sanidad, prosperidad, conquistas, gloria del mundo, quieren que les hablen de que van a ganar todo lo que desean del mundo. Pero no les gusta ni escuchar ni creer en mandamientos como el siguiente: 1 Juan 2:15-17 

Sencillamente no quieren escuchar a Dios, ni a Cristo. Pero los que son de Dios, sencillamente terminan aceptando la voluntad de Dios, terminan aceptando con sencillez lo que dice la palabra de Dios, no desechan la voluntad de Dios sino que la aceptan con mansedumbre. Santiago 1:21 

Conclusión:

A muchas personas les gusta estar en el error y no quieren escuchar ni aceptar la verdad.  No son Dios, lo dice la biblia. 1 Juan 4:5-6  El que es de Dios, las palabras de Dios oye.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada