Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 8 de marzo de 2015

NUESTRO MORADA ETERNA: EL CIELO

Juan 14:2

Introducción:

Jesús les prometió a sus discípulos que les prepararía lugar a sus discípulos en la casa de su Padre, donde había muchas moradas. Mostrándoles que ellos irán también al mismo lugar. Juan 14:2  Esta promesa se ha convertido en parte importante de nuestra fe, que los discípulos de Cristo vivirán con él.

Cuando leemos la palabra, entendemos que la morada de Dios está en el cielo y que en ese mismo lugar vive Jesucristo. Por ejemplo Salomón nos dice en Eclesiastés que Dios está en el cielo.  Eclesiastés 5:2 

El cielo es el hogar de Dios y allí vivirán aquellos que logren vencer al mundo y al pecado.

El apóstol Pedro nos confirma que Cristo esta en el cielo a la diestra del Padre. 1Pedro 3:21-22.

1.  El cielo es para los que venzan.

Pero es necesario ser obediente, la obediencia a la palabra de Dios es lo que nos va a permitir vencer. Apocalipsis 3:20-21 

Jesús murió por todos, pero no todos quien aceptar la voluntad de Dios y el sacrificio de Cristo, sin embargo quien venciere vivirá con ellos por la eternidad.  Romanos 6:22-23 

Las promesas de Dios son para los que vencieren, esa palabra nos muestra una lucha, una batalla.

2.  ¿Cómo es nuestra morada eterna?

La palabra de Dios, no es muy explícita de cómo es el cielo, sin embargo nos da algunos detalles que nos permite visualizar levemente como es. Lo que debemos estar seguros es que el premio, las recompensas, las bendiciones que Dios tiene para los que le aman y le respetan, son grandiosas, nuestra mente no es capaz de entender plenamente la grandeza de lo que Dios ha hecho por nosotros.

Cuando Dios creó Adán y ha Eva, los puso en un hermoso paraíso donde quería que ellos vivieran por siempre en una relación muy cercana con Dios. Dios siempre ha querido lo mejor para el ser humano, pero Dios demanda de ellos obediencia. Sabemos que tenemos un hermoso hogar celestial, que nos espera. 1Pedro 1:3-5  

A.   Un lugar de eterna felicidad.

En este mundo tenemos muchos momentos felices, pero también tenemos muchos momentos de dificultades, enfermedades, que nos llena de angustia, tristeza, decepción, desanimo.  Pero en el cielo todo esto ya no existirá.
No nos enfermaremos, no tendremos tristezas, ningún tipo de problemas, nada que nos quite la paz ni la felicidad. Apocalipsis 21:4 

No habrá dolor, ni llanto ni ninguna cosa que nos pueda dañar, ya no existirá la muerte.

B.  Nos darán un cuerpo maravilloso.

El cuerpo que Dios nos ha dado en este mundo ha sido maravilloso, pero el que recibiremos para vivir en el cielo será más grandioso. Hoy nuestro cuerpo se enferma, envejece, se deteriora con los años, pero recibiremos un cuerpo que no sufrirá nada de esto ni la muerte. 1Coritios 15:40-44 

Pablo hablando del cuerpo humano lo relaciona con una morada terrestre. 2Corintios 5:1-2 

C.  No habrá sol ni luna.

Los seres humanos necesitamos del sol para poder subsistir, sin el no existiría la vida. En el cielo no habrá ni sol ni luna, ya no hacen falta, tendremos algo mejor. Apocalipsis 22:5  Apocalipsis 21:23 

D.  Una hermosa ciudad.

El cielo es descrito como una hermosa ciudad, esto nos quiere enseñar de la grandeza, magnificencia del cielo. Apocalipsis 21:10-22  

La iglesia es parte del reino de Dios, es parte de la Jerusalén celestial, los que se han hecho parte de ella, nos hemos acercado a la hermosa ciudad donde viviremos: el cielo. Hebreos 12:22-24 

E.   El cielo es descrito como un hermoso paraíso.

Cuando hablamos del paraíso recordamos el jardín del Edén, donde estuvieron Adán y Eva. Una tierra recién creada, sin contaminaciones, sin el pecado, sin el odio, sin las enfermedades. Jesús nos llevará al cielo, y nos pondrá en un hermoso paraíso celestial. Apocalipsis. 22:1-2 Apocalipsis. 2:7

Conclusión:


La esperanza que tenemos es maravillosa, la descripción de donde pasaremos la eternidad es maravillosa, el cielo es maravilloso, pero lo mejor de todo será que podremos vivir allá, conocer a Dios y Jesús, a quienes amamos sin haberles visto. Pero algún día les veremos y podremos acércanos a ellos y conoceremos a esos grandes hombres y mujeres de Dios de la antigüedad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada