Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

domingo, 8 de marzo de 2015

SOMOS LA FAMILIA DE DIOS

Hebreos 11:13-16
Introducción:

La familia es muy importante en la vida del ser humano. Para nosotros es un tesoro precioso, que lo ponemos por encima de nuestras propias vidas. Amamos a nuestros padres, hijos, nietos, hermanos, etc. Nos une un vínculo familiar, un vínculo de sangre.

Como cristianos, nosotros hemos sido agregados a una familia, que no pertenece a este mundo. Nosotros pertenecemos a la familia de Dios, Dios es nuestro Padre. Entre nosotros y Él, existe un vinculo que no es de sangre, sino de fe, nuestra creencia en nuestro Señor Jesús, quien estamos seguros que murió por cada uno de nosotros y que resucito y está intercediendo por nosotros, como nuestro hermano mayor, como nuestro señor, como nuestro rey y en la voluntad de Dios, en sus promesas, en sus mandamientos, en su palabra. 

El vinculo de la fe y la obediencia a dicha fe nos hace familia de Dios. Una fe limpia y no contaminada por doctrinas de hombres. Este es el ejemplo que nos dieron los primeros cristianos, eran una familia, se amaban y siempre estaban juntos. Hechos 2:43-47 

1.  Somos la familia de Dios, pueblo santo.

Dios es nuestro Padre y nosotros somos sus hijos. Efesios 2:19  

Somos pueblo de Dios. 1Pedro 2:9-10 

2.  Somos peregrinos en la tierra. Pertenecemos al cielo y ya no somos del mundo.

Nuestro anhelo no debe ser este mundo, debemos entender lo que significa ser peregrino. Para muchos de nosotros, la palabra peregrino no significa mayor cosa, ya que siempre hemos vivido donde nacimos. Pero para muchas personas que abandonaron su tierra, donde nacieron y crecieron tiene un significado especial. Recordar, añorar y desear regresar a su tierra natal está en la mente y corazón de estas personas toda su vida. ¿Cómo no recordar su tierra natal?

Nosotros somos extranjeros en este mundo, porque le pertenecemos a Dios. Eso lo entendieron hombres y mujeres de fe de la antigüedad. Hebreos 11:13-16  1Pedro 2:11 

3.  Pertenecemos al cielo, nuestra morada eterna.

Cuando nos hacemos miembros del cuerpo de Cristo, su iglesia, nos hacemos ciudadanos del reino de Dios. Efesios 5:30,32  Hebreos 12:18-24 .

4.  Allí disfrutaremos de grandes bendiciones

Mientras estamos en el mundo, Dios nos ayuda en nuestro diario vivir, Dios no nos desampara. Hebreos 13:5 

Pero en el cielo disfrutaremos de todas las promesas de Dios.

-          Viviremos en un paraíso, la biblia lo describe como un hermoso jardín.

Apocalipsis. 22:1-2  Apocalipsis. 2:7

-          Un lugar de felicidad. Apocalipsis 21:4 

 Y muchísimas promesas más, vida eterna.

Conclusión:

Animémonos hermanos, siempre estemos gozosos y nunca perdamos nuestra esperanza, pertenecemos a la realeza espiritual, somos familiares de Dios, el creador de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada