Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 1 de septiembre de 2015

EL PERDON

Introducción:

El perdonar y el pedir perdón son los mandamientos que más les cuesta a los seres humanos cumplir, en el mundo el rencor, la rabia, el odio, la soberbia, la falta de misericordia, de bondad hace que el perdón sea muy difícil.
Dentro del pueblo de Dios, no es diferente, pero con el agravante de que la falta de voluntad para perdonar hará que muchos pierdan la vida eterna. El no querer perdonar implica un corazón lleno de malos sentimientos hacia una persona o muchas.  Los cristianos requerimos tener un corazón limpio, cuando no queremos perdonar implica que esos sentimientos negativos son más poderosos y fuertes que el deseo de obedecer la voluntad de Dios. Jesús enseño en el sermón del monte, las bendiciones de tener misericordia y un corazón limpio. Mateo 5:7-8 
También enseño que desde dentro del hombre sale los malos pensamientos. Dios espera que sus hijos aprendan a perdonar de todo corazón, porque de lo contrario no nos perdonará nuestros pecados hacia Él. Marcos 11:26  Entonces si no perdonamos no seres perdonados.

1.  ¿Qué es el perdón?

La palabra griega es jarízomai o carízomai. Que significa: conceder como favor gratuitamente, cancelar una deuda, otorgar un favor de forma incondicional, mostrar favor o bondad, conceder en gracia.
El perdón es mostrar bondad concediendo el favor o la gracia de pasar por alto las ofensas recibidas

La mejor descripción que da la palabra de Dios de lo que es el perdón, lo tenemos en: Isaías 43:25  Dios borra nuestras rebeliones y no se acuerda nunca más de ella.
En Malaquías nos enseña lo mismo. Malaquías 3:17-12  Miqueas 7:18-19 
El perdón es borrar o sepultar las ofensas recibidas por otros y no acordarse más de ellas.

2.  El perdonar es un mandamiento.

Todo hijo de Dios debe entender, aceptar y obedecer el perdón si queremos que Dios nos perdone. Mateo 6:14-15 
Por la falta de perdón muchos no estarán con Dios.  Entre la hermandad siempre hay conflictos, dificultades pero nuestro deber es perdonar cuando somos ofendidos o pedir perdón cuando ofendemos.
Para poder perdonar en nosotros debe haber bondad, misericordia y amor y para pedir perdón debe haber en nosotros humildad y no soberbia. Efesios 4:32 

Por amor a Dios, a Cristo y para bien de nuestra espiritualidad debemos soportarnos unos a otros y perdonarnos. Colosenses 3:13  Lucas 11:4 

Muchos dicen “yo perdono pero no olvido”. Según lo que estamos estudiando eso no es perdón, eso sólo son palabras vacías, huecas que encierran una mentira. Otros dicen “quien perdona es Dios”, es cierto pero eso no quita el deber de todo cristiano de perdonar.
Otros dicen perdonar pero no quieren saber más de la otra persona. Tampoco es perdón. Cuando hay perdón se borran, se ocultan, se sepultan las ofensas recibidas y el corazón queda limpio sin rabia, ni molestia, ni rencor, ni desagrado.
Cuando perdonamos debemos hacerlo de todo corazón, no hacer como hacen muchos piden perdón hipócritamente y también perdonan hipócritamente, no hay sinceridad.
Mateo 18:32-35   

3.  Perdonemos siguiendo el ejemplo de Dios, de Cristo, de los apóstoles y de muchos cristianos del pasado.

Cuando perdonemos hagámoslo correctamente, recordando como Dios nos ha perdonado nuestras ofensas: Nos restituye y nos pone en lugares donde nunca habíamos estado. Dios no nos trata como basura, como si fuéramos nada, Dios nos eleva y nos da gran valor. Efesios 2:4-8 
Al perdonar debe haber reconciliación, pero verdadera, no falsa. Al perdonar nuestros pecados Dios permitió que nos reconciliáramos con Él. Romanos 5:8-10 
Dios pasó por alto nuestros pecados u ofensas y así debemos hacer los unos con los otros. Romanos 3:24-25 

4.  Para haber perdón es necesario el arrepentimiento.

Hay hermanos que nos ofenden y no se arrepienten de su pecado, como cristianos debemos buscar la manera de hablar con ellos y hacerles ver sus ofensas o pecados.  Si nosotros somos los que hemos ofendido debemos buscar la manera de buscar el perdón del hermano. Lucas 17:3-4 
No está bien llevar una vida cristiana sin querer resolver las ofensas que hemos recibido de otros hermanos. No hay amor, no hay misericordia en esa actitud ni obediencia a Dios. Mateo 18:15-17  Cuando se lleva un hermano ante testigos o ante la iglesia, no se hace por venganza sino con el deseo de que nuestro hermano se salve.

Conclusión:


El perdón es uno de los mandamientos más difíciles de cumplir pero debemos perdonar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada