Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 1 de septiembre de 2015

LOS CABELLOS DE VUESTRA CABEZA ESTÁN TODOS CONTADOS

Introducción:
Dios está en todas partes, todo lo sabe, todo lo ve, conoce los corazones de los seres humanos, conoce nuestros pensamientos, conoce nuestros sentimientos. Dios está al tanto de todo lo que acontece en su creación, Él sustenta a su creación, le da vida y le permite vivir en este planeta que Él mantiene funcionando. Hebreos 2:10  

Vivimos en un mundo donde la maldad se ha multiplicado sobre manera, donde las personas andan atemorizadas por el miedo a la delincuencia, a la escasez, a la pobreza, etc. Nuestros ojos, nuestros oídos, nuestros sentidos perciben el mal, muchos de nosotros hemos vivido diferentes problemas. Todo esto hace que pongamos nuestra atención en todo lo que vivimos y sucede a nuestro alrededor.
Los cristianos andamos por fe, creemos lo que dice la palabra y la aceptamos sin ponerle objeciones a Dios, lo que es su voluntad la obedecemos. No vemos a  Dios, no sentimos a Dios, no oímos a Dios, creemos en un libro escrito por hombres, pero que creemos con toda certeza que lo que allí se escribió fue inspirado por Dios.

Dios en el nuevo pacto que ha establecido con la humanidad, le promete a los que entran en pacto con Él, que los cuidaría, los sustentaría y lo más importante       que les dará vida eterna. Por lo que dice la palabra, creemos que Dios está con nosotros y conoce todas nuestras necesidades y que Dios sabe cuantos  cabellos hay, en nuestra cabeza. Mateo 10:30 

1.  Temer a Dios y no a lo que los hombres nos puedan hacer.

Jesús cuando dijo esta afirmación, estaba enseñando que no temieran a los hombres y a lo que ellos podían hacernos. A quien debíamos temer era a Dios. Mateo 10:28  Lucas 12:4-5  
Los hombres pueden lastimarnos, causarnos problemas e inclusive quitarnos la vida, pero no pueden dañar nuestra salvación, la vida eterna junto a Dios.
Temer a Dios es respetarlo y la manera de respetarlo es obedeciendo su palabra. Debemos temer a Dios porque Él puede permitir que nos sucedan dificultades, problemas e inclusive nos puede quitar la vida pero lo más grave es que Dios nos puede enviar al infierno, a pasar una vida de tormento y condenación eterna. Eso es lo peor que le puede pasar a un ser humano, vivir una eternidad separado de Dios.

2.  Valemos más que muchos pajarillos.

Estos pasajes lo que nos enseña es que Dios conoce su creación y sabe lo que le sucede a cada una de sus criaturas. Mateo 10:29   Lucas 12:6 

Es maravilloso que Dios sepa lo que le pasa hasta lo más pequeño de su creación. Pero Jesús nos quiere decir que valemos más para Dios que esas criaturas, dando a entender que si Dios está pendiente de ellas, aún mayormente estará cuidándonos nosotros. Lucas 12:7 
Si Dios cuida su creación cuanto más cuidará a su pueblo. Mateo 6:26

Dios está dispuesto a satisfacer nuestras necesidades de acuerdo a lo que el determine que es mejor para nosotros. Mateo 6:28-30 

Dios conoce todas nuestras necesidades, aún antes de que se lo digamos en oración. Dios sabe lo que más nos conviene, mejor que nosotros mismos. Buscamos la solución a diferentes situaciones y pensamos cual es la mejor solución, pero Dios si sabe cuál es la solución que más no conviene. Proverbios 16:9
 
3.  Respetar a Dios trae grandes bendiciones.

Todo el fundamento para recibir la bendiciones de Dios, es temerle, respetarlo y la manera de respetarlo es obedeciendo. La obediencia es lo que Dios espera de sus hijos. Salmo 103:13-18 
Dios se compadece de los que le temen, sabe que somos débiles y que estamos en un mundo que se opone a nosotros. Dios cuida de su pueblo, conoce lo más íntimo de nosotros, sabe que necesitamos y sabe cómo nos puede ayudar y lo hará.  1 Pedro 5:7 

Conclusión:


Dios sabe hasta cuantos cabellos tenemos. Confiemos en Dios, respetemos su palabra,  obedezcamos y nos irá bien en la vida, el nos lo promete. Dios endereza nuestros pasos, nos libra del mal, nos ayuda en todas las cosas. Salmo 34:9-10  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada