Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

martes, 1 de septiembre de 2015

PARA QUE VUESTRO ÁNIMO NO SE CANSE HASTA DESMAYAR.

Hebreo 12:3

Introducción:

El camino de la fe, no es fácil, requiere esfuerzo, dedicación y negación de muchas cosas que nos gusta. También los problemas y dificultades nos hacen el camino difícil, a veces pesado. A algunos, se les hace difícil porque les cuesta abandonar su vieja manera de ser. A otros porque les cuesta cumplir con lo que Dios les manda a hacer y a otros los problemas, dificultades o obstáculos les hace la vida espiritual muy difícil. Los problemas siempre están en nuestra vida, para algunos son graves y profundos y para otros son leves y pasajeros.
Cualquiera que sea nuestro problema, debemos recordar y aceptar el consejo de Dios para sus hijos. Nunca debemos pensar ni siquiera considerar apartarnos de Dios y de su iglesia porque tenemos dificultades o porque falle en esto o aquello. Recordemos a Jesús quien sufrió el desprecio, la persecución y luego la muerte por hacer la voluntad de Dios, si él sufrió tanto y sin embargo nunca se aparto de Dios, nosotros tampoco lo deberíamos hacerlo. Hebreos 12:3-4 
El desanimo es un paso previo a apartarse de Dios y nosotros debemos tratar de no darle entrada al desanimo.  

1.    El ser cristianos no nos asegura que no tendremos problemas.

Hoy muchas religiones enseñan que por ser cristianos, no se tendrá aflicción y ni problemas, no es así, la palabra nos advierte lo contrario. Jesús les dijo a sus discípulos, que tendrían aflicción. Juan 16:33 
El ser hijos de Dios no nos asegura que no tendremos problemas, sino todo lo contrario tendremos problemas. Pero estos nos traerán bendiciones espirituales si resistimos. 1 Pedro 1:6-7,

2.  El desanimo.

Las pruebas o dificultades lo que deben lograr en nosotros es fortaleza, firmeza espiritual y no desanimo y enfriamiento. Hay hermanos que tienen problemas graves y sin embargo su ánimo no desmaya, están firmes confiando en Dios, otros por cualquier tontería se desaniman y piensan en apartarse o en no cumplir con Dios. Su ánimo es fluctuante a veces están muy animados y poco tiempo después están desanimados, decaídos, cabizbajos.


Animo significa mantener en suspenso, también levantar el alma, el aliento de vida. Mantener el ánimo es siempre darle vitalidad, aliento a la vida no permitiendo que esta caiga. Un buen ánimo ayuda a soportar las dificultades, pero el desanimo no. Proverbios 18:14 
Debemos estar siempre animados y no por momentos. Santiago 1:8 

Cada uno de nosotros debemos actuar como la buena tierra donde fue sembrada la semilla. Lucas 8:15 

La palabra perseverancia nos enseña constancia, firmeza. Tienen dificultades pero son firmes, fieles. Pero otros no son buena tierra. Lucas 8:13

3.  No debemos desmayar, Dios está con nosotros.

La palabra desmayar tiene un significado como dejar ir, soltar, relajarse, debilitarse. Cuando nos desanimamos debilitamos nuestra fe, dejamos ir nuestra firmeza, y pensamos en abandonar, dejar de hacer la voluntad de Dios.
Aún en las dificultades no debemos darnos el lujo de permitir que nuestra fe sea vapuleada, disminuida. Cuando logremos entender quien es Dios y todo lo que Él hace por nosotros, comprenderemos que los obstáculos son solo eso obstáculos que hay que vencer.
El apóstol Pablo sufrió mucho, sin embargo veía sus tribulaciones leves, sin importancia cuando se compara con las grandes bendiciones que recibiremos en el cielo. 2 Corintios 4:16-18 
Entendiendo lo que Dios nos ofrece, siempre estaremos animados, firmes disfrutando del amor y la confianza en Dios. 1 Pedro 1:3-5 
Dios espera que estemos en todo momento gozosos, animados, alegres. Santiago 1:2-4   1 Tesalonicenses 5:16   
Dios está con nosotros en todo momento cuando estamos bien y cuando estamos mal y él nos ayudara a resolver los problemas, pero no debemos perder al ánimo, sino confiar en Dios y no permitir que nada, absolutamente nada nos robe el gozo, el ánimo, nuestra confianza.
Dios nunca nos desamparara ni nos abandonara, sólo si nos desanimamos y le abandonamos  o pecamos. Hebreos 13:5-6 

Conclusión:
H

ermanos no nos desanimemos ni decaigamos en nuestra fe, sino que siempre estemos firmes y constantes con buen ánimo, sabiendo a quien le hemos creídos, de quien somos hijos y en donde viviremos por la eternidad. ¿Quién o qué nos puede separar de Dios? Romanos 8:28-39  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada