Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

viernes, 5 de febrero de 2016

AMADO, NO IMITES LO MALO, SINO LO BUENO

3 Juan 11 

Introducción:

La influencia es una característica que predomina en la vida del ser humano y por ende en las sociedades. Cada ser humano ha sido influenciado por otros seres humanos. Todos hemos recibido influencia de nuestros padres, hermanos, familiares, amigos, parejas, personajes de radio o televisión, por políticos, etc. Esta influencia se manifiesta cuando cada uno de nosotros copiamos, imitamos costumbres, gestos, gustos, maneras de hablar, etc., de las personas en nuestro entorno. 

Las influencias en nuestras vidas han ejercido efectos positivos porque hemos copiado o imitado cosas buenas pero también ha generado efectos negativos. En general la palabra de Dios nos enseña que nuestra manera de vivir, de comportarnos la recibimos de nuestros padres. 1 Pedro 1:18 

Cuando nos hacemos cristianos empezamos una lucha por deshacernos de todas esas conductas o costumbres incorrectas buscando obedecer a Dios. Algunos empezamos con mucha fuerza, con mucho ánimo y otros empiezan como poco compromiso, algunos con el tiempo se mantienen  firmes y creciendo en la obra y otros van perdiendo su entusiasmo. Muchos de nosotros somos dados a fijarnos e imitar los malos ejemplos, nos fijamos que hay hermanos que no son constantes, nos fijamos que hay hermanos que no ayudan en la iglesia, nos fijamos que hay hermanos que faltan constantemente, nos fijamos que hay hermanos que no predican a Cristo ni apoyan la evangelización, y empezamos a imitar estos malos ejemplos. Juan le dice a Gayo el amado.  3Juan 1:11 

1.  No imitar malas influencias.

Dentro de nuestras vidas, así como en la iglesia de Jesús, siempre hay buenas y malas influencias. Las malas influencias son aquellos cristianos que tienen conductas u obras pecaminosas. No han querido cambiar. Son hermanos que influyen negativamente sobre otros. Muchos hermanos empiezan con mucho ánimo y compromiso, pero con el tiempo se observa que comienzan a adaptarse y a imitar no lo bueno, sino lo malo. Eran fervientes en ayudar, en aprender, en evangelizar, en preocuparse por los hermanos, etc. pero con el tiempo ya casi no ayudan, ya no apoyan en la evangelización, no se preocupan por sus hermanos, no tienen interés en aprender más, se conforman con aprender algo los domingos, etc. Estos hermanos empiezan a imitar lo malo y eso no está bien.

a)  No imitar a los perezosos.

Perezosos siempre habrá en la iglesia de Dios, a estos a hay que estimularlos, animarlos, pero nunca debemos imitarlos, no permitir que su obras puedan influenciarnos. Romanos 12:11 

b)  No imitar a los desordenados.

Siempre habrá cristianos que llevan su vida de una manera desordenada, pero no deben ser ejemplos a seguir. 2 Tesalonicenses 3:6 

c)   No imitar a hermanos carnales.

Estos hermanos solo piensan en lo terrenal, su vida se centra en satisfacer sus deseos y metas. Filipenses 3:18-19

d)  No imitar a los que siempre buscan dividir.

Siempre han existido hermanos que les gusta causar división. A estos se le debe corregir con mucha firmeza porque esto es pecado. Inclusive son hermanos que enseñan doctrinas erradas y se oponen a la voluntad de Dios. Romanos 16:17  Tito 3:10 

Estas personas no sirven a Dios sino a sus propios deseos. Romanos 16:18

e)  No imitar a los desobedientes.

No debemos imitar aquellos hermanos que por más que se le enseñe, se les diga y se les anime no quieren hacer la voluntad de Dios. 2Tesaolinicenses 3:14-15 

2.  ¿A quienes debemos imitar y que debemos imitar?

Siempre hay buenas influencias en la iglesia de Dios, a estos debemos imitar. Pablo manda a los filipenses a fijarse en los buenos ejemplos. Lo que vamos a imitar son sus buenas obras, su buen ejemplo. Filipenses 3:17 

a)  Imitar a aquellos que muestran fe y paciencia.

Estos son personas constantes, firmes que no fluctúan en la fe. Hebreos 6:9-12  Son columnas firmes que ayudan a mantener a la iglesia firme.

b)  Imitar a aquellos que ayudan, trabajan y sirven a los santos.

Aunque nos cueste aceptar, siempre debemos fijarnos en aquellos que sirven, trabajan y ayudan en el reino de Dios e imitar su conducta. 1Corintios 16:15-16  Filipenses 4:2-3 

En la iglesia primitiva había buenos ejemplos que daban una buena influencia, hoy  también existen estas buenas influencias. No sólo debemos imitarlas sino sujetarnos a ellos.

c)   Imitar a aquellos que les presiden en el señor.

Debemos seguir el ejemplo de aquellos que nos guían, nos dirigen y nos enseña en el señor. 1Tesalonicenses 5:12-13 

Conclusión:

Como hijos de Dios debemos fijarnos en los buenos ejemplos e imitarlos, no permitir que los malos ejemplos influyan en nosotros, nos desanimen y nos hagan no hacer lo bueno. Pablo les pidió a los hermanos que lo imitaran a él, como él era imitador de Cristo. 1Corintios 11:1 

Si en nuestra vida espiritual, observamos que estamos retrocediendo y trabajando cada vez menos por el reino de Dios, nos percatamos de que no estamos creciendo sino que cada vez hacemos menos que cuando empezamos, es hora de animarnos y comprometernos con Dios y su iglesia. 1 Corintios 15:58 

¿Estamos firmes y constantes, creciendo siendo buena influencia para otros? o ¿Somos mala influencia y vamos en retroceso? Hebreos 10:38 


No imitemos lo malo, sino lo bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada