Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

sábado, 12 de marzo de 2016

EL CORAZÓN DEL HOMBRE PIENSA SU CAMINO; MAS JEHOVÁ ENDEREZA SUS PASOS.

Proverbios 6:9

Introducción:

Estamos terminando un año más, gran parte de la humanidad están preparándose para recibir el nuevo año. En este tiempo gran parte de las personas se preparan para concluir el año, con una conducta desenfrenada, materialista y festiva. Es tiempo en que muchas personas dan rienda suelta a supersticiones y tradiciones. Muchas de esas tradiciones tienen como objetivo atraer la “buena suerte” y a través de ellas lograr prosperidad, salud, viajes, protección, etc. Muchos creen que Dios aprueba estas prácticas y que los bendecirá. Otros no invocan a Dios sino al espíritu de la navidad, al universo, a santos católicos, etc. Es un tiempo en que las personas se preocupan por planificar y pedir mayormente lo relacionado con las riquezas, el materialismo y el amor al mundo. También es tiempo en las personas meditan sobre lo que aconteció en sus vidas en este año, las metas que lograron, las metas que no alcanzaron, los éxitos logrados así como los fracasos vividos. 
La inmensa mayoría no se preocupan por la voluntad de Dios, ni por obedecerla, pocos se preocupan por la vida santa, ni se establecen metas espirituales que alcanzar. Como hijos de Dios, en este tiempo debemos reflexionar sobre las deficiencias que como cristianos tuvimos y tenemos así como en los logros espirituales alcanzados. Como hijos de Dios sabemos que no debemos actuar como el mundo en este tiempo. Sabemos que no debemos amar al mundo ni las cosas que en él hay. El materialismo es un pecado que está acabando con muchos cristianos. El deseo de alcanzar éxito material nos lleva a pedirle a Dios dichas bendiciones, pero se nos olvida lo que Jesús enseño en la oración, que se haga la voluntad de Dios. Proverbios 16:9 

Nuestra vida está en manos de Dios y por más que pidamos, deseemos y nos esforcemos, todo va depender de la voluntad de Dios.

1.  La creación del tiempo.

Dios es el creador del tiempo, y creo el sol, la luna para que el ser humano pudiera diferenciar el tiempo, pudiera diferenciar el día de la noche y pudiera medir el transcurrir del tiempo. Génesis 1:5  Génesis 1:14 
Por ello el ser humano ha dependido del sol, de la luna y de las estrellas para medir el tiempo. Así como le damos gracias a Dios por un día más de vida, también podemos agradecerle por un año más de vida, por todo lo que hizo por nosotros en este año, por los alimentos, por el techo debajo del cual vivimos, por la salud, por todo lo que ha acontecido en nuestras vidas, bueno o malo. Efesios 5:20 
Este tiempo es propicio para establecer metas materiales pero mayormente espirituales, entendiendo que Dios espera que cumplamos su voluntad.

2.  Planificar nuestras vidas para el próximo año sin tomar en cuenta la voluntad de Dios.

Cuando dejamos a un lado la voluntad de Dios y nos esforzamos por alcanzar prosperidad material y satisfacer nuestros deseos mundanos, debemos tener cuidado, porque es posible que lo logremos pero ¿A qué costo? Proverbios 16:25  Proverbios 21:2 
¿De qué sirve que ganemos todo el mundo y perdamos la vida eterna? Mateo 16:25-26 

3.  Planificar nuestras vidas anteponiendo la voluntad de Dios.

A la hora de establecer metas y planes para el próximo año, tomemos en cuenta que somos hijos de Dios, que pertenecemos al reino de Dios y que debemos someternos a la voluntad de Dios. Dios no quiere en nosotros el afán por las riquezas, ni aún por nuestras necesidades básicas. Filipenses 4:6 
Este afán es la angustia, es la ansiedad por alcanzar éxitos materiales. Por alcanzar las cosas que el mundo nos ofrece 1 Juan 2:15-17 
Inclusive este afán puede llegar a involucrar cosas tan básicas como alimento, vestido, etc. Entendiendo la voluntad de Dios, podremos organizar mejor nuestras vidas para el próximo año. Santiago nos enseña que deberíamos siempre tomar en cuenta a Dios, para el futuro. Santiago 4:13-16 

Nuestros pasos, nuestro futuro está en manos de Dios, será para bendición si obedecemos. Proverbios 20:24 

Podemos entender aprendiendo la voluntad de Dios. Si ponemos nuestras metas y anhelos en las manos de Dios, nos irá bien. Proverbios 16:7  Aún cuando no se cumplan nuestras metas. Recordemos que cuando estamos en manos de Dios, lo que nos acontece en nuestra vida es lo mejor, aunque a nuestros ojos no lo veamos así.

Muchas veces pedimos mal, porque anteponemos nuestros deseos mundanos, antes que la voluntad de Dios. Santiago 4:1-4 
Pongamos a Dios en todos nuestros planes y nos irá bien. Proverbios 3:6  Proverbios 3:19-25 

4.  Pongamos como metas agradar a Dios cada vez más.

La mejor meta que podemos establecer para el próximo año y para mañana es vivir agrandando a Dios en todo y eso lo podemos lograr perfeccionando la santidad. 2 Corintios 7:1 

La santidad tiene que ver con llevar una vida conforme a la voluntad de Dios. 1Tesalonicenses 4:1

Conclusión:

En este año que termina reflexionemos sobre como llevamos nuestra vida, si vivimos tratando de agradar a Dios, si vivimos esforzándonos más por servir a Dios y a su iglesia, si fuimos estudiosos de su palabra, si nos preocupamos por predicar el evangelio, si fuimos constantes en la oración, si mostramos el amor por Dios y por nuestros hermanos o si fuimos perezosos y descuidados en esto, hoy es el momento para determinar cambiar y comenzar dar los pasos necesarios para agradar a Dios. Planifiquemos nuestra vida según la voluntad de Dios y pongamos nuestros caminos en sus manos. Hebreos 4:6-7 


No endurezcamos nuestros corazones, escuchemos la voz de Dios a través de su palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada