Romanos 16:16 "Os saludan todas las iglesias de Cristo."

1 Tesalonicenses 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte.

miércoles, 16 de marzo de 2016

EL EJEMPLO DE JONAS

Introducción:

En el tiempo antiguo Dios utilizaba profetas mediantes los cuales les llevaba un mensaje de reprensión por su desobediencia junto con mensajes a arrepentirse de su mal proceder, para alcanzar la misericordia de Dios.
En el reinado de Jeroboam, hijo de Joás existió un profeta que Dios utilizo para llevarle mensajes al pueblo de Israel, Jonás. La particularidad de Jonás es que era obstinado y desobediente. Y esto se manifestó cuando Dios le mando a anunciarle al pueblo de Nínive, que se arrepintieran de su iniquidades porque de lo contrario les vendría destrucción en 40 días.

La razón de su desobediencia es que no estaba de acuerdo con que Dios tuviera misericordia de un pueblo gentil y pecador. Jonás es una historia que debemos estudiar los cristianos porque es un ejemplo que no deberíamos seguir, que debería servirnos como amonestación para no hacer lo que él hizo. Lo que sucedió al pueblo de Israel en el desierto por su dureza de corazón, fue escrito para amonestar a los cristianos a no seguir esos malos ejemplos. 1 Corintios 10:11 

Hay mucho que podemos aprender de la historia de Jonás, pero lo más importante es su resistencia y desobediencia de anunciar el mensaje que Dios tenía para ese pueblo, la disciplina de Dios para su siervo rebelde, el arrepentimiento de dicho pueblo y la misericordia de Dios.

1.  El mandato de Dios.

Dios mando pregonar, a anunciar un mensaje de Jonás para ese pueblo, el deseo de Dios es que se arrepintieran. Jonás 1:1-2 
Los profetas eran usados para llevarle mensajes especiales a su pueblo, en este caso fue hacia los gentiles. En el tiempo de la iglesia Dios ha Dispuesto de evangelistas dentro de su reino para exhortar, redargüir, reprender a su pueblo para su edificación. No por inspiración divina milagrosa sino a través del estudio de su palabra. El evangelista tiene la responsabilidad de predicar el evangelio a los inconversos, a Timoteo, un evangelista le manda: 2 Timoteo 4:2 

La predicación del evangelio no sólo es responsabilidad del evangelista, sino de todo cristiano. 1 Pedro 2:9 

2.  Desobediencia al mandato

Jonás no sólo desobedeció a Dios, sino que mostro obstinación y rebeldía, porque trato de alejarje de Dios, para no predicar lo que se le mando. Jonás 1:3 

Muchos cristianos no nos alejamos de Dios como quiso hacer Jonás pero si somos desobedientes  para anunciar el evangelio de salvación, mostramos obstinación, sabemos que debemos hablar pero no queremos hacerlo.

3.  Disciplina divina.

A pesar de su pecado Jonás subió a la nave y dormía tranquilamente como si no hubiera hecho nada, muchos cristianos actuamos igual que Jonás.  Jonás 1:4-6 
Jonás por su rebeldía consiguió una dura disciplina de Dios, una disciplina terrible, porque durante tres días estuvo en el vientre de un enorme pez. Sufriendo los efectos de olores pestilentes, restos  de comida, jugos gástricos. Pero lo peor de todo es que su muerte iba a ser lenta Jonás 1:11-17 

Meditando dentro del pez lo que le había acontecido y las causas busco en oración aquel de quien estaba huyendo. Jonás 2:1-10 

Muchos de nosotros a veces caemos en la disciplina de Dios, por nuestro corazón obstinado. Hebreos 12:4-6  Cuando Dios permite que seamos zarandeados es para que nos volvamos de nuestros malos pasos. Y en eso momentos buscamos a Dios con mucho afán.

4.  Jonás obedece el mandato.

El profeta se decidió a cumplir con la voluntad de Dios, cuando se vio dentro del pez, no era necesario que el pasará por esta situación pero su rebeldía lo llevo a retar a Dios. Jonás 3:1-4 

Nosotros como hijos de Dios, como pueblo de Dios, no debemos esperar a que Dios nos corrija duramente para cumplir su voluntad, no hay necesidad de que pasemos por situaciones adversas por no querer obedecer a Dios.

5.  El arrepentimiento de Nínive.

Este pueblo escucho el mensaje y se arrepintió, ellos muestran lo que es un verdadero arrepentimiento un cambio total. Jonás 3:5-10 

Un cambio de conciencia, de pensamiento y de conducta. Dios a través de la predicación del evangelio quiere que todos los hombres se arrepientan. Lucas 24:46-47  Hechos 17:30 

6.  Nínive es perdonado.

El anuncio de Jonás, permitió el arrepentimiento de este pueblo pecador y el perdón que Dios le otorgo. Gracias a la labor de Jonás los pecadores fueron perdonados. Jonás 3:8-9 

Cuando Dios nos manda a predicar el evangelio a toda criatura su deseo es que esas personas puedan arrepentirse y convertirse a Dios para que sus pecados sean perdonados.

En Jonás se cumplió lo que dice romanos 10:15 “cuan hermosos son los pies de los que anuncian buenas nuevas” Y lo mismo se cumple en nosotros cuando llevamos el mensaje de salvación a los incrédulos.

7.  Aplicación para los cristianos

Como hubiésemos podido ser hijos de Dios, si otro cristiano no nos hubiese predicado. Si un hijo de Dios, no hubiese tenido la misericordia de anunciarnos el evangelio de salvación. Romanos 10:14 

El evangelio es poder de salvación para todos los hombres, pero como se convertirán a Dios, si actuamos como Jonás y no queremos enseñar a otras personas. Si los cristianos no cumplimos nuestras responsabilidades ¿Qué oportunidad tiene el inconverso? ninguna.
Muchos perecerán porque no fuimos los valientes y responsables para enseñarles. El evangelio, el poder de salvación de Dios, es ocultado por algunos cristianos, no es anunciado. No actúan como Pablo que no se avergonzaba de predicar el evangelio. Romanos 1:16-17 

Debemos tener cuidado con el descuidado mandamiento de predicar el evangelio, porque podemos perder nuestra salvación. No podemos ser obstinados como Jonás. Mateo 10:32-33 

Conclusión:


Jonás es un ejemplo que debe exhortarnos, reprendernos, amonestarnos a NO actuar igual que él. Todo siervo de Dios está obligado a anunciar lo que Dios le manda, en el caso de los cristianos su deber es anunciar las virtudes de aquel que nos llamo de las tinieblas a la luz admirable. No seamos obstinados como Jonás ni provoquemos a Dios a disciplinarnos. Prediquemos el evangelio de salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada